Buscar

Alejandro A. Tagliavini

"Hay quienes piensan distinto a mí, incluso yo, al cabo del tiempo, pienso distinto a mí", J.L. Borges

¿Desfinanciar la policía?

Por Alejandro A. Tagliavini*

             El día que respetemos la ciencia de la lógica -y seamos coherentes-, las sociedades progresarán con una rapidez que hoy ni siquiera imaginamos. Claro que, precisamente, es un camino de madurez, de desarrollo.

             Su primera ley es el “principio de no contradicción”, según el cual una proposición y su negación no pueden ser verdaderas al mismo tiempo. Parménides formuló su ley de identidad que enuncia “lo que es, es y lo que no es, no es”. Luego en la La República de Platón el personaje Sócrates dice, “la misma cosa no estará dispuesta al mismo tiempo a hacer o sufrir cosas contrarias”​. Y Aristóteles asegura que “es imposible que, al mismo tiempo y bajo una misma relación, se dé y no se dé en un mismo sujeto, un mismo atributo».​ 

            Así -y dejando la discusión sobre que el mal no existe, sino que es ausencia de bien- no es posible que con un mal se logre un bien: de la violencia no puede surgir -la vida- la paz. Sostener que la violencia puede traer paz o vida no solo es incoherente, y por ende destructivo, sino que puede provocar una bola de nieve.

            Hoy, algunos gobiernos violentan a sus ciudadanos y cierran mercados -un mal- , supuestamente para cuidar la salud -un bien-, y la destrucción es tan importante que hasta la OMS ahora admite que  es “prácticamente imposible” mantener fronteras cerradas, “las economías deben reabrir, la gente tiene que trabajar”.

              Y esta bola de nieve, aunque todavía estamos muy lejos, podría terminar hasta en una guerra nuclear global si las escaramuzas como el cierre de consulados y las demostraciones de fuerza de las armadas en el Mar de China Meridional siguen creciendo.

             Este cierre de mercados produjo desocupación y alienación en muchos ciudadanos aumentando un enardecimiento que se volcó, en parte, en los hechos ocurridos luego del homicidio de George Floyd. Y el viejo eslogan de “desfinanciar la policía” fue reflotado por la izquierda proponiendo que esos fondos se vuelquen a programas sociales que, supuestamente, solucionarán la delincuencia y la poca que quede podría controlarse sin policía. Y recuerdan que, antes de que se estableciera el sistema policial, las colonias estaban protegidas por una “vigilancia nocturna”.

              La derecha recela y tiene razón, de hecho, es incoherente pretender fondos estatales para programas sociales sin un poder policial que obligue a pagar impuestos. Pero la derecha yerra en la solución, no entiende la libertad, porque olvida la lógica que dice que el bien se consigue solo con más bien, “los problemas de la libertad se solucionan con más libertad”.

              En febrero visité Liechtenstein, país de 40.000 habitantes más miles que entran diariamente, que demuestra que el delito se combate con libertad, con bien, no con policía. El peso del Estado es tan bajo que la presión fiscal total equivale al 20% del PBI (la media europea es del 35%) y le queda 5% de superávit fiscal, el desempleo es inexistente tanto que el 55% de la fuerza laboral diariamente viene del exterior, el salario promedio mensual es de US$ 6500, tienen solo 5 políticos rentados, 91 policías y 12 presos ninguno por robo u homicidio y, si no fuera que tiene una política dura en cuanto a drogas, los presos serían solo dos, por estafas. Tan poca policía tiene (ergo, menos gasto estatal) que, Alexander Ospelt, uno de los mejores abogados locales, me decía bromeando que, si veía un patrullero pasar por la noche, tenía 50% de posibilidades de no ser pillado porque hay solo dos.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Mercados, marcados: el keynesianismo llama al oro

Por Alejandro A. Tagliavini*

                 Como vengo diciendo –además de que hay que desoír a los gurús argentinos como verá si lee la nota hasta el final- , la exagerada emisión por parte de la Fed ha “inflacionado” a Wall Street, pero la semana pasada ya cerró con descensos por las bajas en los sectores salud, tecnología, e industria. El Dow Jones Industrial cayó 0,76%, el S&P 500 dejaba 0,28%, y el NASDAQ 100 cedía 1,52%. En Europa, 0,6% pierde el Dax, 2% el Cac y el Ibex, y 1,6% el EuroStoxx 50.

                   La tensión consular con China podría llevar a Wall Street a perder otro 6%, según analistas, y lo mismo para Europa. Y, aunque parezca que las elecciones en EE.UU. están lejos, empiezan a incidir y Joe Biden lleva una ventaja de 9 puntos. Las probabilidades de una hegemonía demócrata en la Casa Blanca, el Senado y los Representantes son del 62%, el 61% y el 85%, respectivamente. Lo que llevaría, inicialmente, a descensos del orden del 7% adicionales, aunque luego se estabilizaría ya que, como muestra el cuadro, Wall Street no teme a los demócratas:

                 Como señala Michael Kramer, dada la gran liquidez y las bajas tasas los inversores argumentaban que no hay alternativa a las acciones, pero la historia ofrece un relato diferente. Las bajas tasas de interés no producen subas, las ganancias sí.

                 La relación precio-beneficio (PER) a plazo de un año para el S&P 500 ha aumentado recientemente hasta 19,8, su cota más alta desde abril de 2002 cuando dicha relación se contraía tras el estallido de la burbuja dot.com llegando a cerca de sólo 9 en 2009. Después, la Fed recortó las tasas tras la recesión de 2009, y el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años (TNX) se desplomó y desde entonces la relación precio-beneficio comenzó a expandirse, casi duplicándose hasta 18 de diciembre de 2017.

                 Como se ve en el pasado la bajada en las tasas no siempre han coincidido con un aumento del PER. Parece ser que la dirección de las tasas de interés puede tener poco —si es que algún— peso. Y parece que hay otra manera de que el PER suba más allá de un entorno de tasas a la baja.

                 Lo que parece importar más son las ganancias reales en sí, con un crecimiento de ganancias más alto y rápido que estimule la expansión del PER. La correlación parece ser increíblemente estrecha cuando se mira a simple vista, con este gráfico que muestra la relación precio-beneficio del S&P contra el beneficio acumulado por acción.

                   Así las cosas, ahora aun con las tasas a la baja, el S&P 500 podría enfrentarse a un fuerte declive dada las caídas en las ganancias.

                  En cuanto al Nasdaq, parece muy sobrevalorado (su PER es de 33, el doble que hace 18 meses), a pesar de los resultados trimestrales que han sido llamativos, y sus acciones corren el riesgo de tener su peor rendimiento relativo durante la temporada de ganancias en una década, por debajo del S&P 500 en 3 puntos porcentuales.

                   Esta semana es probable que traiga más noticias cuando Facebook Inc., Apple Inc., Amazon.com Inc. y Alphabet Inc. (Goolge) reporten ganancias. Junto con Microsoft Corp., (el FAAMG) estas compañías representan el 22% del S&P 500.

                     Las acciones de FAAMG subieron 29% este año, mientras que el resto cae 0,5% para todo el S&P 500. En el mes previo a la temporada de informes, el Nasdaq 100 había vencido al S&P 500 en 10 puntos porcentuales, el mejor desempeño previo a las ganancias desde al menos 2009. Sin el FAAMG, la pérdida del 0,5% del S&P 500 para 2020 sería del 5,4% y, si sus acciones cayeran un 10%, para mantener la estabilidad, las 100 acciones de S&P 500 inferiores tendrían que aumentar en 90% colectivo.

                    Entre tanto, el Bitcoin está teniendo uno de sus periodos más estables a medio plazo de su historia aunque, dada su proverbial volatilidad, nadie sabe qué puede pasar.  

Situación técnica del Bitcoin

                    En fin, al “dinero helicóptero” de la Fed, se le suma el reciente plan keynesiano europeo -el mayor plan de inversión estatal en Europa de la historia- insólitamente liderado por la canciller alemana.

                    Con todo esto, como habíamos anticipado, la vedete es el oro, que ronda los US$ 1899/onza a un paso de superar su precio máximo histórico de 2011, y algunos analistas creen que llegaría hasta los US$ 2.200 a fin de año. A las cuarentenas, el keynesianismo inflacionario, las tasas bajas se suman las restricciones de oferta debido a los confinamientos. Para muchos analistas, el aumento del oro y de otros metales como la plata y el cobre inicia una trayectoria positiva a largo plazo.

                    En tanto en Argentina, caen los recursos tributarios y aumenta el gasto público logrando un déficit fiscal primario en el primer semestre del año del 3,3% del PBI, así el desequilibrio fiscal total superará el 8%. En los últimos tres meses el financiamiento del gasto público primario se hizo en un 52% con recursos tributarios y en un 48% con asistencia del BCRA al Tesoro, emisión monetaria.

                   A la vez, la cuenta corriente no es superavitaria y el stock de dólares del BCRA es magro y en descenso. Estatismo que va camino de empeorar: el “plan 60 medidas” que prepara el gobierno parece “un subsidio para cada problema”. Así las cosas, Argentina no tiene solución ni siquiera en el mediano plazo porque, aun suponiendo que gane la centro derecha, lo cierto es que su plan es una especie de macrismo -de hecho, festejó a Macri y aseguró que con la economía crecería- inviable desde que supone cortar gastos sin antes una fuerte desregulación de la economía y el mercado laboral, lo que provocaría una desocupación políticamente explosiva.

                   Así las cosas, en este país -salvo excepciones y cisnes negros que siempre hay- solo queda irse al blue, ni siquiera son recomendables los Cedears por la inseguridad jurídica y porque el CCL atrasa respecto al blue. Obviamente, los brokers argentinos van a ver las bondades de las inversiones desde aquí.

                   Para decirlo rápidamente, hay dos tipos de inversores el común, conservador, y el “trader” -por llamarlo de algún modo- el que sigue al mercado todos los días. Aunque no hay estadísticas al respecto, a la larga un bajo porcentaje de los “traders” logra ganar más que los conservadores, y muchos pierden más.

                   Los brokers argentinos dirán que –gracias al arreglo por la deuda, arreglo ocioso porque Argentina en el futuro podrá pagar poco y nada- la semana pasada los ADRs saltaron hasta 15,5%, el de Loma Negra, que el S&P Merval trepó 9,1% (en el mes 25,6%, el año 16,6%), y los títulos en dólares el 5%.

                  Como digo, esto pudo funcionar para los “traders” la semana pasada, pero quiero ver cómo les va en el mes. Y no funcionó para el conservador. Desde que comenzó el año, mientras que el blue sube 79% y el oro 21% en dólares, el ADR de Loma Negra pierde 29%, el de Galicia cae 24% siendo el de Mercado Libre -gran excepción- el único que subió, 63%. Mientras que los inmuebles caen 4%, en dólares, en lo que va de 2020, el Bonar 2024 avanza 50% en pesos, el CCL 58% y dólar oficial 20%.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Aumentan las presiones inflacionarias, caen los mercados

Por Alejandro A. Tagliavini*

                    Como habíamos dicho en la útlima columna, las presiones inflacionarias globales empiezan a mostrarse y lo peor es que esta inyección de dinero sin esfuerzo, sin que conlleve trabajo y producción, al estilo keynesiano, crece. Lo que se condice con la creencia de que el gobierno debe cuidarnos, guiarnos y estimularnos en todo como si no estuviera claro que lo que nace de la violencia -de la que el Estado se arroga su monopolio- solo destruye, incluso en la salud en la que  los privados en libertad han demostrado conducirse con mucha más eficiencia.

                   Además de unos US$ 3 B que conformaron el paquete de “estímulo” lanzado por la Fed y US$ 4,5 B a nivel global, los 160 M de estadounidenses que recibieron cheques de estímulo a principios de este año recibirían otro pago el próximo mes. Las personas que ganen hasta US$ 75.000 recibirían un pago de US$ 1.200 más 500 para sus hijos. Las parejas que ganen hasta US$ 150.000 también calificarían. Los montos de pago disminuyen gradualmente para los solteros que ganan hasta US$ 99.000 o US$ 198.000 como pareja. Con esto inyectarán otros US$ 300.000 M más en la economía en las próximas semanas.

                  Para remate, la Unión Europea (UE), acaba de anunciar que, por primera vez en su historia se endeudará para financiar un estímulo económico con € 390.000 M en subvenciones y 360.000 M en créditos y un marco financiero para 2021-2027 de más de un billón de euros. El mayor pacto financiero en su historia: 1,8 B en total, equivalentes al 17% de la Renta Nacional Bruta de la UE, superior a la acometida por EE.UU. (15,9%) o China (4,2%) para, irónicamente, responder a la brutal crisis que estos mismos gobiernos han provocado con sus recientes represiones a los mercados.

                  Obviamente, como siempre ocurre con los fondos manejados por los políticos, se asoma mucha corrupción, de hecho, para aprobar este plan han renunciado explícitamente a un control estricto de los fondos.

                  Tan claro está que el futuro es negativo que, frente al anticipo de la UE de inyectar tanto dinero, las bolsas inicialmente subieron, pero luego se moderaron quedando a la baja. Por la presión inflacionaria, las bolsas de EE.UU. todavía se mantenían muy por encima de sus mínimos de 2020. Pero las últimas noticias no fueron buenas y empezaron a bajar. La cifra de personas que pidió beneficios estatales por desempleo en EE.UU. creció la semana pasada por primera vez en casi cuatro meses. Los subsidios iniciales de ayuda por desocupación totalizaron una cifra desestacionalizada de 1,416 M en la semana al 18 de julio, desde los 1,307 M de la semana previa, cuando los analsitas esperaban 1,30 M.

U.S. jobless claims rise for first time since March

                         Las acciones estadounidenses cayeron al descubierto, mientras que los rendimientos del Tesoro a 10 años se mantuvieron más bajos después del informe. Las cifras de solicitudes de desempleo pueden reflejar tanto los cierres renovados de negocios como restaurantes, así como los despidos en otras empresas que han visto una caída sostenida en los ingresos.

                          Entre los casos notorios esta semana en Wall Street está Amazon (NASDAQ:AMZN), cuya acción el lunes 21 subió 7,9%, sumándole a su fundador Jeff Bezos US$ 13.000 M a su fortuna, siendo el mayor salto en un solo día para un individuo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. Este año, su fortuna aumentó hasta los US$ 189.300 M, siendo la persona más rica del mundo, ya que posee el 11,1% de las acciones de Amazon cuyo valor de mercado ha llegado a superar los US$ 1,5 B, un récord absoluto. Aunque el lunes bajó un 7%.

                         Twitter Inc (NYSE:TWTR) se disparó este jueves pero luego se moderó quedando, de todos modos, cerca de los máximos del año, debido a su mayor crecimiento anual de usuarios, superando los pronósticos. El promedio de usuarios activos diarios monetizables (mDAU) aumentó 34% año tras año a 186 M, por encima de la estimación de los analistas de 176 M. Sin embargo, la empresa no alcanzó las expectativas sobre sus ingresos trimestrales el jueves, ya que la desaceleración económica provocada por las cuarentenas castigó el negocio de anuncios digitales. Las ventas de anuncios, el 82% de los ingresos de Twitter, se redujeron 23%, hasta US$ 562 M y los ingresos totales ascendieron a US$ 683 M, lo que supone un descenso del 19% respecto al año anterior. Ajustados los resultados excluyendo cuestiones impositivas, sufrió una pérdida de US$ 127 M, 16 centavos por acción, cuando el año pasado tuvo un beneficio de US$ 37 M.

               Por su parte Tesla Inc. no deja de soprender y confundir, esta semana llegó a su récord histórico de US$ 1643 para teminar en 1513. Aumentó sus ganancias meteóricas que superaron las expectativas y reafirmó su objetivo de 500.000 unidades en el año fiscal 2020 mientras la demanda en China, de sus vehículos, se acelera. La acción casi se ha cuadruplicado este año y ha aumentado más de seis veces en los últimos 12 meses. Pero confunde tanto que los analistas fijan un precio objetivo que va desde los US$ 740 por acción hasta los 1800.

Electric carmaker's market capitalization tops $300 billion

                    En Argentina la economía sigue en caída libre y va para peor desde que no se frena la tendencia a regular -reprimir- al mercado y asfixiarlo con un Estado cada vez más grande en relación al sector privado, a lo que hay que sumarle la inexistencia de seguridad jurídica, de modo que cualquier inversión es de alto riesgo, salvo el blue.

                   El S&P Merval que, por cierto, negocia diariamente alrrededor de US$ 12 M contra los 5500 del S&P 500, los 1300 del BOVESPA y los 250 del IPSA chileno, insólitamente esta semana subió sopredentemente, pero luego el cayó la realidad. Aun cuando se llegue a un acuerdo sobre la deuda, cualquier acuerdo tiene patas cortas ya que no se podrá cumplir porque la economía caerá lo suficiente como para que el gobierno argetino pueda pagar poco o nada.  

                    Ni siquiera la estrella de los últimos tiempos, los Cedears, son aconsejables para inversores conservadores porque mientras el blue se dispara y apenas comienza su carrera, el CCL y el MEP bajan y, lo peor, es que nadie sabe cuándo con un DNU el gobierno los tira al subsuelo. Por cierto, en lo que va de 2020, el dólar oficial creció 19,8%, mientras que los paralelos saltaron alrededor del 70% y el blue 76%

                  Así las cosas, ante estas tendencias inflacionarias queda el refugio por excelencia, el oro que sube 22% en el año hasta los US$ 1885/onza casi en el récord de 2011 de US$ 1.900. Cuando Richard Nixon puso fin al sistema de Bretton Woods en 1971, es decir, desligó definitivamente al dólar del metal precioso, el precio promedio del oro para el año fue US$ 40,62/onza, lo que significa que hasta hoy aumentó el 4640%.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

About time to buy gold?

By Alejandro A. Tagliavini *

                The average weekly earnings of the 104.5 million full-time workers in the US increased more than 10% in the second quarter from the previous year, a record, exceeding US$ 1,000. According to the government, “it reflects the fact that employment decreased more for low-wage workers than for high-wage workers.” As always, the State harms the weakest as this is a consequence of recent government repressions to the markets. In any case, it hides an inflationary component.

               Inflation that has its origins on the US$ 3 trillion that made up the “stimulus” package launched by the Federal Reserve, and US$ 4.5 trillion globally. Which is consistent with the belief that the government must take care of us, guide us and stimulate us in everything as if it were not clear that what arises from violence – of which the State has a monopoly – only destroys, even in the health sector in which the private people in freedom have demonstrated to conduct themselves with much more efficiency.

               And the worst thing is that it seems to have no end since many, like the statist IMF and the World Economic Forum, promote greater progressivity in the role of the State. Supposedly this inflation, this effortless injection of money, without labor and production, Keynesian-style, will lift the economy, yet the recovery slows down.

                  Due to inflationary pressure, the US stock markets remain well above their 2020 lows. In particular, technology companies such as Amazon have benefited, whose share on Monday, July 21 rose 7.9%, adding to its founder Jeff Bezos $ 13 billion to his fortune, making it the biggest jump in a single day for an individual, according to the Bloomberg Billionaires Index. This year, his fortune increased to US $ 189.3 billion, being the richest person in the world, since he owns 11.1% of Amazon shares whose market value has exceeded US $ 1.5 trillion, an absolute record.

                   To top it off, the European Union (EU) has just announced that, for the first time in its history, it will go into debt to finance an economic stimulus with € 390 billion in subsidies and 360 billion in credits and a financial framework for 2021-2027 of more than a trillion euros. The largest financial pact in its history: 1.8 trillion in total, equivalent to 17% of the Gross National Income of the EU, higher than that undertaken by the US (15.9%) or China (4.2% ) to ironically respond to the brutal crisis that these same governments have caused with their recent repressions to the markets.

                  Obviously, as always happens with funds managed by politicians, a lot of corruption is looming, in fact, to approve this plan they have explicitly renounced strict control over community funds.

                   It is so clear that the future is negative that, when the EU made the announcement of such an injection of money, the stock markets initially rose, but later moderated and seem to go down. Thus, in the face of these inflationary trends, the quintessential refuge remains, Gold. Obviously, and we anticipate it, it has been rising and so has increased 21% so far in 2020 to around US$ 1,840/ounce. By the way, buying physical gold is not recommended, instead Futures, ETFs (Funds listed on the stock exchange) and the Funds that invest in gold.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Será hora de comprar oro?

Por Alejandro A. Tagliavini*

               La media de los ingresos semanales de los 104,5 millones de trabajadores a tiempo completo en EE.UU. aumentó más del 10% en el segundo trimestre respecto al año anterior, récord histórico, superando los US$ 1.000. Según el gobierno “refleja el hecho de que el empleo disminuyó más para los trabajadores con salarios bajos que para los de salarios altos”. Como siempre, el Estado perjudica a los más débiles ya que esto es consecuencia de las recientes represiones de los gobiernos a los mercados. En cualquier caso, está claro que esconde una componente inflacionaria. 

              Inflación que se origina en unos US$ 3 billones que conformaron el paquete de “estímulo” lanzado por la Reserva Federal, y US$ 4,5 billones a nivel global. Lo que se condice con la creencia de que el gobierno debe cuidarnos, guiarnos y estimularnos en todo como si no estuviera claro que lo que nace de la violencia -de la que el Estado se arroga su monopolio- solo destruye, incluso en la salud en la que  los privados en libertad han demostrado conducirse con mucha más eficiencia.

             Y lo peor es que parece no tener fin ya que muchos, como el estatista FMI y el World Economic Forum promueven una mayor progresividad en el rol del Estado. Supuestamente, esta inflación, esta inyección de dinero sin esfuerzo, sin que conlleve trabajo y producción, al estilo keynesiano, levantará a la economía, sin embargo, la recuperación se ralentiza.  

                  Por la presión inflacionaria, las bolsas de EE.UU. todavía se mantienen muy por encima de sus mínimos de 2020. En particular se han beneficiado empresas tecnológicas como Amazon, cuya acción el lunes 21 de julio subió 7,9%, sumándole a su fundador Jeff Bezos US$ 13.000 millones a su fortuna, siendo el mayor salto en un solo día para un individuo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. Este año, su fortuna aumentó hasta los US$ 189.300 millones, siendo la persona más rica del mundo, ya que posee el 11,1% de las acciones de Amazon cuyo valor de mercado ha llegado a superar los US$ 1,5 billones, un récord absoluto.

                   Para remate, la Unión Europea (UE), acaba de anunciar que, por primera vez en su historia se endeudará para financiar un estímulo económico con € 390.000 millones en subvenciones y 360.000 millones en créditos y un marco financiero para 2021-2027 de más de un billón de euros. El mayor pacto financiero en su historia: 1,8 billones en total, equivalentes al 17% de la Renta Nacional Bruta de la UE, superior a la acometida por EE.UU. (15,9%) o China (4,2%) para, irónicamente, responder a la brutal crisis que estos mismos gobiernos han provocado con sus recientes represiones a los mercados.

                  Obviamente, como siempre ocurre con los fondos manejados por los políticos, se asoma mucha corrupción, de hecho, para aprobar este plan han renunciado explícitamente a un control estricto de los fondos comunitarios.

                   Tan claro está que el futuro es negativo que, frente al anticipo de la UE de inyectar tanto dinero, las bolsas inicialmente subieron, pero luego se moderaron quedando a la baja. Así las cosas, ante estas tendencias inflacionarias queda el refugio por excelencia, el Oro. Como era lógico, y anticipamos, no para de subir y se revaloriza 21% en lo que va de 2020 hasta rondar los US$ 1.840/onza. Por cierto, comprar oro físico no es recomendable, en cambio los Futuros, los ETF (Fondos cotizados en bolsa) y los Fondos que inviertan en oro.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Se despierta la inflación global: malas perspectivas para mercados

Por Alejandro A. Tagliavini*

                  La media de los ingresos semanales de los trabajadores a tiempo completo en EE.UU. aumentó más del 10% en el segundo trimestre respecto al año anterior, récord histórico. Las ganancias semanales promedio de los 104,5 M de estos asalariados superaron los US$ 1.000 por primera vez al 30 de junio. El gobierno argumenta que “refleja el hecho de que el empleo disminuyó más para los trabajadores con salarios bajos que para los de salarios altos”. Sin embargo, está claro que esconde una fuerte componente inflacionaria.

              Unos US$ 3 B conformaron el paquete de “estímulo” lanzado por la Fed, US$ 4,5 B a nivel global. Y lo peor es que esta política parece no tener fin, al igual que el estatista FMI, el World Economic Forum (WEF) promueve una mayor progresividad en el rol del Estado. Supuestamente, esta inflación de dinero helicóptero -al mejor estilo keynesiano- levantará a la economía, sin embargo, la recuperación se ralentiza en las principales economías. 

   

                Por la misma presión inflacionaria, los índices de renta variable de EE.UU. se mantienen muy por encima de sus mínimos de 2020. Pero el mercado de bonos muestra, cada vez más, dudas sobre el ritmo del repunte económico mientras va quedando claro que los gobiernos no están dispuestos a levantar las represiones (cuarentenas y demás) a los mercados con rapidez. La confianza del consumidor en EE.UU. cae en julio hasta los 73,2 puntos, cerca de niveles de los mínimos de mayo. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años se ha mantenido estable entre 0,57% y 0,76% durante el último mes. Ahora, su rendimiento real -descontada la inflación- ha caído durante las últimas seis semanas y ronda el -0.85%, como habíamos ya intuido en un artículo anterior.

Inflation-adjusted yields slide on downbeat long-term growth outlook

                 Y, de seguir este ritmo de emisión monetaria, permitiendo que la inflación supere su objetivo del 2% en el proceso, el rendimientos real para el bono a 10 años podría terminar tan bajo como el -2% en los próximos años, según Stephen Jen de Eurizon SLJ Capital, lo que está señalando que el crecimiento será más bajo durante bastante tiempo. 

                 Así las cosas, a Wall Street le está costando que dos de sus índices estrella se mantengan en positivo en lo que va del año: al final sólo lo consigue el Nasdaq 100. El S&P 500 aún pierde un 0,11% desde enero. El Nasdaq 100, podría caer, dicen los analistas y, sobre todo, el mercado de opciones está mostrando que para el S&P 500 en general, los inversores están apostando fuertemente por un descenso de al menos el 30% de aquí a final del año.

                El viernes destacaron Intuitive Surgical (NASDAQ:ISRG) y Netflix (NASDAQ:NFLX), aunque por motivos diferentes. El primero ha repuntado algo más de un 7,69%, hasta los US$ 650,74 mientras que los títulos del segundo cayeron 6,52%, hasta los US$ 492,99.  

                 Netflix se ha visto fortalecida durante la cuarentena. Sus producciones se han parado, pero en el primer semestre casi ha ganado tantos suscriptores como durante la totalidad del año anterior (26 M frente a los 28 M de todo 2019). Ha conseguido un beneficio neto de US$ 720,2 M en este segundo trimestre, un 166% más que en los mismos meses del 2019. Pero la compañía ya ha advertido que el aumento de suscriptores va a aminorar, por la mayor competencia y la salida de la cuarentena.

                 En cuanto a Tesla (NASDAQ:TSLA), sus acciones suben más del 500% en un año. Tras alcanzar máximos históricos en US$ 1.794,99 el 13 de julio, sus acciones han perdido un 16% hasta 1.500,84, aumentando la especulación en torno a que este retroceso podría ser el comienzo de una corrección fuerte.

Tesla

Tesla

                      Tesla entregó 90.650 coches entre abril y junio, superando las estimaciones de los analistas de unos 83.000, aun cuando su planta en California permanecía cerrada por la cuarentena. Y se esperan más datos positivos cuando publique sus resultados el 22 de julio, lo que sería su cuarto trimestre rentable consecutivo con lo que estaría habilitada para su inclusión en el S&P 500, el índice más importante del mundo.

                        Pero el problema es que estas posibilidades ya se han considerado en la valoración actual de las acciones que ahora cotizan en 182 veces las ganancias estimadas a 12 meses, frente a las 10 veces de General Motors (NYSE:NYSE:GM). El reciente repunte de Tesla le da un valor de mercado de más de US$ 275.000 M, más que Ford (NYSE:NYSE:F), GM y Fiat Chrysler (MI:FCHA) (NYSE:FCAU) juntos. Así, las apuestas bajistas contra Tesla ascendieron a casi US$ 20.000 M y muchos estiman un objetivo de precio de US$ 740, 52% por debajo del precio actual.

                     También bajarían materias primas como el cobre -que tras un gran repunte técnicamente está sobre comprado- que a menudo se utiliza como indicador del crecimiento global, que está mostrando un patrón de inversión bajista en los gráficos, conocido como “golpea y corre”. Eso podría resultar en otra caída de los precios hasta US$ 2,65 desde los actuales 2,90.

Futuros diarios de cobre

Futuros diarios de cobre

                En cuanto a la Argentina, la economía sigue en caída libre y la seguridad jurídica es casi inexistente con lo cual, como digo desde hace tiempo cualquier inversión es de alto riesgo.

                El S&P Merval solo gana 9% en lo que va del año. Destaca Morixe que aumenta 258%. En 2020, algunos bonos en pesos suben más del 20% sobre el dólar (tanto MEP como CCL). Los bonos en dólares, en cambio, desde principio de año hasta hoy perdieron entre 5% y 20% y dependen de las negociaciones entre el Gobierno y los acreedores. Aunque, lo cierto es que, estas negociaciones, tienen poco sentido porque Argentina no podrá respetar ningún acuerdo dado que insiste en su sistema estatista, sin fuertes desregulaciones, ni fuertes privatizaciones, que la ha llevado a que, en los últimos 45 años, tuviera 15 recesiones… y vendrán más y peores.

                Hasta ahora -quién sabe qué depara el futuro- los Cedears han sido la estrella destacando Mercado Libre, cuya acción en Wall Street acumula un alza de casi 70% en el año, y 164% a través de Cedear mientras que el de Globant sube 148%, el de Apple 112% y el de Amazon 160%.

                 Y, por cierto, está el refugio por excelencia, el Oro. Como era lógico y avisamos no para. Hoy ronda los US$ 1.810/onza y se revaloriza cerca de un 20% en lo que va del año. Según datos del Consejo Mundial del Oro, las entradas netas a ETF (fondos cotizados) respaldados por oro alcanzaron los US$ 5.600 M en junio, llevando las existencias globales a un nuevo máximo histórico de 3.621 toneladas después de que se añadieran 734 toneladas en el semestre.

                Comprar oro físico no es recomendable. Para los minoristas, existen los Futuros, los ETF y los Fondos que inviertan en oro como el DWS Invest Gold and Prec Mtl Eqs TFC que sube 18% en dólares a cinco años, también el BGF World Gold X2 EUR. O Cedears de empresas mineras como Barrick Gold (123% en 2020) o Yamana Goldel. Los rendimientos en el siguiente cuadro están expresados en euros:

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Para inversores potentes: Carry trade con bonos australianos

Por Alejandro A. Tagliavini*

                 Cuenta Masaki Kondo que el control de la curva de rendimiento por parte del gobierno está convirtiendo a Australia en una meca del “carry trade”. Cuando no, los Estados, con sus artificiales (esto es, contra natura, coaccionadas) interferencias están creando fortunas sin que conlleve trabajo ni producción.

                  La curva más pronunciada de Australia es el resultado de dos factores. El primero es el aumento de la emisión de bonos para financiar el estímulo fiscal del gobierno, que ejerce una presión al alza sobre los rendimientos de los bonos a más largo plazo. El segundo es la política de control de la curva de rendimiento del Banco de la Reserva de Australia que mantiene los rendimientos a tres años anclados en 0.25%.

               Como se ve en el gráfico, al igual que otros mercados importantes, el gobierno australiano ha aumentado las ventas de bonos para financiar medidas de estímulo récord para hacer frente a la brutal crisis provocada por las cuarentenas y demás restricciones a los mercados. Ya tuvo dos ventas de deuda récord este año. El martes, vendió AUD 17.000 M (USD 12.000 M) de bonos con vencimiento en 2025, lo que provocó un aumento de la demanda de los fondos de cobertura y de los bancos centrales.

               La curva de rendimiento de Australia es la más empinada entre los principales mercados soberanos, y comprar en estos casos suele ser una apuesta ganadora claro que, si se compra desde afuera, también hay que considerar el cambio de divisa (US$), o si se compra desde Europa el cambio con el euro.

               En momentos en que, las apuestas sobre el control de las curvas de rendimiento están popularizándose, lo cierto es que de momento se puede ganar más en países que ya tienen una y que están atrayendo a los inversores “Down Under” (australianos). Los inversores pueden explotar esa diferencia pidiendo préstamos a tasas más bajas a corto plazo e invirtiendo más arriba en la curva.

               Por ejemplo, se podría emplear una estrategia de “carry-and-roll”, pidiendo prestado durante un corto período de tiempo a tasas relativamente más baratas para comprar bonos de mayor rendimiento a largo plazo. Luego, los jugadores ganan “carry” del cupón del bono y “roll” de su apreciación del capital a medida que la nota se desliza hacia abajo en la curva hacia el vencimiento. Cuanto más pronunciada es la curva de rendimiento, mayor es la ganancia.

                El diferencial entre los bonos australianos a dos y 10 años ronda los 60 puntos básicos, en comparación con alrededor de 46 puntos básicos de los de EE.UU. Y solo 16 puntos básicos en Japón. Una estrategia de carry-and-roll funciona mejor si las tasas se mantienen poco cambiadas, y difiere de las llamadas apuestas de aceleradores de curva donde los operadores esperan que los rendimientos a más largo plazo sigan aumentando.

                Los inversores japoneses, en particular, están aprovechando las oportunidades en el mercado australiano. Los fondos de la nación asiática compraron US$ 6.000 M de deuda australiana en mayo, la mayor cantidad de datos desde 2005, según el informe de balanza de pagos del Ministerio de Finanzas a principios de este mes.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Tax the millionaires? Tax the poor!

Alejandro A. Tagliavini *

             Is about time to discover the demagogues and say that all taxes fall on the weakest. In fact, the State, the monopoly violence – always destructive – is undoubtedly the main creator of poverty, if not the only one.

             More than 80 billionaires published an open letter urging governments to raise taxes “immediately” and “permanently” to the wealthiest to finance the recovery. Signatories include Ben and Jerry’s Ice Cream Co-Founder Jerry Greenfield, Screenwriter Richard Curtis, Filmmaker Abigail Disney, Former Managing Director of BlackRock Inc. Morris Pearl, and Danish-Iranian businessman Djaffar Shalchi.

             For years, millionaires like Warren Buffett and Bill Gates have asked for more taxes. A year ago, a group that included George Soros, Facebook co-founder Chris Hughes, and the heirs to Hyatt and Disney also published a letter suggesting a fortune tax.

             First and foremost, they should demand that restrictions – via the state monopoly of violence – be lifted on markets that are nothing but people working, producing, and trading peacefully and voluntarily. Because these restrictions, especially quarantines, are on track to double the number of deaths from starvation.

             Then it would be interesting to know how they made their fortune. It happens that some of them have done it, precisely, taking advantage of state power -violence- as is the case of Bill Gates, who favors himself with the “copyright laws” that institute intellectual monopolies, as if ideas had an owner, impeding competition making the products more expensive to the poor.

              In that open letter published in anticipation of the G20 finance ministers meeting and an extraordinary European summit, the group calling itself “Millionaires for Humanity” claimed that the wealthiest “have a critical role … to heal the world “

             Let’s see, if “Millionaires for Humanity” is voluntarily determined to help, why do they insist in being forced by the state violence, to pay taxes? why not become an NGO and donate voluntarily? It seems that they want to “escape the bundle”. It is that a private foundation would be financed directly with its resources, instead the taxes will derive them downwards.

             No society has made the poor richer by making the rich poor” says one of the best Spanish economists, Daniel Lacalle. When the State coercively takes resources from a company, this company must cover that gap because it exists to obtain profits and thus attract investments and be able to grow in the service it provides to the community.

             So, it will cover that cost, for example, by raising prices or lowering wages. In other words, the greater the economic capacity of a person, the more forcefully the taxes will be transferred downwards until they reach the unemployed person who has to absorb the increase in prices without being able to transfer it due to the lack of income to increase.

             Demagogues say that money coercively withdrawn from the market returns to welfare. In the first place, little of the proceeds ends in welfare and then what theoretically goes to the poor goes through a bureaucracy -and corruption- that consumes a good part and, therefore, what reaches the poor is less than what was taken from them : This is how poverty exists, because of state violence.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Impuesto a la riqueza? ¡A los pobres!

Por Alejandro A. Tagliavini*

             Es hora de descubrir a los demagogos y decir que todos los impuestos caen sobre los más débiles. De hecho, el Estado, la violencia que monopoliza- siempre destructiva- sin dudas es el principal creador de pobreza, sino el único.    

             Más de 80 multimillonarios publicaron una carta abierta instando a los gobiernos a subir impuestos, “inmediatamente” y de “forma permanente”, a los más ricos para financiar la recuperación. Entre los firmantes está el cofundador de los helados Ben and Jerry’s, Jerry Greenfield, el guionista Richard Curtis, la cineasta Abigail Disney, el exdirector gerente de BlackRock Inc., Morris Pearl, y el empresario danés-iraní Djaffar Shalchi.

             Durante años, millonarios como Warren Buffett y Bill Gates han pedido que se les grave más. Hace un año, un grupo que incluía a George Soros, al cofundador de Facebook, Chris Hughes, y a los herederos de Hyatt y Disney, también publicaron una carta sugiriendo un impuesto sobre la fortuna.

             En primer lugar, antes que nada, deberían exigir que se levanten las restricciones -vía monopolio estatal de la violencia- a los mercados que no son sino las personas trabajando, produciendo y comerciando en paz y voluntariamente. Porque estas restricciones, sobre todo las cuarentenas, van camino de duplicar la cantidad de muertos por inanición.  

              Luego, sería bueno saber cómo hicieron su fortuna. Es que algunos la han hecho, precisamente, usufructuando el poder -la violencia- estatal como en el caso de Bill Gates que se favorece con las “leyes de copyright” que instituyen monopolios intelectuales, como si las ideas tuvieran dueño lo que, a falta de competencia, encarece los productos que terminan pagando los pobres.

              En esa carta abierta publicada anticipándose a la reunión de ministros de finanzas del G20 y de una cumbre europea extraordinaria, el grupo que se hace llamar “Millonarios por la Humanidad“, afirmó que los más ricos “tienen un papel fundamental… para sanar al mundo”.

             A ver, si “Millonarios por la Humanidad” está voluntariamente decidida a ayudar a qué viene exigirle al Estado que los obligue, por qué no se convierte en una ONG. Pareciera que, en realidad, quieren “escaparle al bulto”. Es que una fundación privada se financiaría directamente con sus recursos, en cambio a los impuestos los derivarán hacia abajo.

             “Ninguna sociedad ha hecho más ricos a los pobres haciendo pobres a los ricos”, asegura uno de los mejores economistas españoles, Daniel Lacalle. Cuando el Estado quita coactivamente recursos a una empresa tiene que cubrir ese bache porque existe para obtener ganancias y así atraer inversiones y poder crecer en el servicio que presta a la comunidad.

             Entonces, cubrirá ese costo, por ejemplo, aumentando precios o bajando salarios. O sea, cuanto mayor es la capacidad económica de una persona, con más fuerza derivará los impuestos hacia abajo hasta el desempleado que tiene que absorber el aumento de precios sin poder trasladarlo al no tener ingreso para aumentar.

             Dicen los demagogos que el dinero coactivamente retirado del mercado vuelve en asistencia social. En primer lugar, poco de lo recaudado termina en asistencialismo y luego lo que teóricamente se dirige a los pobres pasa por una burocracia -y corrupción- que consume buena parte y, entonces, lo que llega al pobre es menos de lo que se le quitó: así es como existe la pobreza, por culpa de la violencia estatal.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: