Buscar

Alejandro A. Tagliavini

El columnista de opinión basado en Argentina más publicado en el mundo

Categoría

Sin categoría

No es la economía, estúpido

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Cárcel es lo menos que una sorprendentemente enorme masa enardecida pide para los rugbiers de Villa Gesell por el irreparable homicidio de un joven. Por cierto, llama la atención que, por caso, en Rosario es asesinada una persona al día y nadie se preocupa.

Independientemente del código penal -y de los políticos peronistas, conservadores, etc. que lo redactaron- el nivel de violencia que existe en la sociedad argentina es altísimo, ya sea por parte de los delincuentes o de quienes exigen “justicia” sin siquiera esperar la opinión de peritos y jueces estatales, poniendo en evidencia una enardecida sed de venganza violenta.

Es “la economía, estúpido” fue una frase fuerte de la campaña electoral de Bill Clinton que lo llevó a la presidencia de EE.UU., demostrando que en política la agresividad y la mala educación da buenos resultados. Pero en el caso argentino, si bien la pésima performance económica fue lo que hizo que el oficialismo perdiera las últimas elecciones, el país tiene un problema moral de fondo muy grave.

El sol sale cada día a hora predeterminada, la lluvia riega los árboles que crecen y oxigenan, y demás. Es obvio que la naturaleza tiene un orden que se desarrolla espontáneamente -intrínsecamente- así “vemos que en las cosas naturales… se realiza lo mejor” y se dirigen al bien como fin, dice Tomás de Aquino.

Según Jacques Maritain el orden natural significa la existencia de leyes fenomenológicas que son las generatrices y que se repiten invariablemente. La ley científica, no hace otra cosa que extraer, de manera más o menos directa, la propiedad o la exigencia de un cierto indivisible ontológico, que no es otro que aquel que los filósofos llaman naturaleza o esencia.

Cabe remarcar que los fenómenos naturales son espontáneos, precisamente, porque son intrínsecos, surgen del interior, de la esencia. Por el contrario, los objetos artificiales, al no poseer principios intrínsecos, necesitan ser movidos por otra fuerza, extrínseca.

Y la moral, más allá del uso coloquial y deformado de la palabra, es la ciencia que estudia el comportamiento que le cabe al hombre de modo de adaptarse al orden natural y desarrollarse. O sea, la moral es el estudio del ordenamiento natural del ser humano.

Copiando a Aristóteles, el Aquinate escribió que: “La violencia se opone directamente a lo voluntario como también a lo natural, por cuanto es común a lo voluntario y a lo natural el que uno y otro vengan de un principio intrínseco, y lo violento emana de principio extrínseco”. Así, Etienne Gilson asegura que para Tomás de Aquino “lo natural y lo violento se excluyen recíprocamente”.

La violencia, en definitiva, destruye porque coarta el desarrollo espontáneo -y armónico- de la naturaleza y, por tanto, es inmoral. Es una reacción primaria disparada básicamente por el miedo, la inseguridad, aunque se disfrace de “machismo”. Pero, al contrario de los animales, el hombre tiene la capacidad de discernir, advertir que la violencia destruye y, en consecuencia, controlar esta reacción primaria y proceder con sabiduría.

Ahora, la teoría del mercado más difundida fue desarrollada a partir de la escuela escocesa liderada por Adam Smith, quién “En varios sentidos… desvió la economía de su recto camino, el representado por la tradición continental iniciada en los escolásticos medievales… “, asegura Murray Rothbard.

Esta tradición continental fue desarrollada por destacados tomistas, en su mayoría jesuitas y algunos dominicos, profesores de Moral y Teología en la Universidad de Salamanca. El premio Nobel Frederick Hayek asegura que ‘los principios básicos de la teoría del mercado…fueron establecidos por los escolásticos españoles del siglo XVI” como Bernardino de Siena, y Antonino de Florencia que escribe en 1449 la tomista Summa Moralis Theologiae, el primer tratado de la nueva ciencia de la Teología Moral.

En cualquier caso, la “economía” no era una ciencia -en todo caso una profesión- sino un derivado de la moral: el estudio del comportamiento del hombre en el mercado (la faz económica de la gente, el pueblo). Así, como la violencia es inmoral y destructiva, desde que desvía al hombre del desarrollo natural y espontáneo del cosmos, es contraria al desarrollo económico. Es decir, toda intervención del Estado –“policial”- sobre el mercado -el pueblo- forzando regulaciones, impuestos y leyes, destruye la economía.

O sea, que el problema argentino va más allá de la economía, es moral: sucede que existe un alto nivel generalizado de violencia en todos los órdenes y sectores del país, también en economía.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Is Trump guilty of involuntary manslaughter of 176 civilians?

By Alejandro A. Tagliavini *

 

Ron Paul, a former member of the House of Representatives in Washington, wrote that “The decision of … Trump … to assassinate a chief general of Iran … has put the region on the brink of war … The measured response of Iran (… missiles fired against an Iraqi base after receiving a prior warning) is the only reason why the US is not in another war… ”

According to Trump, killing General Qassim Soleimani was intended to avoid, not start, a war. “Without a doubt, the Iraqi leadership recognized this type of lies: the same types of lies were used to push the US. to attack his country in 2003”, continued Paul. Therefore, it is logical that the Iraqi government voted that the foreign military should leave the country.

Washington responded that “Vote as much as you want, we will not leave!”, Because the US Army is a “force for good” so it is “our right” to maintain an “appropriate force posture” in the region.

“The US invaded Iraq based on the lies of the Bush administration “, says Paul “and as a result died a million Iraqis … Obama … backed terrorists affiliated with Al Qaeda to overthrow the secular Syrian government (and) … attacked Libya based on lies, leaving the country destroyed. Trump is killing foreign officials and threatening the destruction of Iran.”

If the US wants to be a force for good, says Paul, has to “End the military occupation … stop using the CIA to overthrow governments. Allow Americans to travel and do business in the country they want. Lead by example and show how free markets and peace benefit everyone. ”  But Trump responds with the opposite: new economic sanctions against Iranians.

In the interim, the video of a security camera shows that the Guardians of the Revolution of Iran launched two missiles against the flight of Ukraine Airlines. It looks like neither of the two impacts immediately shot down the plane, but turns around trying to return to Tehran airport, and on that way it explodes and rushes to the ground, 176 people dying.

The direct murderers are the Iranian military, but could it be said that Trump is guilty of involuntary manslaughter? Since he created enough tension for these things to happen. What conservatives do not understand – or do not suit it because they are associated with the manufacture and sale of weapons – is that the problems of freedom are always solved with more freedom and, consequently, that efficient “weapons” of defense are peaceful.

We have forgotten it, but the truth is that there was a time when the advance of communism was so sustained, and the nuclear threat so great, that virtually everyone in the world believed it inevitable that the entire globe would end under communist aegis. However, time proved science was right, and efficient methods of defense are the peaceful ones: The Berlin wall that hid the most powerful tyranny in history fell alone, by peaceful means, without a nuclear war.

Basically, because, unnatural systems will necessarily fall, sooner rather than later, if they are not underpinned with State actions like the sanctions against Cuba – strictly speaking, against Americans who cannot trade with the Island – that serves to isolate the cuban people from the world leaving them to at the mercy of his tyrants.

 

* Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Es Trump el asesino culposo de 176 civiles?

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Ron Paul, ex miembro de la Cámara de Representantes en Washington, escribió que “La decisión de… Trump… de asesinar al principal general de Irán… ha puesto a la región al borde de la guerra… La respuesta medida de Irán (…misiles disparados contra una base iraquí después de recibir una advertencia previa) es la única razón por la que EE.UU. no está sumido en otra guerra…”.

Según Trump, asesinar al general Qassim Soleimani tenía la intención de evitar, no comenzar, una guerra. “Sin duda, el liderazgo iraquí reconoció este tipo de engaños: se usaron los mismos tipos de mentiras para empujar a EE.UU. a atacar a su país en 2003” continuó Paul. Por lo tanto, es lógico que el gobierno iraquí haya votado que los militares extranjeros deben abandonar el país.

Insólitamente, Washington respondió que “¡Voten todo lo que quieran, no nos iremos!”, porque el ejército de los EE.UU. es una “fuerza para el bien” entonces es “nuestro derecho” mantener una “postura de fuerza apropiada” en la región.

“EE.UU. invadió Irak en base a las mentiras de la administración Bush” asegura Paul “y como resultado murieron un millón de iraquíes… Obama… respaldó a los terroristas afiliados a Al Qaeda para derrocar al gobierno secular sirio (y)… atacó a Libia basándose en mentiras, dejando al país destruido. Trump está asesinando a funcionarios extranjeros y amenazando con la destrucción de Irán”.

Si EE.UU. quiere ser una fuerza para el bien, dice Paul, debe “Poner fin a la ocupación militar… dejar de usar la CIA para derrocar gobiernos. Permitir que los estadounidenses viajen y hagan negocios en el país que deseen. Lidere con el ejemplo y demuestre cómo los mercados libres y la paz benefician a todos”. Pero Trump responde con lo contrario: nuevas sanciones económicas contra los iraníes.

En el interín, el video de una cámara de seguridad muestra que los Guardianes de la Revolución de Irán lanzaron dos misiles contra el vuelo de Ukraine Airlines. Se ve como ninguno de los dos impactos derribó de inmediato al avión, sino que da vuelta intentando regresar al aeropuerto de Teherán, y en ese trayecto es que explota y se precipita al suelo, muriendo 176 personas.

Los homicidas directos son los militares iraníes, pero ¿podría decirse que Trump es el asesino culposo, ya que creo el clima y la tensión para que estas cosas ocurran? Lo que la derecha conservadora no entiende -o no le conviene porque está asociada a la fabricación y venta de armas- es que los problemas de la libertad se solucionan siempre con más libertad y, consecuentemente, que las armas eficientes de defensa son las pacíficas.

Lo hemos olvidado, pero lo cierto es que hubo un tiempo en que el avance del comunismo era tan sostenido, y la amenaza nuclear tan grande, que prácticamente todos en el mundo creían inevitable que el globo entero terminara bajo la égida comunista. Sin embargo, el tiempo le dio la razón a la ciencia, que dice que los métodos eficientes de defensa son los pacíficos, y el muro de Berlín que escondía a la más poderosa tiranía de la historia cayó solo, por medios pacíficos, sin una guerra nuclear. Básicamente, porque, los sistemas antinaturales necesariamente caerán, más temprano que tarde, sino se los apuntala como con las sanciones contra Cuba -en rigor, contra los americanos que no pueden comerciar con la Isla- que sirve para aislar al pueblo del mundo dejándolo a merced de sus tiranos.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Who harms the market most, Warren Buffet or Marx?

By Alejandro A. Tagliavini *

 

According to the conservatives – to call them somehow – characters like Warren Buffet, are models to imitate. You have to compete – stepping on the heads of others – to win and be like the “kind grandfather”, a paradigm of capitalism. But the truth in that he achieved his fortune thanks to some irritating state privileges -violating free market rules- literally “exploiting” the poor and so achieving a fortune that is not natural.

Socialism is not egalitarian, since it impoverishes the people and enriches the rulers. But instead, the market is really egalitarian because, due to the supply and demand curve, when a businessman earns a lot, immediately – if the state does not prevent it – competitors surge and achieve an equilibrium and matching everyone’s fortune.

And yes there is competition, but it is not worth it all like living on state privileges – using the state monopoly of violence – at the expense of impoverishing the rest, but the healthy and free one where each player is a colleague who encourages the other To strive and win.

Marx is known for his fables that resist no scientific analysis, and certainly science exists and has no ideology. And I don’t think this poet has done much harm. Although it is true that a lot of harm was made by those who, in the name of Marx “ideology”, organized violent revolts in order to enslave millions of people, forcefully imposed themselves from a central power.

Warren Buffet has done a lot of damage, because he does business, and gives an image of “capitalism,” which is very impopular. In two articles – one from the Wall Street Journal and a recent one from the Financial Times (FT) – he shows his contempt for the market, and his elitism: the rich would be “more valuable.”

“The capitalist grandfather”, for example, won a popular referendum after investing fortunes promoting the government to sustain the electric monopoly of his company, NV Energy, against the liberalization that would lower the rates given the competition. This is how he makes his fortune: earning money with a monopoly “exploiting” the people, who have to pay exaggerated fees.

In another of his “brilliant businesses”, he invested US$ 30 billion in wind turbines and, without any hesitation, confessed to the FT that “we would not do it without the tax credit to the production we obtain”. That is, it is “financed” by the State, which covers that with taxes, paid by the poor since the rich necessarily derive them by raising prices or lowering wages.

According to Buffet, the rich deserve it because they have “contributed brilliant innovations.” It will surely include his friend Bill Gates, who made his patrimony thanks to the monopoly granted by the State with the laws of “copyright”, or “geniuses” such as Thomas Edison who was a “serial patenter”: he patented some thousand inventions and is not credible that he was so creative.

In fact, the incandescent lamp was only perfected by him. Earlier, Joseph Swan, obtained a patent in Britain, in 1878, and took his plagiarist, Edison, to the British courts, who proved him right. The mobile phone, on the contrary, was “invented” by nobody in particular since it is the result of thousands of brains working anonymously, and that is how inventions are really made.

Finally, Buffett showing his ignorance ensures that the gap between rich and poor is a “market consequence” and proposes to increase state aid that, by the way, the poor pay via tax in an impoverishing vicous cycle. “The government”, he said, “has to … modify the market system.”

 

* Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Quién daña más al mercado, Warren Buffet o Marx?

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Según la derecha -por llamarlos de algún modo- personajes como Warren Buffet, son modelos. Hay que competir -pisando la cabeza de otros- para ganar y ser como el “bondadoso abuelo”, paradigma del capitalismo. Pero, en realidad, logró su fortuna gracias a irritantes privilegios estatales -en contra del mercado- literalmente, “explotando” a los pobres logrando una fortuna que no es natural.

El socialismo no es igualitario, ya que empobrece al pueblo y enriquece a los gobernantes. Pero en cambio, sí es igualitario el mercado ya que, por la curva de oferta y demanda, cuando un empresario gana mucho, inmediatamente -si el Estado no lo impide- surgen competidores que logran un equilibrio igualando la fortuna de todos.

Y sí que hay competencia, pero no es la del vale todo como vivir de privilegios del Estado -usar el monopolio estatal de la violencia- a costa de empobrecer al resto, sino la sana y libre donde cada jugador es un colega que incentiva al otro a esforzarse y ganar.

A Marx lo conocemos por sus fábulas que no resisten ningún análisis científico, y la ciencia existe y no tiene ideología. Y no creo que este poeta haya hecho mucho daño. Sí lo hicieron quienes, en nombre de su “ideología”, armaron revueltas violentas con el fin de esclavizar -imponerse por la fuerza desde un poder central- a millones de personas.

Warren Buffet sí ha hace mucho daño, porque hace negocios, y da una imagen del “capitalismo”, indigeribles. En dos artículos -uno del Wall Street Journal y otro reciente del Financial Times (FT)- muestra su desprecio por el mercado, y su elitismo: los ricos serían “más valiosos”.

“El abuelo capitalista”, por caso, ganó un referendo popular tras invertir fortunas promocionando que el Gobierno sostenga el monopolio eléctrico de su empresa, NV Energy, contra la liberalización que abarataría las tarifas dada la competencia. Así realiza su fortuna: ganado dinero con un monopolio “explotando” al pueblo, que tiene que pagar tarifas exageradas.

En otro de sus “brillantes negocios”, invirtió US$ 30 mil millones en aerogeneradores y, sin tapujos, le confesó al FT que “no lo haríamos sin el crédito fiscal a la producción que obtenemos”. O sea, que es “financiado” por el Estado, que cubre eso con impuestos que pagan los pobres dado que los ricos, necesariamente, los derivan subiendo precios o bajando salarios.

Según Buffet, los ricos se lo merecen porque han “contribuido con innovaciones brillantes”. Seguramente incluirá a su amigo Bill Gates, que hizo su patrimonio gracias al monopolio que le otorga el Estado con las leyes de “copyright”, o a “genios” como Thomas Edison que era un “patentador serial”: patentó unos mil inventos y no es creíble que fuera tan creativo.

De hecho, a la lámpara incandescente sólo la perfeccionó. Antes, Joseph Swan, obtuvo una patente en Gran Bretaña, en 1878, y llevó a su plagiador, Edison, a las cortes británicas, que le dieron la razón. Al teléfono móvil, por contra caso, no lo “inventó” nadie, es el resultado de miles de cerebros trabajando anónimamente, y es así como se hacen realmente los inventos.

En fin, Buffett mostrando su ignorancia asegura que la brecha entre ricos y pobres es una “consecuencia del mercado” y propone incrementar las ayudas estatales que, por cierto, pagan los pobres por vía impositiva en un círculo vicioso empobrecedor. “El gobierno”, dijo, “tiene que… modificar el sistema de mercado”.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Invertir en Argentina, en dólares o… en pesos uruguayos?

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

El 23% de las empresas recortaría sus inversiones en 2020 y solo un 25% las incrementaría, cuando en 2017 el 81% proyectaba un aumento, según EY. Los empresarios esperan aire fresco del nuevo gobierno, pero de momento los números no dan. El 55% cree que sus ventas crecerán en 2020 -debido a la inflación, en términos de volumen no son tan optimistas- el 11% que se mantendrán constantes y el resto que caerán.

Y asustan las amenazas, como que aplicarán la “ley de góndolas” si las ganancias “son excesivas”. Para atraer inversiones, por el contrario, debe desregularse para que el inversor pueda actuar y sentirse cómodo: y en eso está Uruguay, llamado a las inversiones que Argentina despide. Y debe bajarse lo que el Estado les quita para aumentar la rentabilidad, al no poder subir precios dada la competencia y el bajón en el consumo.

De tres modos el Estado absorbe recursos: los impuestos, las artificiales tasas de interés y la inflación. Los impuestos vienen aumentando, lo que debería compensarse en parte con la baja de las tasas -menor costo financiero- ya que el BCRA logró que la de la Leliq cayera al 52%. Pero no está claro que bajará la inflación.

Solo en diciembre el BCRA emitió $223.760 M, 12% de la base monetaria (BM). Las colocaciones de Leliq no aspiran circulante desde las elecciones, dado su desarme, pero sí los pases pasivos a un día. O sea, de momento la emisión sigue con inercia.

De todos modos, recordemos que la inflación no es el “exceso de circulante” -de hecho, la base monetaria en 2019 aumentó 35% contra el 55% del IPC, así el circulante cayó en términos reales- sino exceso de emisión en tiempo real. Precisamente, la inflación se da para equilibrar al mercado de modo que -en tiempo real- no quede circulante en exceso.

En definitiva, se sigue volcando dinero, fogoneando la inflación si la demanda por las menores tasas no aumenta. Parte de ese exceso se ha volcado a la bolsa que, durante 2019, trepó 46,5% hasta las Paso -11 de agosto-, luego cayó abruptamente 97% hasta el 2 de septiembre y desde entonces sube 85% (en todo 2019 gana 38%). En buena parte para acceder al dólar mediante el “contado con liqui” y el dólar MEP.

De hecho, la bolsa sube poco contra el IPC, los plazos fijos que rindieron algo menos que el IPC, el dólar oficial que escala 63%, y mucho menos contra el blue que remonta 95%. Excepcionalmente los títulos públicos tuvieron una gran perfomance al quedar clara –“ley de emergencia” mediante- la voluntad de pago (y el MSCI mantuvo la categoría “emergente”). El Par en dólares con legislación argentina, avanzó 64% hasta fines de 2019.

Ahora, los bonos pagaderos en pesos suben dado que Hacienda está ‘rolleando’ los vencimientos mediante la colocación de las letras. Y muchos creen que esto afloja las presiones inflacionarias y el tipo de cambio porque no genera expansión de la BM, pero como la inflación es exceso -por sobre la demanda- de emisión en tiempo real, esto es inflacionario porque absorbe demanda.

Otra parte de la sobreoferta de pesos se va al blue -cuya demanda está empujada por el cepo- que sin dudas irá al IPC e, indirectamente, a la inflación -y otra vez al blue- ya que contrae la demanda de dinero e, irónicamente, en un círculo vicioso obligará al BCRA a emitir más dado el aumento del IPC.

Y la fuga de capitales tienta cada vez más a pesar de la tensión con Irán. En el mundo hay unos US$ 80 B bajo gestión. Mientras las tasas de interés globales dejan de caer y hasta podrían subir, en 2019 el petróleo avanzó un 33% y luego 5% por lo de Irán, pero luego retrocedió. El oro subió 13,5% el año pasado, el trigo 11,4%, el maíz 5% y la soja 7,2%. Wall Street está cerca de sus máximos históricos: 35% sube el Nasdaq. También el Stoxx 600 -incluye a las principales cotizadas de 17 países europeos- y el MSCI ACWI -incluye a las mayores cotizadas globales- han subido significativamente.

Mostrado la frialdad del dinero, a pesar del caso Irán el mercado se ha mostrado bastante indiferente. Los inversores estadounidenses se enriquecieron en US$ 6 B durante 2019, ¿deberían tomar ganancias?  El mercado está posicionado para crecer en 2020, aseguran los analistas y, según Bloomberg, dicen que la probabilidad de una recesión, en los próximos 12 meses, es de solo 30%.

Obviamente subieron un 4% las acciones en el área de defensa. Además, el acelerón tecnológico es innegable. El avión necesitó 68 años para alcanzar 50 M de usuarios, el automóvil 62, la televisión 22. Pero los móviles solo 12, Internet 7, Facebook 3. Destaca el comercio online, con Amazon y Alibaba. Según BoFAML, “la esperanza de vida aumenta rápidamente” y la clave está en “la medicina de precisión”, así las compañías del sector de la salud y la biotecnología tienen gran potencial.

Por cierto, Warren Buffett invierte en energía eólica US$ 30.000 M, pero “No lo haríamos sin el crédito estatal de producción”, confesó al FT. O sea, estos empresarios que son “la cara visible del capitalismo”, en rigor, son contrarios al mercado porque viven de privilegios a costa del impuesto que pagan los pobres. Fortunas exageradas como las de Buffet, Gates y Bezos -gracias a la estatista ley de copyright que crea monopolios- no son un producto natural del mercado.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

The State should not be a god

By Alejandro A. Tagliavini *

 

Furious and thirsty for revenge, the head of the local narcos sent a message to the band of the neighboring region, which had murdered his subordinates for having entered his territory: “We will find you. We will eliminate you”. Anyway, if the police learn them they will all end up in jail.

Now, this same message was sent by Trump who justified the bombing in Baghdad by stating that Soleimani was preparing attacks. “He should have been killed a long time ago,” the president of the United States posted on Twitter. That is how Trump recognizes his murder, of another murderer.

It is incredible that there are people, even “religious”, who accept these murderers and homicides as if nothing. What happens, that if done on behalf of the State is fine, it is not a crime? Is the State a pagan god who has the right to do whatever?

Trump was looking for war and it was already taking too much time. There is no politician who at some point does not unleash the arrogant person inside. And, if he feels capable, he will threaten the one placed in front of him. This time the chosen rival has been Iran. Although we must not forget the war with China that, although it is “deaf” since no shots have been heard, it is still based on violence since it involves sanctions implemented via police force.

Trump says he acts to “stop” a war. But to say that “is violence used to stop violence” does not resist the least logical analysis, even if it is a belief – a primary reaction – socially accepted. No doubt Soleimani was extremely immoral, and Trump is right in stating that “he had turned the death of innocents into a disgusting passion.” But that does not entitle him to behave like another murderer.

The problem is that today the states take over the monopoly of violence. And with this monopoly, with this violence they impose “laws” and, from here, there is no one to stop them, there never was, despite the official propaganda about a hypothetical republic with a constitution and “independet” powers that, supposedly , are controled and limited by each other.

Once violence becomes the last ratio and the normal modus operandi, pretending that they do not pass the limits is childish and utopian. As we know from the praxeology of Mises – among others – it is natural for people to choose the simplest way to obtain their best objectives, and the simplest for who has a monopoly on violence is to impose oneself violently.

The worst part is that violence not only does not solve any conflict, but worsens them, as science has conclusively demonstrated: the only efficient methods of defense – even in urgent cases – are the peaceful ones. By the way, Soleimani will be replaced by another, so that the problem was not solved, it got worse.

For example, the movie “The report” shows how Daniel Jones, a Senate official, investigates the tortures by the CIA and, when gathering information proving that they were brutal and ineffective, the Agency destroyed evidence and subverted the law. No one was convicted and everything remains the same. The worst of the case is that the CIA itself recognizes that these violent methods proved useless and, nevertheless, that did not stop them proving that it is only bloodlust, and not a rational defense.

Corollary: to the extent that monopolies of violence disappear, and the consequent imposition of “laws” and whims, the world will progress to that extent.

 

* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, of Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

El Estado no debe ser un dios

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Furioso y con sed de venganza, el jefe de los narcos locales envió un mensaje a la banda de la comarca vecina, que había asesinado a subordinados suyos por haber entrado en su territorio: “Los encontraremos. Los eliminaremos”. En fin, que si la policía los aprende terminarán todos en la cárcel.

Ahora, este mismo mensaje envió Trump que justificó el bombardeo en Bagdad al afirmar que Soleimani preparaba ataques. “Debió haber sido asesinado hace mucho”, publicó en Twitter el presidente de EE:UU. que así se reconoce asesino, de otro asesino.

Es increíble que existan personas, incluso “religiosas”, que aceptan a estos homicidas y homicidios como si nada. ¿Qué pasa, que si se hace en nombre del Estado está bien, no es delito? ¿Acaso el Estado es un dios pagano que tiene derecho a todo?

Trump estaba buscando la guerra y ya estaba tardando. No hay político que en algún momento no de rienda suelta al prepotente que lleva dentro. Y, si se siente capaz, amenazará al que se le ponga delante. Esta vez el rival elegido ha sido Irán. Aunque no hay que olvidar la guerra con China que, si bien es “sorda” ya que no se han escuchado disparos, no deja de estar basada en la violencia desde que supone sanciones implementadas vía fuerza policial.

Trump dice actuar para “parar” una guerra. Pero decir que se utiliza “la violencia para parar la violencia” no resiste el menor análisis lógico, aunque sea una creencia -una reacción primaria- socialmente aceptada. Sin dudas Soleimani era extremadamente inmoral, y Trump tiene razón al afirmar que “había convertido la muerte de inocentes en una pasión repugnante”. Pero eso no le da derecho a comportarse como otro asesino.

El problema es que hoy los Estados se arrogan el monopolio de la violencia. Y con este monopolio, con esta violencia imponen “leyes” y, a partir de aquí, no hay quien los frene, nunca hubo, a pesar de la propaganda oficial sobre una hipotética república con una constitución y unos poderes “independientes” que, supuestamente, se autocontrolan y limitan.

Una vez que la violencia es la última ratio y el modus operandi normal, pretender que no se extralimiten es infantil y utópico. Como sabemos por la praxeología de Mises -entre otros- es natural que las personas elijan el camino más simple para obtener sus mejores objetivos y el más simple para quién tiene el monopolio de la violencia es imponerse violentamente.

Lo peor del caso es que la violencia no solo que no soluciona ningún conflicto, sino que los empeora, según ha demostrado la ciencia de manera concluyente: los únicos métodos eficientes de defensa -incluso en los casos urgentes- son los pacíficos. Por cierto, Soleimani será reemplazado por otro, de modo que el problema no se solucionó, se empeoró.

Por caso, la película “The report” muestra como Daniel Jones, funcionario del Senado, investiga las torturas de la CIA y, cuando reúne información demostrando que fueron brutales e ineficaces, la Agencia destruyó evidencia y subvirtió la ley. Nadie fue condenado y todo sigue igual. Lo peor del caso es la misma CIA reconoce que estos métodos violentos resultaron inútiles y, sin embargo, eso no los detuvo demostrando que es solo sed de sangre, y no una defensa racional.

Corolario: en la medida en que desaparezcan los monopolios de la violencia, y la consecuente imposición de “leyes” y caprichos, en esa medida progresará el mundo.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Not even the Roman circus saw so much blood

By Alejandro A. Tagliavini *

 

It is a myth from Hollywood – not proven by history – that the Roman Colosseum was bloodied by Christian martyrs being eaten by lions, although it is true that it happened in many amphitheaters of the time such as in the circus of Nero, where it was martyred Saint Peter.

However, it is not myth that a year ago the Washington Post columnist, Jamal Khashoggi, entered the Saudi Arabian consulate in Istanbul, cited by the authorities, and was dismembered. And the Saudi tyranny has set up a bloody circus to try to calm global public opinion: a court sentenced five people to death for the crime.

The agents involved worked directly for the Saudi crown prince, but neither he nor his close collaborators initially accused of being the intellectual authors were convicted. The CIA concluded that the crown prince must have authorized the operation.

Agnes Callamard of the UN described the trial as the “antithesis of justice.” Amnesty International said it was a “lime wash” and for the Financial Times editorial board “the verdicts issued … bear all the characteristics of a mock trial.”

But not only in this terrorist State do executions occur, also in countries like the US, and Japan where a Chinese has just been executed, convicted of the murder of a family in June 2003. Horrible crime. But I wonder what we shall say to the innocents who were previously executed in many countries. “Sorry, it was a miscalculation,” I don’t think this argument works, I don’t even think they can listen to it.

Just knowing with certainty that at some point the courts will “make mistakes” and execute an innocent, is enough to end the death penalty. Especially if we consider that State courts – in all countries – are “influenced” by those who finance them, the politicians who run the executive branch.

But even more. Where did the idea come from that, by force, with jail, criminals are re-educated? It is pure revenge. If the offender is not a normal person, he needs psychiatric treatment, not jail. And if he is a sane person, we must study why these crimes occur and solve that.

For example, today most of the crimes are related to drug trafficking, so, after lifting the prohibition that weighs on some harmful drugs, these crimes would disappear. Believing that the solution is to imprison narcos is not serious, because they will be replaced by others and the crime will continue as long as the prohibition continues.

Germany released “by mercy” 1,200 prisoners at Christmas, excluding those convicted of serious crimes and, in fact, they only anticipated their departure a few weeks. Since the beginning of this custom, only the case of a woman who, after being released, returned to prison for a robbery is known.

“Christmas reminds us that God continues to love every man, even the worst. To me, to you, to each one of us, He tells us today: ‘I love you and I will always love you, you are beautiful in my eyes,’” said Pope Francis. Too strong! “The worst” includes rapists, children shatters, Stalin and Hitler … God loves them, and we imprison them … Anyway, as humans mature, will understand that freedom is a gift from God and that a man without it can only become a less normal person, never more sociable.

* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, of Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: