Buscar

Alejandro A. Tagliavini

"Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones. ", J.L. Borges

Categoría

Sin categoría

How is the dollar doing?

By Alejandro A. Tagliavini *

                 The dollar expanded its gains on global markets on Tuesday, reversing a month-long decline in part as appetite for risk decreased and investors waited for the next data and political speeches. Given the reigning caution, the main stock indices fall and the returns of government bonds advance slightly, with which the attractiveness of the dollar increases, they described from Scotiabank.

                 Tuesday’s rally canceled out the losses the dollar suffered on Monday after a disappointing report on the US manufacturing index. The currency was 1% from the one-month low to which it fell last week. Although the figures in the main report for April were lower than those for March, the US recovery remained strong and this Tuesday the dollar index rose to 91.25, close to a two-week high. In April, it was down more than 2%.

                 Now, as Charlie Bilello points out, in a year, Dogecoin rises 10,400%; Gamestop 3,060%; Ethereum 1,101%; Bitcoin 555%; Lumber 276%; crude 272%; corn 94%; copper 85%; soybean 79%; silver 70%; cotton 50%; the S&P 500 48%; coffee 20%; the average price of houses 17%; but the CPI only 2.6%. Something does not close between the CPI and inflation.

                As Perianne Boring, among others, points out, the CPI is not a good measure of inflation. And it is less so now given that due to the repression of people and markets – quarantines and others – consumption habits have changed, as pointed out, among others, by Pascal Seiler.

                The US Bureau of Labor Statistics defines inflation as “a process of continuously rising prices or, in other words, the constantly falling value of money.” This definition is a kind of dribble to try to disguise the variation in the CPI as inflation, when the truth is that inflation is the depreciation of the currency in question due to excess supply over demand.

                Now, the Fed is in the middle of an experiment, according to Business Insider. Instead of raising its benchmark interest rates when “inflation” (the CPI, strictly speaking) is above 2%, the agency will allow price growth to be stronger than usual in the hope of spurring a recovery stronger and a tighter labor market. The Fed’s latest set of quarterly economic projections would trigger its first rate hike sometime after 2023.

                  The Fed chairman has reiterated that he is not yet thinking of reducing his emergency asset purchases or raising rates. However, he has also pointed out that the recovery of the economy exceeded expectations and apparently reached a “tipping point” in March and, if the reopening of the economy continues, it will probably put production at new all-time highs before the end of the year. . With which the Fed may change its position.

                   In fact, the US Treasury secretary said that interest rates may have to rise modestly to prevent the US economy from overheating due to higher levels of government spending, without specifying a timeframe. The Biden administration has proposed additional spending packages totaling about $ 4 trillion on top of the 1.9 trillion it injected as of March.

                    Thus, as the economy surpasses its previous peak, the Fed’s plan to keep rates near zero could present new risks, according to Bank of America (NYSE: BAC) warning, that inflation will rise unchecked, this is, that the dollar depreciates in absolute terms (or the dollar price of all other goods rises).

                   Now, going to Argentina, as inflation is not the rise in the CPI but the depreciation of the currency, the measurement made by Professor Steve Hanke is more accurate:

                    As can be seen, the interannual inflation -based on the depreciation of the peso in relation to the blue dollar- is estimated at 30.84%, lower than the 42.60% of official “inflation”, that is, the rise in the CPI. This difference is due, in the first place, to the fact that the real inflation of the dollar should be added to Hanke’s calculation – its depreciation in absolute terms – since the CPI, basically due to state repression, has lagged behind and is now on the way to adjusting.

                   As can be seen in the following graph, the curve for M2 -the monetary issue- practically coincides with the inflation curve estimated by Hanke. While official “inflation” – the rise in the CPI – was clearly lagging behind.

                  Now, given the 4.8% increase in the CPI in March, so that Minister Martín Guzmán can meet the goal of 29% “inflation” in 2021, the average monthly increase of the general consumer price index in the 9 months left would have to be around 1.48%. A difficult goal to achieve with a BCRA that expanded the monetary base again in March, after two months of rest, and had to issue $ 65,000 M at the end of March to finance the treasury, adding what it had already issued at the beginning of the month were a total of $ 135,000 M. And for that reason we have seen how the “blue” has shot up somewhat these days and, if this trend continues, it would continue to rise. As seen in this graphic by Roberto Cachanosky, in March, the issuance was the main source of financing:

                   In recent months, the government had managed to contain the issuance on the basis of lowering spending in real terms. The greatest savings were achieved thanks to the debt swap that transferred interest payments until 2023, then the liquefaction of spending on retirement and pensions higher than 6% in real terms, while the PNC fell 17% and the salaries of public employees fell almost 11% in two years.

                   But what rises strongly, and this is where things could be reversed and cause an increase in the emission, is in the social plans that rose 200% (Argentina Trabaja, Power, etc.), the subsidies to public rates (65%) and, finally, consumption and operating expenses of the State (10% more).

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Cómo sigue el dólar?

Por Alejandro A. Tagliavini*

                 La divisa estadounidense ampliaba sus ganancias este martes en los mercados globales, anulando en parte un declive de un mes, ante el menor apetito por el riesgo y mientras los inversores esperaban los próximos datos y discursos políticos. Ante la cautela reinante, los principales índices de acciones bajan y avanzan levemente los retornos de los bonos gubernamentales, con lo que el atractivo del billete verde aumenta, describían desde de Scotiabank.

                 El repunte del martes anuló las pérdidas que sufrió el dólar el lunes tras un decepcionante reporte sobre el índice manufacturero en EE.UU. La divisa quedó a 1% del mínimo de un mes al que cayó la semana pasada. Aunque las cifras del reporte principal de abril fueron más bajas que las de marzo, la recuperación de EE.UU. se mantuvo firme y este martes el índice dólar subía hasta los 91,25, cerca de un máximo de dos semanas. En abril, bajó más de un 2%.

                 Ahora, como señala Charlie Bilello, en un año, Dogecoin sube 10.400%; Gamestop 3.060%; Ethereum 1.101%; Bitcoin 555%; Lumber 276%; el crudo 272%; el maíz 94%; el cobre 85%; la soja 79%; la plata 70%; el algodón 50%; el S&P 500 48%; el café 20%; el precio medio de las casas 17%; pero el IPC solo 2,6%. Algo no cierra entre el IPC y la inflación.

                Como bien señala Perianne Boring, entre otros, el IPC no es una buena medida de la inflación. Y menos lo es ahora dado que por culpa de las represiones a las personas y los mercados -cuarentenas y demás- han cambiado los hábitos de consumo como señala, entre otros, Pascal Seiler.

                La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. define la inflación como “un proceso de precios en aumento continuo o, lo que es lo mismo, del valor del dinero en constante caída”. Esta definición es una especie de gambeta para intentar disfrazar la variación del IPC como la inflación, cuando lo cierto es que inflación es la depreciación de la moneda en cuestión por exceso de oferta sobre la demanda.

                Ahora, la Fed está en medio de un experimento, según Business Insider. En lugar de subir sus tasas de interés de referencia cuando la “inflación” (el IPC, en rigor) sea superior al 2%, el organismo permitirá que el crecimiento de los precios sea más fuerte de lo habitual con la esperanza de impulsar una recuperación más sólida y un mercado laboral más ajustado. El último conjunto de proyecciones económicas trimestrales que realiza la Fed daría lugar a su primera subida de tasas en algún momento después de 2023.

                  El presidente de la Fed, ha reiterado que todavía no está pensando en reducir sus compras de activos de emergencia o subir las tasas. Sin embargo, también ha señalado que la recuperación de la economía superó las expectativas y aparentemente alcanzó un “punto de inflexión” en marzo y, si la reapertura de la economía continua, probablemente colocará la producción en nuevos máximos históricos antes de que termine el año. Con lo que la Fed quizás cambie su postura.

                   De hecho, la secretaria del Tesoro de EE.UU. dijo que es posible que las tasas de interés tengan que subir modestamente para evitar que la economía estadounidense se sobrecaliente debido a niveles más altos de gasto público, sin especificar un plazo. La administración Biden ha propuesto paquetes de gastos adicionales por un total de alrededor de USD 4 billones además de los 1,9 billones que inyectó a partir de marzo.

                    Así, a medida que la economía supere su pico anterior, el plan de la Fed de mantener las tasas cerca de cero podría presentar nuevos riesgos, según alerta Bank of America (NYSE:BAC), de que la inflación suba de manera desenfrenada, esto es, que el dólar se deprecie en términos absolutos (o suba el precio en dólares de todos los demás bienes).

                   Ahora, yendo a la Argentina, como la inflación no es la suba del IPC sino la depreciación de la moneda, más acertada es la medición que realiza el profesor Steve Hanke:

                    Como se ve estima la inflación interanual -en base a la depreciación del peso en relación al dólar blue- en 30,84%, menor al 42,60% de la “inflación” oficial, es decir, la suba del IPC. Esta diferencia se debe, en primer lugar, a que al cálculo de Hanke habría que agregarle la inflación real del dólar -su depreciación en términos absolutos- y a que el IPC, básicamente por represión estatal, ha quedado muy retrasado y ahora va camino de ajustarse.

                   Como se ve en el siguiente gráfico, la curva del M2 -la emisión monetaria- prácticamente coincide con la curva de inflación estimada por Hanke. Mientras que la “inflación” oficial -la suba del IPC- venía claramente rezagada.

                  Ahora, dado el aumento del 4,8% del IPC en marzo, para que el ministro Martín Guzmán pueda cumplir con la meta del 29% de “inflación” en 2021, el aumento promedio mensual del índice general de precios al consumidor en los 9 meses que falta tendría que rondar el 1,48%. Meta difícil de lograr con un BCRA que volvió a expandir base monetaria en marzo, luego de dos meses de descanso, y tuvo que emitir $ 65.000 M a fin de marzo para financiar al fisco,sumando lo que ya había emitido a principios de mes fueron un total de $ 135.000 M. Y por ello hemos visto cómo el blue se ha disparado algo estos días y, de seguir esta tendencia, seguiría subiendo. Como se ve en este gráfico de Roberto Cachanosky, en marzo, la emisión fue la principal fuente de financiamiento:

                   En los últimos meses, el gobierno había logrado contener la emisión en base a bajar el gasto en términos reales. El mayor ahorro lo consiguió gracias al canje de deuda que trasladó el pago de intereses hasta 2023, luego la licuación del gasto en jubilaciones y pensiones superior al 6% real, mientras que las PNC bajan 17% y los salarios de los empleados públicos caen casi 11% en dos años.

                   Pero lo que sube fuerte, y aquí es donde la cosa podría revertirse y provocar un aumento de la emisión, es en los planes sociales que subieron 200% (Argentina Trabaja, Potenciar, etc.), los subsidios a las tarifas públicas (65%) y, por último, gastos de consumo y funcionamiento del Estado (un 10% más).

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

The plan to impoverish, and control, the world

https://forosdelavirgen.org/128620/no-tengais-miedo/ | Saint quotes  catholic, Saint quotes, Motivational phrases

By Alejandro A. Tagliavini *

               When Biden announced a gigantic $ 2 trillion investment and infrastructure plan, much of the press linked it to his rivalry with the Chinese State, a step toward “war capitalism.” It is also a rescue plan given the fall of the economy due to State repressions with the excuse of the “pandemic” and it goes far beyond the Green Pact, state capitalism is promoted.

               That is why the global minimum corporate tax rate on companies’ profits, championed by the US government and the IMF bureaucracy, is under discussion at the G20. The goal: to raise $ 2.5 trillion, making multinationals pay taxes, not just on profits at home but around the world. Thus, they will pay for more activities and will pay more: from the current 21% to 28%.

                For this, a law must be passed, the tools to control companies improve and, furthermore, prevent other countries from competing to attract capital by charging less taxes. And that leads to a global corporate tax rate above 12.5% ​​that the US Treasury secretary proposed to the G20, and another 120 countries are expected to sign on.

               It is a strengthening of State interventionism and a redistribution of income between the bourgeoisie, the business partners of power – to whom the government guarantees businesses, privileges such as subsidies and customs barriers to competition – without which politicians could not get rich, and vice versa, since the State does not create wealth.

              Of course, the poor pay because taxes, even directed towards the rich, fall on them since they are derived downward, raising prices, lowering wages, etc. It is demagogic to say that what is collected returns to the poor because, in the best of cases, it returns what little remains after going through the inefficient and corrupt State bureaucracy.

             Thus, the State is the main creator of poverty if not the only one. It is that violence only destroys, first the weakest, and the State assumes its monopoly with which it exercises its “authority”. By the way, even in urgent and self-defense cases, the efficient methods, science says, are the peaceful ones.

             That the state “authority” destroys is seen more and more when seeing how the police are dedicated more to repressing those who do not comply with the whims of the politicians than to defend the citizen. This is how, even if the Covid were so serious – which it is not, only 0.04% of the global population has died in a year and a half – State repressions, confinements, and others, have aggravated the problem.

             By the way, it is credible that the 50 million deaths during the “Spanish flu” were not due to the virus but to other causes related, precisely, to the actions of the States, so there would be no historical antecedents of influenza pandemics.

             And for this, governments spread the panic that is precisely the psychological origin of the violence, amplified by an official press, beyond party politics, that “believes” in official bodies such as the health “authorities” or “experts” without an objective investigation.

            But do not to lose hope, at the end, good always wins. And I take the opportunity to tell you that, after so much writing, for the moment I have nothing to add, so I will not publish these columns on politics again until further notice. So long!

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

El plan para empobrecer, y controlar, al mundo

https://forosdelavirgen.org/128620/no-tengais-miedo/ | Saint quotes  catholic, Saint quotes, Motivational phrases

 

Por Alejandro A. Tagliavini*

               Al anunciar Biden un gigantesco plan de inversión e infraestructura de USD 2 billones, gran parte de la prensa lo relacionó con su rivalidad con el Estado chino, un paso hacia un “capitalismo de guerra”. Es también un plan de rescate dada la caída de la economía por las represiones estatales con excusa de la “pandemia” y va mucho más allá del Pacto Verde, se potencia el capitalismo de Estado.

               Por eso la tasa impositiva corporativa mínima global sobre las ganancias empresariales, defendida por el gobierno de EE.UU. y la burocracia del FMI, está en discusión en el G20. El objetivo: recaudar USD 2,5 billones, haciendo que las multinacionales paguen impuestos, no solo sobre las ganancias en casa sino en todo el mundo. Así, pagaran por más actividades y pagaran más: del 21% actual al 28%.

                Para ello debe aprobarse una ley, mejorar las herramientas para controlar a las empresas y, además, evitar que otros países compitan por atraer capital cobrando menos impuestos. Y eso lleva a una tasa impositiva corporativa global por encima del 12,5% que la secretaria del Tesoro de EE.UU. le propuso al G20, y se espera que otros 120 países lo firmen.

               Es un fortalecimiento del intervencionismo estatal y una redistribución de la renta entre la burguesía, lo empresarios socios del poder -a los que el gobierno les garantiza negocios, privilegios como subsidios y trabas aduaneras a la competencia- sin los cuales los políticos no podrían enriquecerse, y viceversa, ya que el Estado no crea riquezas.

              Claro que pagan los pobres porque los impuestos, aun dirigidos a los ricos, recaen sobre ellos dado que se derivan hacia abajo subiendo precios, bajando salarios, etc. Es demagógico decir que lo que se recauda vuelve a los carenciados porque, en el mejor de los casos, vuelve lo poco que queda tras pasar por la burocracia estatal ineficiente y corrupta.

             Así, el Estado es el principal creador de pobreza sino el único. Es que la violencia solo destruye, primero a los más débiles, y el Estado se arroga su monopolio con el que ejerce su “autoridad”. Por cierto, aun en casos de defensa propia y urgente, los métodos eficientes, dice la ciencia, son los pacíficos.

             Que la “autoridad” estatal destruye se advierte cada vez más al ver cómo la policía se dedica más a reprimir a quienes no cumplen los caprichos de los políticos que a defender al ciudadano. Es así como, aun si el Covid fueran tan grave -que no lo es, solo 0.04% de la población global ha muerto en año y medio- las represiones estatales, confinamientos y demás, han agravado el problema.

             Por cierto, es creíble que los 50 millones de muertes durante la “gripe española” no se debieron al virus sino a otras causas relacionadas, precisamente, con las acciones de los Estados, con lo que no existirían antecedentes históricos de pandemias por gripes.            

             Y para ello los gobiernos difunden el pánico que es, precisamente, el origen sicológico de la violencia, amplificado por una prensa oficialista, más allá de la política partidaria, porque le “cree” a los organismos oficiales como las “autoridades” sanitarias o a los “expertos” sin una investigación objetiva.

            Pero a no perder las esperanzas, al final, siempre triunfa el bien. Y aprovecho para decirles que, después de tanto escribir, de momento no tengo nada que agregar, de modo que no volveré a publicar estas columnas sobre política hasta nuevo aviso. Hasta siempre.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Kiss day, which was lost along with common sense

Día Internacional del Beso: ¿Cuántos tipos de besos existen? | VIDA | PERU21

By Alejandro A. Tagliavini *

                   “For a glance, a world; for a smile, a sky; for a kiss… I don’t know what I would give you for a kiss!”, Gustavo Adolfo Bécquer.

                    Western culture makes water everywhere and it is that rationalism flooded it, discrediting metaphysics, a science that the Greeks like Aristotle cultivated, and theology that, as a scientific method, is independent of religions.

                    Synthesizing, metaphysics says that there is an order in the cosmos for the development of life that the smallness of man cannot alter, and theology ensures that God has created the universe for good, “in his image and likeness”, and this omnipotence not even remotely can be challenged by the human brain. Thus, the “religious” who do not follow theology should review their beliefs because they are esoteric, fetishistic.

                    That is why rationalism – pseudo religion and pseudo-science, said the prominent epistemologist Paul Feyerabend – that seeks to control the cosmos with human “reason” needs to discredit metaphysics and theology. And has created the modern States that believe they can care for and even designing human life (the “new normal”).

                    From these sciences it emerges that there can be no natural threats against the development and growth of life, that is, the possibility of the existence of a “pandemic” that puts humanity in check and those who believe this also ignore the common sense (sensus communis), as described by Thomas Aquinas, which unifies the data of the perceptual episode, and gives the subject the certainty of the fact that he is seeing, hearing, and so on.

                   On the contrary, fantasy or imagination according to Thomas is a cognitive instrument that creates real events only thought of by the human mind. As Feyerabend points out, the common sense of people whose own interests are at stake is usually much more accurate than the decisions – the fantasies – of distant rationalist “experts” up in an ivory tower ridiculous to the point of saying that working and socializing it is not healthy.

                   It is these “experts” who invented this false pandemic that the numbers deny, since the total deaths in the world almost a year and a half after it began are only 0.04% of the global population. And now, they try to scare with the number of infections, but of course they make sure not to reveal that the normal thing is that, in a flu season, around 70% of the population gets infected, that is, more than 5 billion people, and the vast majority never get to know.

                  As tests increase every day, more cases are detected and governments use the “increase in cases” to scare, and people in panic aggravate their situation and go to hospitals with minimal symptoms. And, in addition to the very serious consequences of the confinements, they want to leave us without the kiss whose international day was celebrated on April 13 and which is a universal manifestation of affection and joy that already appeared in the Old Testament.

                Some scientists believe that kissing is an instinctive behavior with roots in biology. Along with oxytocin and dopamine that cause affection and euphoria, kissing releases serotonin, another substance that increases well-being and happiness, and mobilizes 146 muscles and exchanges 80 million new bacteria, which should not be scary, it is natural.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Día del beso, que se perdió con el sentido común

Día Internacional del Beso: ¿Cuántos tipos de besos existen? | VIDA | PERU21

Por Alejandro A. Tagliavini*

                   “Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso… ¡Yo no sé qué te diera por un beso!”, Gustavo Adolfo Bécquer.

La cultura occidental hace agua por todos lados y es que el racionalismo la inundó desprestigiando a la metafísica, ciencia que cultivaron los griegos como Aristóteles, y a la teología que, como método científico, es independiente de religiones particulares.

                    Sintetizando, la metafísica dice que existe un orden en el cosmos para el desarrollo de la vida que la pequeñez del hombre no puede alterar, y la teología asegura que Dios ha creado al universo para el bien, “a su imagen y semejanza”, y esta omnipotencia no puede ser, ni remotamente, desafiada por el cerebro humano. Así, los “religiosos” que no sigan a la teología deben revisar sus creencias porque resultan esotéricas, fetichistas.

                    Por ello es que el racionalismo -pseudo religión y pseudo ciencia, decía el destacado epistemólogo Paul Feyerabend- que pretende controlar al cosmos con la “razón” humana, necesita desprestigiar a la metafísica y a la teología. Y ha montado a los Estados modernos que se creen capaces de cuidar y hasta diseñar la vida humana (la “nueva normalidad”).

                    De estas ciencias surge que no pueden existir amenazas naturales contra el desarrollo y crecimiento de la vida, o sea, es irreal la posibilidad de la existencia de una “pandemia” que ponga en jaque a la humanidad y quienes esto creen, además, desoyen al sentido común (sensus communis), como lo describe Tomás de Aquino, que unifica los datos del episodio perceptivo, y le da al sujeto la certeza del hecho que está viendo, oyendo, etcétera.

                   Por el contrario, la fantasía o imaginación según Tomás es un instrumento cognitivo que cree reales hechos solo pensados por la mente humana. Como señala Feyerabend, suele ser mucho más acertado el sentido común de las personas cuyos propios intereses están en juego, que las decisiones -las fantasías- de lejanos “expertos” racionalistas subidos en una torre de marfil ridículos al punto de decir que trabajar y socializar no es saludable.

                   Son estos “expertos” quienes inventaron esta falsa pandemia que los números desmienten, ya que los muertos totales en el mundo a casi año y medio de comenzada son apenas el 0,04% de la población global. Y ahora, pretenden asustar con la cantidad de contagios, claro que se aseguran de no revelar que lo normal es que, en una temporada de gripe, se contagie alrededor del 70% de la población, es decir, más de 5000 millones de personas en todo el mundo y la mayoría ni se entera.

                  Como cada día aumentan los testeos, se detectan más casos y los gobiernos utilizan el “aumento de casos” para asustar, y la gente en pánico agrava su situación y concurre a hospitales ante síntomas mínimos. Y, además de las gravísimas consecuencias de los confinamientos, nos quieren dejar sin el beso cuyo día internacional se festejó el 13 de abril y que es una manifestación universal de afecto y alegría que ya aparecía en el Antiguo Testamento.                

Algunos científicos creen que besar es un comportamiento instintivo con raíces en la biología. Junto con la oxitocina y la dopamina que provocan afecto y euforia, besar libera serotonina, otra sustancia que incrementa el bienestar y la felicidad, y moviliza 146 músculos e intercambia 80 millones de bacterias nuevas lo que no debe asustar, es natural.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Covid is defeated without panic or violence, with nature

Campaña 'La Naturaleza nos habla'

By Alejandro A. Tagliavini *

                 Former senator Ron Paul – center-right, to put him somewhere – says that the president of Ukraine almost signed a declaration of war and backed by Washington, said that Ukraine’s policy is to regain Crimea from Russia.

                  The US Defense Secretary, a former director of missile maker Raytheon, promised “unwavering support for Ukraine’s sovereignty.” Washington is sending arms and they are already more than 300 tons. Moscow has responded by relocating troops to its border with Ukraine.

                   By the way, a plebiscite among citizens would be enough for them to decide which government they want to have, if they want one. Ron Paul is right in stating that “We are watching foreign policy made by Raytheon and the other military contractors … the irresponsible foreign policy ‘experts’ … are about to lead us to war.”

                   This is what the States are, these are the “authorities” and the “experts”: arms traffickers, literally, who mark borders and through them create wars where millions die (60 million only in World War II).

                   And these are the “health authorities” who assure that we are experiencing a “pandemic” that has killed less than 3 million people – assuming that the figure is not inflated – in a year and a half worldwide, 0.04% of the global population, the same number as those killed in road and domestic accidents. By the way, in a normal flu season around 60% are infected, that is, about 4 billion people globally.

                    As the judge, and prominent jurist, Ricardo Manuel Rojas, says, “the only epidemic that exists is the fear instilled by the government and its journalist allies”, the “panic” communicators, as a friend calls the media, that reprint, without a sensible analysis, what the “official bodies” say as if they were not inefficient or corrupt.

                    The Mexican president is reluctant to be vaccinated, justifying himself in the opinion of the doctor who treated him when he tested positive for coronavirus. And he refuses to wear a mask. After all, the Argentine president injected himself with the two doses of the Sputnik vaccine – which is not approved by the European Union – and yet he was infected with covid. Meanwhile, a link has been found between the AstraZeneca vaccine and thrombosis, said the head of vaccine strategy at the European Medicines Agency.

                      But the important thing, in any case, is not whether the covid is that serious or not, but rather that the “authorities” should accept, and the people and especially the media should understand, that violence and panic -which triggers violence- they are only useless, but they destroy nature, life.

                      It is the people in freedom – without the coercion of the state monopoly of violence – who must take care of themselves. Because violence is immoral, since it goes against life, against nature, as Aristotle said, and it always destroys that way. Thus, confinements and other restrictions on the development of life have caused many more victims than the covid.

                      Already last year – now it has worsened -, not counting the enormous psychological damage and suicides, according to Oxfam only unemployment, interruptions in the food supply and the decrease in aid due to confinements could cause 12,000 deaths from hunger a day in the world.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Al covid se lo vence sin pánico ni violencia, con la naturaleza

Campaña 'La Naturaleza nos habla'

Por Alejandro A. Tagliavini*

                  Cuenta el ex senador Ron Paul -de centro derecha, por ubicarlo en algún lugar- que, el 24 de marzo, el presidente de Ucrania firmó prácticamente una declaración de guerra y, respaldado por Washington, dijo que la política de Ucrania es recuperar Crimea de Rusia.

                 El secretario de Defensa de EE.UU., que anteriormente sirvió en la junta del fabricante de misiles Raytheon, prometió “apoyo inquebrantable a la soberanía de Ucrania”.  Washington está enviando armas y ya van más de 300 toneladas. Como era de esperar, Moscú ha respondido reubicando tropas más cerca de su frontera con Ucrania.

                   No sé quién tiene razón, pero, en todo caso, bastaría con un plebiscito entre los ciudadanos para que decidieran qué gobierno quieren tener, si es que quieren uno. Tiene razón Ron Paul al afirmar que “Estamos viendo la política exterior hecha por Raytheon y los otros contratistas militares… los irresponsables “expertos” en política exterior… están a punto de llevarnos a la guerra”.

                    Es que eso son los Estados, estas son las “autoridades”, y los “expertos”: traficantes de armas, literalmente, que marcan fronteras y por ellas crean guerras donde mueren millones (60 millones solo en la Segunda Guerra Mundial).  

                   Y estas son las “autoridades sanitarias” que aseguran que vivimos una “pandemia” que lleva muertos a menos de 3 millones de personas -suponiendo que la cifra no esté inflada- en año y medio en todo el mundo, el 0,04% de la población global, la misma cantidad que los muertos en accidentes viales y domésticos. Por cierto, en una temporada de gripe normal se contagian alrededor del 60%, es decir, unas 4000 millones de personas globalmente.

                   Como dice el juez, y destacado jurista, Ricardo Manuel Rojas, “la única epidemia que existe es la del miedo infundido por el gobierno y sus aliados periodistas”, los “miedos” de comunicación, como dice un amigo, que replican, sin hacer un análisis sensato, lo que dicen los “organismos oficiales” como si éstos no fueran altamente ineficientes y corruptos.

                    El presidente mexicano de momento se resiste a vacunarse, justificándose en la opinión del médico que lo atendió cuando dio positivo en coronavirus, y ha afirmado que aún tiene “suficientes anticuerpos”. Y siempre se negó a llevar cubrebocas.

                      Después de todo, el presidente argentino se inyecto las dos dosis de la vacuna Sputnik -que no ha sido aprobada por la Unión Europea- y, sin embargo, se contagió de covid. Entretanto, se ha encontrado un vínculo entre la vacuna de AstraZeneca y las trombosis, según el jefe de estrategia de vacunas de la Agencia Europea del Medicamento.

                     Pero lo importante, en todo caso, no es si el covid es grave o no, sino que las “autoridades” acepten, y las personas y sobre todo los medios, comprendan que la violencia y el pánico -que dispara a la violencia- no solo que no son útiles sino que destruyen a la naturaleza, a la vida.

                      Son las personas en libertad -sin coacciones del monopolio estatal de la violencia- las que deben cuidarse a sí mismas. Porque la violencia es inmoral, desde que va contra la vida, contra la naturaleza, como ya lo decía Aristóteles, porque siempre destruye. Así, los confinamientos y demás restricciones al desarrollo de las economías han provocado muchas más víctimas que el covid.

                    Ya el año pasado -ahora ha empeorado-, sin contar el enorme daño sicológico y suicidios por el pánico, según Oxfam, solo el desempleo masivo, las interrupciones en el suministro de alimentos y la disminución de las ayudas a causa de los confinamientos podrían causar hasta 12.000 muertos por hambre al día en el mundo.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Un futuro global inflado y aplastado en Argentina

Por Alejandro A. Tagliavini*

                En líneas generales, el año ha comenzado de manera favorable para las bolsas. Durante el primer trimestre, el Dax 30 sube 10.12%, el Ibex un 35 6.24%, el FTSE 100 gana 4.28%, el Euro Stoxx 50 un 11.07%, el Cac 40 sube 9.94%, el Nikkei un 7.09%, el Hang Seng gana 6.27%, el S&P 500 un 7.02%, el Dow Jones un 8.32% y el Nasdaq sube 4.59%.

                   El sentimiento semanal de los inversores (American Investors, AAII) evoluciona así: sentimiento alcista -expectativas de que las acciones subirán en los próximos seis meses- cayó 5.1 puntos hasta el 45.8% pero sigue arriba, durante 18 semanas de las últimas 20, de su media histórica del 38 %. Sentimiento bajista -expectativas de que las acciones caerán en los próximos seis meses- aumentó 2.6 puntos hasta el 23.2% y sigue por debajo de su media histórica del 30.5%.

                    Las acciones norteamericanas han subido un 75% desde los mínimos de marzo de 2020 en lo que es su mejor racha alcista de 12 meses desde hace 85 años. El sector financiero marcó su 11º mejor trimestre desde hace 31 años y el energético cerró un trimestre de récord.

                    Por cierto, los mercados bursátiles impactan en el mundo real y viceversa. Sin embargo, muchas veces las intervenciones de los Estados hacen que se desacoplen. Japón ofrece un ejemplo -inverso, si se quiere- de la distinción entre las bolsas y el mundo real. En febrero, el Nikkei 225 superó el nivel de 30.000 por primera vez desde 1990. Durante treinta años, las acciones japonesas no llegaron a ninguna parte, sin embargo, el país progresó notoriamente.

                    Así, apostar por un colapso bursátil porque la política o el gobierno están yendo por mal camino es una receta para perder dinero. Si bien el mercado real -el mundo real- y las bolsas y el sistema financiero deberían ir de la mano, lo cierto es que las desaforadas intervenciones – “estímulos”- de los Estados están haciendo que estos diverjan dramáticamente.

                     Así, quienes apostaron al caos y compraron paraguas cuando había sol, no obtuvieron grandes ganancias. En el siguiente gráfico puede verse como perdieron quienes apostaron por el oro -aunque, sigue siendo el valor refugio por excelencia en el largo plazo- quienes compraron “short” y quienes apostaron contra el dólar: 

                   En lo que llevamos de ejercicio hay que destacar que los pequeños valores se están imponiendo a los grandes. Por ejemplo, el Russell 2000 lleva un mejor ritmo que el S&P 500 o el Nasdaq. En el gráfico podemos ver su tremenda evolución desde los mínimos de marzo 2020 y en el recuadro azul su marcha en 2021:

Russell

                   Sin dudas esto en gran parte es “inflacionado”, es decir, se debe a la gran cantidad de dinero –“estímulos”- que, literalmente, está regalando el gobierno de EE.UU., con el Tesoro afirmando que no escatimarán esfuerzos y harán lo que sea necesario para impulsar la recuperación económica. Por otro lado, las expectativas de incremento del beneficio por acción de las compañías del S&P500 sube de USD 122.3 del pasado ejercicio a 172.4 este año. Y, por cierto, la fantasiosa idea de que las vacunas sean efectivas y eso provoque que los gobiernos devuelvan a los países a la normalidad. A propósito, Japón lleva solo el 1% ciudadanos vacunados y no le va tan mal.

                     Y estamos ya en abril, un mes destacado para las bolsas ya que las acciones han cerrado en verde este mes en 14 de los últimos 15 años. Más aun, desde hace 71 años es el segundo mejor mes del año después de noviembre, pero en los últimos 20 años abril es el mejor. Afinando más, dentro del propio mes son los 18 primeros días los que suelen tener un comportamiento más destacado.

                      Ahora, la economía mundial corre el riesgo de “divergir peligrosamente”, como señalan Rich Miller y Enda Curran de Bloomberg, ya que, aunque va camino de su “crecimiento” -rebote, en rigor, desde la caída por las restricciones estatales con excusa de la “pandemia”- más rápido en más de medio siglo, sin embargo, las diferencias y deficiencias podrían impedirle alcanzar sus alturas anteriores a estas restricciones, con la carga de empobrecimiento y desnutrición de cientos de millones de personas que esto conlleva.

                      EE.UU. lidera la “recuperación” -inflada- y reanuda su papel de guardián de la economía global. China también está haciendo su parte, aprovechando su “éxito” en la lucha contra el coronavirus que consiste en decir que ya no existe la “pandemia” y por tanto levanta todas las restricciones con el mismo autoritarismo con el que marcó el inicio de las “cuarentenas” globales. Mientras quedan rezagadas Francia, Alemania, Italia, y el Reino Unido que insisten en medievales restricciones a las libertades individuales y del mercado.

                     En el siguiente gráfico puede verse la recuperación del empleo en EE.UU.:

                        Para todo el año, Bloomberg Economics prevé un crecimiento global del 6,9%, el más rápido en registros que se remontan a la década de 1960. La OMC espera que el comercio se recupere un 8% en 2021 y un 4% en 2022. Sin embargo, muchas partes del mundo podrían tardar años en unirse a EE.UU. y China para recuperarse por completo, y para 2024 la producción mundial seguirá siendo un 3% más baja que la proyectada antes de las cuarentenas.

                      Obviamente, la burocracia espera que EE.UU. utilice las reuniones virtuales de esta semana del FMI y el Banco Mundial para argumentar que ahora no es el momento para que los países retrocedan en los “estímulos” a sus economías. Argumento dirigido principalmente a Europa y particularmente a Alemania, con su larga historia de rigor fiscal. El fondo de recuperación conjunto de la UE de € 750.000 M se ha retrasado hasta la segunda mitad del 2021.

                      Ahora, si bien la economía en auge de EE.UU. indudablemente actuará como un motor para el resto del mundo al absorber las importaciones y generar excedentes de capital, también podría provocar mayores costos de endeudamiento a partir del aumento de las tasas de interés a largo plazo.

                        En fin, entretanto en esta Argentina cada vez más aislada, mientras el dólar se fortalece en el mundo el blue -el verdaderamente libre- se mantiene estable.

                       El mercado descuenta que el verde oficial subirá por debajo de la inflación, pero sólo hasta las elecciones, según un estudio de Quantum en base a la observación del rendimiento de los títulos públicos. Después de octubre esta situación podría revertirse y el dólar subiría más que el IPC. Así lo explicitan los inversores, según se desprende de los rendimientos de los bonos ajustados por CER y dólar linked.

                        Hoy la inflación anual implícita a 5 y 12 meses en los bonos ajustables por CER es del 46% y 42% respectivamente, mientras que, la devaluación anual implícita del tipo de cambio oficial a 7 meses es del 30% y a 13 meses orilla el 40%, de lo que se desprende que la diferencia a favor de los precios de 16 puntos porcentuales en el corto plazo se reduce a 2 para los vencimientos en 2022. Y esto se debe a la política del gobierno de creer que planchando al dólar se plancha la “inflación” -la suba del IPC, en rigor- al menos hasta las elecciones.

                        Ahora, planchar al dólar tiene su costo, el tercer mes del año, el BCRA realizó compras netas por unos USD 1480 M, el mayor saldo positivo mensual de la era Pesce. Por cierto, el campo liquidó en marzo USD 2700 M, un récord para los últimos 18 años. Aun así, las reservas internacionales sólo se incrementaron en USD 945 M. En buena parte debido a las intervenciones en el mercado bursátil para estabilizar la brecha entre la cotización del dólar mayorista y los paralelos (MEP y CCL).

                        En los últimos meses la intervención del BCRA y de otros organismos en el mercado de bonos logró que la brecha entre ambas cotizaciones se mantuviera por debajo del 60%, menos de la mitad del récord que alcanzó en octubre pasado cuando había superado el 130%. Con tanto teje y maneje, la deuda del BCRA se triplicó desde que asumió Alberto Fernández y llegó a $3.2 B o el equivalente al 10% del PIB y el 87% de las reservas brutas. Por otro lado, por cada $5 emitidos para asistir al Tesoro, el BCRA debió pagar $2 de intereses.

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: