Buscar

Alejandro A. Tagliavini

"Hay quienes piensan distinto a mí, incluso yo, al cabo del tiempo, pienso distinto a mí", J.L. Borges

La naturaleza sigue siendo sabia y esplendorosa

7 Fenómenos de la naturaleza que debes ver antes de morir

Por Alejandro A. Tagliavini*

                       ¿¡Dónde está Greta Thunberg!?

                       Mostrando su incoherencia, muchos medios y gran parte de la opinión pública, después de entronarla como semi diosa en un chispazo la descartaron, ya no existe. Por cierto, solo gente muy tóxica como Greta puede afirmar que “no quiero tu esperanza, ni quiero que la tengas. Quiero que entres en pánico…” y el pánico nubla la razón e induce reacciones primarias como la violencia.

                       Además de tóxica, era incoherente. Llamaba a la violencia, no solo al provocar pánico, sino cuando exigía que los Estados utilizaran su poder policial para forzar leyes que, supuestamente, defenderían a la naturaleza. ¿Con violencia?

                       Dice Tomás de Aquino que: “La violencia se opone directamente a lo voluntario como también a lo natural, por cuanto es común a lo voluntario y a lo natural el que vengan de un principio intrínseco, y lo violento emana de principio extrínseco”. Etienne Gilson asegura que para el Aquinate “Lo natural y lo violento se excluyen recíprocamente”. Copiando a Aristóteles, que definía, “hay violencia siempre que la causa que obliga a los seres a hacer lo que hacen es exterior a ellos”.

                       Irónicamente, los mismos medios que se dejaban llevar por el pánico para “defender la naturaleza”, hoy siguen azuzando el miedo, pero esta vez acusando a la naturaleza -un virus no creado por el hombre- de ser la responsable.

                       La información de muchos medios es tendenciosa. Todos los días reportan las cifras de “contagiados” que no son tales -mienten- sino que son los detectados supuestamente positivos, mientras que los contagiados reales seguramente son muchísimos más ya que se estima que de gripe se contagia alrededor del 70% de la población. Un periodista español, por caso, escribió que “España supera los 50.000 muertos a causa del coronavirus…” y agrega, con tono melodramático, “A los que seguimos con vida…” pues los que siguen con vida son el 99,9% de los 46.649.469 de españoles.

Algunos medios llegan a la ridiculez de decir que ¡la gripe ha desaparecido mientras que los muertos por Covid igualan a los que antes morían por gripe!                         

                       Ahora, resulta que 50.000 -otorgando que esta cifra sea cierta cuando está claro que es exagerada- son los que mueren todos los años por gripe. Según ABC los muertos por influenza son 6.300 por campaña, y Statista va todavía más lejos y dice que en 2018 murieron solo 1853 por gripe. Pero El Independiente ya en 2019 los desmentía y publicaba que entre el 15 y el 20% de todos los muertos tenían el virus de la gripe. Según la OMS -organismo burocrático y corrupto si los hay, dirigido por un marxista- morían por influenza cada año hasta 650.000 ya en 2017. Considerando que la población mundial es de 7500 millones, y extrapolando, es creíble que entre los españoles mueran unas 42.000 personas al año por gripe.

                       En 2020, la salud de los españoles en general ha mejorado. En 2019 España fallecieron en total 417620 personas, ya casi terminando 2020 murieron 410262 (al 30/12/2020) según Countrymeters. Le pregunté al dueño de una de las más importantes empresas de seguros médicos (“prepaga”), que contiene a miles de profesionales de la salud, si sus servicios estaban saturados. Me dijo: “no, todo normal… Cuando esto pase nos daremos cuenta de lo ridículo que fue todo esto”.

                      “Hemos vivido un 2020 malo”, se quejan muchos. Definitivamente no es culpa de la naturaleza, que sigue siendo infinitamente sabia y esplendorosa, sino de la violencia de los humanos con la que se han impuesto confinamientos y otras violaciones al derecho humano de la libertad que, para empezar, significará una caída en la economía global que se traducirá en cientos de millones de hambrientos según la ONU, y muchísimas otras calamidades

                      Mintiendo como es su costumbre, la OMS publicó que “La pandemia… ha perturbado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93% de los ‎países… (justo cuando) la pandemia está provocando un incremento de la demanda”. El virus, “la pandemia”, puede infectar a las personas, pero el problema catastrófico de salud mental es culpa de la violencia estatal, los confinamientos y demás. ‎

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Perspectivas para los mercados 2021

Por Alejandro A. Tagliavini*

              En general, las únicas inversiones que valen la pena en Argentina, dada la caída inexorable de la economía mientras el gobierno siga creyendo que los problemas se resuelven reprimiendo al mercado y sus “errores”, es, precisamente apostar a un incremento del IPC o a una devaluación oficial o a la caída del peso frente a los “dólares libres” y el blue.

               El REM del BCRA estima que los precios aumentarán más del 50% en 2021. Lo que tiene sentido si consideramos que la verdadera inflación -como expliqué en notas anteriores- es la que marca el blue que subió casi el 70% sobre la “inflación” (IPC en rigor) oficial y, por tanto, tenderán a equilibrarse.

               Tarde o temprano -y de adivinar estos tiempos dependen las ganancias futuras- IPC, dólar oficial y blue tendrán que equilibrase. Entonces, como muestra el siguiente gráfico, los precios tienen un recorrido potencial del 70%, el dólar oficial casi la misma brecha, mientras que el CCL y el MEP siguen de cerca al blue.

                Probablemente al gobierno le costará más trabajo controlar al IPC, de modo que se dispararía más rápido que el dólar oficial. En tanto que el blue, básicamente, está ligado a la inflación real, esto es, al aumento del exceso de emisión en tiempo real, que probablemente sea el factor más controlado, de momento.

                Los más pesimistas calculan que las necesidades de financiamiento del Estado Argentino para 2021 llegan hasta los $ 4 B para hacer frente a todos los compromisos, equivalente a un 10% del PBI. En mi opinión, el gobierno seguirá licuando con fuerza el gasto con lo cual estas necesidades financieras se retrasarán y, en todo caso, irónicamente, lo que más podría disparar la emisión y, por ende, la inflación es el déficit cuasi fiscal, es decir, el pago de los intereses de la deuda emitida por el Tesoro y la refinanciación de las Leliq y los pases pasivos, o sea, los instrumentos del propio BCRA para “absorber los excedentes de pesos”.

                Para hacerla corta, es imposible predecir al mercado y tampoco sabemos qué hará el gobierno realmente considerando que los políticos cambian de reglas todos los días, pero todo indica que, de momento, el IPC aumentará más que el dólar oficial que, para Econviews por caso, durante 2021 pasará de $85 a $134, una suba de casi 60%, incluso más que el blue.

                 Así, hoy resultan atractivos todos los bienes atados al IPC, como los bonos atados al CER, luego, para los que no tienen cuenta afuera, algunos CEDEAR según evolucione Wall Street y, finalmente, los bonos dólar linked que, por cierto, a diferencia de los atados por CER, hoy los que vencen en 2021 tienen un rendimiento negativo.

                   Entonces, veamos como viene el exterior. Wall Street termina el año aflojando y, tanto en S&P 500 como el Nasdaq, se están amesetando como  se ve en la figura siguiente, dejando atrás sus recientes máximos históricos. Pero todavía el Dow Jones gana un 5,82% en el año, el S&P 500 acumula una rentabilidad en 2020 del 14,6% y el Nasdaq 100 gana un 45,55% desde enero.

                  La atención de los inversores ha estado en los últimos avances en relación con el plan de estímulo fiscal del Congreso de EEUU, y el final del jueves pasado de las negociaciones en Europa para alcanzar un acuerdo comercial definitivo por el Brexit que podría repercutir en las bolsas este lunes.

                   Entretanto el Bitcoin no encontraba techo y llegó a superar el récord de los USD 28100 y, aunque en mi opinión se avecina una corrección independientemente de cómo siga en el futuro, lo cierto es que tiene prensa tan masiva y buena que su capitalización (de unos USD 500.000 M) llegó a superar a la de TSMC, Samsung y Visa.

                      Y casi diez veces que la capitalización de Moderna -aun cuando han “confirmado” que su vacuna sirve para las nuevas cepas (¡y las que vendrán!)- al caer sus acciones un 5,3% en la última sesión quedando su capitalización bursátil en USD 48.826 M.

                      También, increíblemente, Tesla al entrar en el S&P 500 tuvo una corrección esperable que comenté en la nota anterior, pero mucho más breve de lo que el consenso suponía. Por cierto, hay tres acciones poco comentadas que merecen ser destacadas por su desempeño en 2020 y su proyección en 2021.

                      Las acciones de Crowdstrike Holdings Inc (NASDAQ:CRWD) -especialista en ciberseguridad- suben alrededor del 351% en 2020, ya que esta empresa se ha beneficiado de la robusta demanda de las corporaciones para hacer más seguras sus redes informáticas a medida que más personas recurren al teletrabajo, ascendiendo la valoración de la compañía a aproximadamente USD 45.200 M.

CrowdStrike Daily Chart

                Luego Chewy Inc (NYSE:CHWY), considerado el principal vendedor online de alimentos para mascotas cuyas sus acciones se dispararon 267,9% este año quedando con una valoración de mercado de USD 44.400 M.

Chewy Daily Chart

               Y, finalmente, Roku Inc (NASDAQ:ROKU) ha sido uno de los mejores actores siendo que sus acciones aumentaron casi 165% en 2020, gracias a la rápida expansión de usuarios de este proveedor de plataformas de medios de streaming, llegando a una capitalización de mercado de unos USD 43.500 M.

Roku Daily Chart

                   Este lunes los inversores financieros estarán pendientes del indicador de actividad manufacturera de la Fed de Dallas, así como la producción industrial japonesa del mes pasado. Al día siguiente destaca la difusión de la evolución de los precios de la vivienda, y la balanza comercial de EE.UU. que aumentaría este mes en USD 1.200 M, hasta 81.500 M.

                   El jueves, además de las peticiones semanales de subsidios de desempleo estadounidenses, será el turno para los indicadores adelantados PMI del Instituto Nacional de Estadísticas de China, de los que se espera que muestren la moderación de la expansión de la economía china, con lo que el PMI manufacturero podría retroceder 0,2 puntos hasta 52,1 y el de servicios bajaría a 56,3 puntos desde los 56,4 en noviembre.

                  Por cierto, es esperable que esta semana descienda el volumen y la volatilidad en los mercados por el cierre de algunas bolsas. Londres no abre este lunes y no habrá contratación en Alemania e Italia el jueves, y el viernes estarán cerradas casi todas las plazas del mundo por el Año Nuevo, excepto China o Japón.

                 De cara al 2021, en sus estrategias de inversión, analistas y gestores han situado a las bolsas emergentes, con Asia a la cabeza, como el activo donde hay que estar posicionado. Las mejores perspectivas de recuperación en estos países avalan esta visión, pero también los fundamentales. Los emergentes podrían beneficiarse de la subida de los precios de las materias primas y sus economías se expandirían un 5,6% en 2021 y un 4,3% en 2022, tras una contracción del 2% en 2020.

                Los principales índices emergentes cuentan, de media, con un potencial alcista del 14%, frente al 11% de los indicadores europeos y el 7% de los índices de Wall Street. Unas valoraciones optimistas si se tiene en cuenta que el índice que engloba a las principales bolsas emergentes, el MSCI Emerging Markets, acumula una subida en 2020 del 12%, en línea con las ganancias del índice de bolsa global. Hong Kong y México son las únicas de las grandes plazas emergentes que aún cotizan en negativo en 2020.

              El consenso de Bloomberg concede un potencial alcista del 19,5% al Moex ruso, un 18,7% al Hang Seng de Hong Kong y un 15% al CSI 300, que aglutina a las 300 principales acciones negociadas en las bolsas de Shanghai y Shenzhen. Le sigue el Bovespa brasileño, con un 15%, y el IPC mexicano, con un 13%. Más rezagado se queda el Sensex indio, con un potencial alcista del 4,6%.

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Jesus Christ was not born in Bethlehem, but died from Covid

Quién es el Anticristo? (y II) - Forum Libertas

By Alejandro A. Tagliavini *

                Javier Sampedro lies in a column in El País by assuring that “The mutant of the coronavirus that has spread through London and the south of England, which has suppressed flights, jammed trucks …”. The virus may have infected people, but the suppression of flights and the jamming of trucks is the work of politicians, governments. Tell the truth! You are not a journalist to lie.

              Then he says that “The SARS-CoV-2 of our loves mutates continuously, like all viruses …” then, as one English media called, “if all viruses mutate, what is this panic they want to instill?” George Orwell, in “1984”, wrote that the population is kept in continuous fear, with news that are permanently contradicted, to justify a permanent state of emergency that justifies totalitarianism.

                  This “journalist” ends by saying “welcome be the VUI-202012/01 mutation, a message from heaven to cancel Christmas”. He confuses Heaven with the Hell that he represents – his subconscious gives it away when he writes “The SARS-CoV-2 of our loves” – and ends Christmas, that is, Christ was not born in Bethlehem and was killed by Covid, without resurrection possible.

                   The totalitarian state that Orwell described sought to brainwash by misrepresenting words and content: “war is peace, freedom is slavery, ignorance is force.” Today, those who promote forced confinements tell us “the ‘war’ against the virus is for peace”, “the freedom to ‘spread the virus’ kills” and “to love is to distance oneself”, “to ignore others is strength” and betraying them an honor.

                   And there are also media that manipulate statistics. Infobae, for example, publishes a note from Mike Stobbe (“The United States exceeded 3 million deaths in a year for the first time in history“) showing statistics that, even if they are true, disallow the panic that the title tries to instill. He says that in 2020 in the US deaths increased 15% to 3 or 3.2 million, 400,000 more than in 2019 (2,854,838) but admits that only 318,000 died from Covid, barely a tenth.

                    According to Statista, the US population by the end of 2020 would add about 1.8 million more than in 2019. Thus, a death rate of 0.88%, according to Knoema, implies that normally in 2020 about 16,000 people should die more than in 2019, that is, precisely, almost 2.9 million.

                    I do not know which statistics are true, neither does this journalist whose purpose is to create panic with all the damage that this means for society, such as that panic calls for violence by clouding reasoning causing primary reactions.

                    I do not mean to deny the Covid. There are, from serious scientists to paid bureaucrats when not corrupt, who affirm from the nonexistence of the virus to this is the end of the world. I don’t know who, if any, is right. But I do have humility and, therefore, I would not impose my ideas by force.

                    But those who are dedicated to creating panic intend to force, with the state monopoly of violence, all kinds of violations of the human right to freedom that, like all violence – Aristotle already said – only destroys nature, the cosmos and, hence, destroys humankind. And undoubtedly, due to famines and other calamities, based on UN data, hundreds of millions of people will die due to the economic downturn because of this state violence, many more than those that even in the worst case would have the Covid killed.

                        Fortunately, nature is invincible against the tiny human being and, just as the USSR fell – by its own weight – those who promote violence and all kinds of curtailment of the human right to freedom, to life, will fall.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Jesucristo no nació en Belén, pero murió por Covid

Quién es el Anticristo? (y II) - Forum Libertas

Por Alejandro A. Tagliavini*

                Javier Sampedro miente en una columna en El País al asegurar que “El mutante del coronavirus que se ha expandido por Londres y el sur de Inglaterra, que ha suprimido vuelos, atascado camiones…”. El virus habrá infectado personas, pero la supresión de vuelos y el atasco de camiones es obra de los políticos, los gobiernos. ¡Decir la verdad! No se es periodista para mentir.

                Luego dice que “El SARS-CoV-2 de nuestros amores muta continuamente, como todo virus…” entonces, como titulaba un medio inglés, “si todos los virus mutan a qué viene este pánico que quieren infundir”. George Orwell, en “1984”, escribió que se mantenía a la población en continuo miedo, con noticias que se contradicen permanentemente, para justificar un estado de emergencia permanente que justifique el totalitarismo.

                  Este “periodista” termina diciendo “bienvenida sea la mutación VUI-202012/01, un mensaje del cielo para cancelar la Navidad”. Confunde Cielo con el Infierno que el representa -su subconsciente lo delata cuando escribe “El SARS-CoV-2 de nuestros amores”- y da por terminada la Navidad, es decir, Cristo no nació en Belén y lo mató el Covid, sin resurrección posible.

                   El Estado totalitario que describía Orwell pretendía lavar los cerebros tergiversando palabras y contenidos: “la guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es fuerza”. Hoy, los que promueven los confinamientos forzados nos dicen “la ‘guerra’ contra el virus es por la paz”, “la libertad de ‘propagar el virus’, mata” y “amar es distanciarse”, “ignorar al prójimo es fuerza” y delatarlo un honor.

                   Y también hay medios que manipulan estadísticas. Infobae, por caso, publica una nota de Mike Stobbe (“Estados Unidos superó los 3 millones de muertos en un año por primera vez en la historia”) mostrando estadísticas que, aun si son ciertas, desdicen el pánico que el título intenta infundir. Dice que en 2020 en EE.UU. las muertes aumentaron 15% hasta los 3 o 3,2 millones, 400.000 más que en 2019 (2.854.838) pero admite que por Covid solo murieron 318.000, apenas la décima parte.  

                      Según Statista, la población de EE.UU. para fines de 2020 sumaría unos 1,8 millones más que en 2019. Así, una tasa de mortalidad del 0.88%, según Knoema, implica que normalmente en 2020 deberían morir unas 16.000 personas más que en 2019, es decir, precisamente, casi 3 millones.

                      No sé qué tan ciertas son estas estadísticas, tampoco lo sabe este periodista cuyo fin es crear pánico con todo el daño que eso significa para la sociedad, como que el pánico llama a la violencia al nublar el raciocinio provocando reacciones primarias.

                      No pretendo negar el Covid. Hay, desde científicos serios hasta burócratas pagados cuando no corruptos, que afirman desde que el virus no existe hasta que es el fin del mundo. No sé quién, si acaso alguno, tiene razón. Pero sí tengo humildad y, por ello, no impondría por la fuerza mis ideas.

                         Pero los que se dedican a crear pánico pretenden forzar, con el monopolio estatal de la violencia, todo tipo de violaciones al derecho humano de la libertad que, como toda violencia -ya lo decía Aristóteles- solo destruye a la naturaleza, al cosmos y, por ende, al hombre. Y sin dudas, por hambrunas y otras calamidades, en base a datos de la ONU, por el bajón económico debido a esta violencia estatal morirán cientos de millones de personas, muchas más que las que hasta en el peor de los casos hubiera matado el Covid.

                        Por suerte, la naturaleza es invencible frente al diminuto ser humano y, así como cayó la URSS -por su propio peso- caerán quiénes promueven la violencia y todo tipo de cercenamiento del derecho humano a la libertad, a la vida.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Todo lo que sube cae, momento para mirar al oro

Por Alejandro A. Tagliavini*

          Como dije en notas anteriores, la inflación es el exceso de emisión monetaria por sobre la demanda en tiempo real. Mientras que el IPC tiene en cuenta solo una canasta que es arbitraria -de hecho, hay mediciones diferentes- y que hoy está desactualizada desde que, por ejemplo, muchos no usan transporte público y, en cambio, utilizan internet más intensamente.

            Es cierto que la inflación, desde que es depreciación de la moneda, tiende a aumentar el IPC, pero resulta que los precios en Argentina han sido comprimidos con subsidios, “precios cuidados”, recesión y otras cuestiones. En cambio, el dólar blue al evidenciar la devaluación del peso de manera más pura es un mejor indicador de la inflación que difiere mucho con la difundida por el gobierno como puede verse en esta curva del profesor Steve Hanke que la calcula en base al blue, y en PPA:

               Este gráfico denota dos cosas importantes. Primero, la inflación interanual ha sido muy superior a la estimada por el gobierno y, segundo, viene bajando, baja el blue. La realidad es que el motivo de fondo por el que baja el blue, la inflación, es porque el gobierno ha licuado fuertemente el gasto que venía financiando con mucha emisión.

               Según analistas, entre diciembre y marzo se espera que el BCRA tenga que emitir un total cercano a los $700.000 M, y esto asusta y dicen que complicará la inflación. A ver, ese monto equivale a USD (blue) 4500 M o alrededor del 2% del PBI lo que no es una cifra significativa. El balance de la Fed, la contracara de la emisión, aumentó en 2020 más del 20% del PBI, claro que el dólar tiene mucha más demanda global.

               Ahora, otro error grave es no comprender que la inflación se da en tiempo real, es decir, en el mismo instante en que se emite exageradamente ya se produjo, aunque, como no es el IPC, puede no reflejarse en los precios inmediatamente. Así, hay analistas que estiman que las necesidades de emisión del gobierno podrían hasta duplicarse a lo largo del año que viene, por la posibilidad no solo de una suba en la tasa sino en el stock de Leliq y Pases, a partir de “la creciente necesidad del BCRA de esterilizar” todo lo emitido por el canal del financiamiento al Tesoro.  

                Pero absorber dinero tiempo después de haberlo emitido en exceso no solo que no es antinflacionario, sino que “seca la plaza” pero de mal modo, es decir, seca la demanda de dinero con lo cual, por el contrario, es inflacionario desde que se agranda la brecha con la oferta. Y, para remate, al secar la plaza quita fondos que deberían ir a la producción y el consumo tirando abajo el PBI.

                Ahora, sí es esperable que aumente el IPC, precisamente, porque la inflación real, aunque ahora cae, fue superior y los precios quedaron muy atrasados por la represión estatal con subsidios, precios cuidados y demás: hoy, por ejemplo, se da la ridiculez de que, por el cambio oficial, conviene comprar un celular aquí y venderlo en su país de origen haciendo una diferencia.

                En cuanto al PBI, los meses de abril-junio fueron los que mayor impacto de la cuarentena tuvieron, entonces obviamente se produjo un fuerte rebote durante el tercer trimestre del 12,8%. Pero, en la comparación interanual, está todavía 10% por debajo. Y ni siquiera con precios récord de los granos, por lo que ingresarían 17% más dólares en 2021, el PBI aumentará porque el gobierno sigue reprimiendo con impuestos y regulaciones al mercado que, por lo tanto, cada vez produce menos.

                  Dólar quieto por un tiempo a causa de la caída en la inflación, economía en caída libre e IPC en aumento quizás convenga stockear mercadería o mirar afuera, pero las cosas no vienen bien porque los políticos siguen insistiendo en reprimir aun más los mercados. No es lugar para discutir la necesidad o no de las “medidas sanitarias” implementadas por los gobiernos, pero sí debe quedar claro que son estas medidas y no la “pandemia” lo que causa la debacle económica y ahora, con la nueva cepa, tratan de esfumar el poco optimismo que se logró con las vacunas y el acuerdo para el estímulo fiscal en EE.UU. por unos USD 900.000 M.

                   Así, tras establecer un nuevo máximo histórico el jueves pasado, los principales índices de Wall Street se presentan flojos, en particular el S&P 500, irónicamente, en parte arrastrado por Tesla que hoy desembarcó en este índice en un momento en que sus acciones se negocian a 170 veces los beneficios, previstos por el consenso, el próximo año. La actual capitalización de la compañía, de USD 600.000 M, se sumará al índice bursátil de cabecera con un peso de alrededor del 1,5% quedando detrás de Facebook pero encima de Berkshire Hathaway, Johnson & Johnson, JPMorgan Chase o Visa. Aunque, según las proyecciones de beneficio para 2021, la compañía representan sólo el 0,2% del total de S&P 500.

                    Esto reducirá tanto el promedio de beneficios y dividendos por acción del S&P 500 en alrededor de un 1%. Conclusión, por aquello de comprar con el rumor -de la inclusión de Tesla en el S&P 500- y vender con la noticia, más allá del optimismo en el mediano plazo es de manual una corrección importante estos días.

                    Por su parte el dólar cae -un 9% con respecto al euro en lo que va del año- precisamente por la enorme emisión monetaria, con lo que todos los activos se valorizan con respecto a la moneda de EE.UU. Así, cayendo el dólar y las bolsas los inversores buscan refugio en los bonos del Tesoro aun cuando su precio sube hasta provocar que el rendimiento sea negativo en términos reales. Nos queda en Bitcoin (BTC), el oro y, por qué no, la soja entre los valores más destacados.

                    El Bitcoin (BTC) se ha disparado a un récord justo cuando miles de millones de dólares institucionales han huido del oro y algunos querían ver en esto un reemplazo. Y la verdad es que el BTC tiene algunas ventajas sobre el metal: para el inversor común es mucho más fácil, seguro y transparente de manejar porque, entre otras cosas, no hay dudas sobre la pureza como cuando se compra oro físico.

                  La capitalización de mercado de Bitcoin es actualmente solo un 3,1% del tamaño del oro. Si eso aumenta al 5%, implicaría un precio de USD 31.300 para el BTC que hoy cotiza alrededor de USD 22.800. Además el BTC, encuentra cada vez más admiradores como el administrador de activos más grande del mundo, BlackRock Inc. Y cada vez más personas, “billeteras”, interactúan con esta ciber moneda:

Fuente: ByteTree, Glassnode

                  Ahora, lo cierto es que, a pesar del optimismo de algunos que llegan a pronosticar el BTC en hasta USD 300.000, es esperable una corrección estos días y no porque Musk lo haya menospreciado en favor de otra ciber moneda, sino porque ya ha subido mucho (150% este año) y, dada su tradicional volatilidad, frente a un escenario de aversión al riesgo a medida que los políticos se las ingenian para seguir creando pánico, ahora con “la nueva cepa” para la que no serviría la vacuna.

                    En cuanto al oro, acumula una rentabilidad próxima al 24% desde enero en tanto que las acciones de las mineras ganan un 22%. Si el oro no se disparó aún más es porque los fondos como las “oficinas familiares” (Family Offices, que invierten los fondos de familias ricas y otros grandes inversores) habrían cambiado sus tenencias de fondos cotizados en bolsa de oro por la moneda digital, según JPMorgan Chase & Co. Los fondos respaldados por lingotes han caído 93 toneladas de metal, por un valor de unos USD 5.000 M desde octubre.

                  Y, los bancos centrales durante dos meses fueron vendedores netos, aunque ahora han recuperado las compras: en octubre, las reservas oficiales mundiales de oro aumentaron 22,8 toneladas en términos netos. Sin embargo, en el largo plazo es muy probable que estos bancos se vean forzados a vender sus reservas de oro dado el Estado calamitoso de los balances de muchos.

                        En cualquier caso, el oro tiene una larga historia como depósito de valor, que el BTC no puede igualar, siendo el resguardo conservador por excelencia. Goldman Sachs mantiene su objetivo de precio del oro para 2021 en USD 2300.

                        Y por qué no la soja. Irónicamente, el mayor comprador global, China, es uno de los países que menos restricciones tiene con la excusa de la “pandemia” con lo cual su economía crece como pocas lo que, entre otros factores, ha provocado -y promete seguir- que este grano, que ya tocó hoy un récord en seis años de USD 455/tn, suba 35% en lo que va de 2020.

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

El Bitcoin sigue dando cátedra

Por Alejandro A. Tagliavini*

             Como había señalado en una nota anterior, el Bitcoin (BTC) está dando una magistral clase de economía que tiene un claro corolario: el mercado es de suyo impredecible, hace lo que se le antoja y cuando se le antoja.

             De modo que, justamente, el éxito empresario -y de la economía en general- dependerá de la capacidad de prever un futuro lo suficientemente amplio, no planificado, de modo de tener la mayor posibilidad de acertar; y de la capacidad de formar un orden lo suficientemente espontáneo y natural, no planificado, tal que pueda rápidamente adaptarse a lo que sobrevenga en tiempo real, como describieron Jerry Ellig, de la George Mason University, y Wayne Gable del Center for Market Processes, entre otros.

            Y el remate se da cuando el Estado, haciendo uso de su fuerza policial, impone de manera rígida condiciones -regulaciones- al mercado que, como toda violencia, solo destruye desde que impide esa adaptación rápida y en tiempo real de los actores económicos.

            A pesar del tan esperado último informe del año de la Fed, el mercado es escéptico porque, por un lado, está claro que los estímulos fiscales -burbuja para hoy inflación para mañana- no cesarán por un tiempo, pero, por el otro se enfría el entusiasmo por las vacunas ya que se empieza a visualizar claramente que el problema no es “la pandemia” sino los confinamientos y otras represiones estatales a los mercados…  y a los políticos no hay vacuna que los cure.

            Así las bolsas se mantenían frías, y en búsqueda de otras alternativas el precio del BTC superó los USD 20.000 por primera vez ayer miércoles, minutos después de que un informe de ventas minoristas de EE.UU. sorprendentemente débil suscitara más especulaciones en torno a las agresivas políticas de recuperación de la nueva administración y la Fed -y el Banco Central Europeo- de cara al próximo año, es decir, más dinero “helicóptero -lanzado gratuitamente desde el aire- y por tanto, más inflación.

                Según Antoni Trenchev, cofundador y socio gerente de Nexo, el próximo objetivo son los USD 30.000. Lo cierto es que los administradores de activos de todo el mundo están buscando inversiones resistentes a la inflación para sus clientes. Una nueva encuesta a gestores de fondos globales realizada por el Bank of America (BofA) Merryl Lynch revela que el Bitcoin ha subido en la clasificación de “operaciones más populares” superando a las inversiones tradicionales como el oro y los bonos. 

                  Esta encuesta se realizó entre 217 administradores de fondos responsables colectivamente de USD 534.000 M en activos, y se preguntaba a los participantes si tenían posiciones largas en BTC y el 15% respondió afirmativamente, lo que triplica el total del 5% del mes pasado. Solo las acciones tecnológicas (52%) y las posiciones cortas en dólares (18%) ocuparon los primeros puestos.

                    En la misma encuesta se les preguntó qué clase de activos creen que destacará en 2021 y el Bitcoin quedó sexto entre todos. Lo que tiene, según los fans del cripto, una doble lectura: todavía son pocos los gestores que han “oído hablar” del BTC y, por tanto, tiene un gran espacio para el crecimiento.

            La encuesta del BofA también reveló que los gestores de fondos cuentan con insuficiencia de efectivo por primera vez desde 2013, después de comprar una cantidad desproporcionada de acciones, materias primas y otros activos, incluyendo Bitcoin, durante los últimos meses.

           El 18 de agosto de 2020, esta criptomoneda superó a BofA en capitalización de mercado por primera vez, y ahora lo supera en un 45%. Muchos están considerando seriamente la posibilidad de comprar BTC por primera vez, animados por el ejemplo de las famosas inversiones realizadas por MicroStrategy, Square y Paul Tudor Jones. Siguiendo este ejemplo, la compañía de seguros MassMutual y el gestor de inversiones Ruffer también revelaron compras masivas en la última semana.

              A la inflación esperada en todas las monedas estatales, se le suman las bajísimas tasas de interés, algunas incluso en negativo. Así, otras firmas, de Wall Street, han mostrado un mayor interés. Guggenheim Partners LLC, por ejemplo, dijo recientemente que podría invertir hasta el 10% de su Fondo de Oportunidades Macro de USD $ 5.300 M en un fideicomiso de Bitcoin. Un fondo de cobertura especializado en apuestas de volatilidad se ha convertido en uno de los mayores inversores en BTC después de comprar silenciosamente más de USD 600 M en criptomonedas y unir fuerzas con Alan Howard, cofundador de Brevan Howard Asset Management.

           One River Asset Management creó una nueva empresa para aprovechar el creciente interés en las criptos entre los inversores institucionales. Además de sus compras iniciales, tiene compromisos que llevarán sus tenencias de Bitcoin y Ether a aproximadamente USD 1.000 M a principios de 2021.

         Otro inversor de One River Digital es la mencionada Ruffer LLP, la firma de inversión del Reino Unido conocida por sus apuestas en la volatilidad del mercado, que reveló el martes una posición de 2,5% en Bitcoin en uno de sus fondos, y lo describió como “una póliza de seguro pequeña pero potente contra la continua devaluación de las principales monedas del mundo”.

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Populism is not just Latino, or the German Evita

Angela Merkel durante una rueda de prensa.

Alejandro A. Tagliavini *

               Two years ago, after an electoral setback, the Chancellor of Germany, Angela Merkel, announced that she will not seek re-election at the end of her term, in 2021, after twenty years at the head of her party, the CDU, and fifteen years at the head of the country. According to Evelyn Roll, author of a biography on Merkel, “it was a typical Angela move.” Demagogic? Time will tell.

                According to Eurobarometer, 53% of Germans consider that bribery is something widespread as it is with all politicians in the world. In 1999, the “Spendenaffare” uncovered the existence of irregular donations and ended with the resignation of Chancellor Helmut Kohl who admitted having received black money for his party.

               Merkel, Kohl’s “dolphin”, betrayed him and publicly called for his resignation, which paved the way for her to power. By the way, Heckler & Koch, the powerful arms manufacturer, between 2002 and 2011 donated up to 70,000 euros in support of Merkel’s CDU.

               Every time the current chancellor intervenes to talk about the “pandemic”, video editors prepare to work on images that they know will end up going viral in a few hours given her magnetic “charisma”. And a few days ago, it happened again. Merkel delivered a “passionate” -not to say demagogic- speech before the Bundestag, the parliament, in which she called for a brutal closure of shops and other restrictions on the human right to freedom as if it were the State, with its characteristic inefficiency when not corruption, which must take care of health because “people at liberty are irresponsible.”

               “It is not acceptable” that there are 590 deaths a day due to “covid 19”, said Merkel in a sentence with all the force of demagoguery and that achieved its mission, the massive applause. Let us compare with the objective and impartial reality.

                In 2019, a total of 2,574 people died a day in Germany, meaning that the “normal” is that they die almost five times more than the figure that “is not acceptable”. Now, is there a health crisis in this country? Well, the total of deaths last year was 939,536 people, while so far in 2020 (according to Countrymeters as of 12/14/2029) 841,047 died, which projected in all of 2020 gives a figure of around 885,000. In other words, 55,000 fewer people will die in 2020 than in 2019. That is, the health of Germans has improved in 2020, you read that right, the health of Germans has improved in 2020!

                The lockdowns and other restrictions favor Merkel by notoriously weakening her opponents – who oppose so many lockdowns – since, among other things, they restrict the ability to campaign proselytizing. In addition, having exercised such control in the party for twenty years has prevented the surge of a powerful relay. Hans Kundnani, author of The German Power Paradox believes that “she is incredibly efficient at eliminating its rivals … too successful.”

                Before this new series of lockdowns, analysts estimated that German GDP would fall 5.4% in 2020, and now it will be worse. Evita was the mythical wife of General Perón, the Argentine “Chávez”, a populist and statist leader who produced a great decline, but less than that caused -with a white glove- by Merkel, not only because the Argentine GDP fell less (5% in 1952, the worst year) but in moral terms and in violation of the human right to freedom, which is stronger and more widespread in Germany today.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

El populismo no es solo latino, o la Evita alemana

Angela Merkel durante una rueda de prensa.

Por Alejandro A. Tagliavini*

               Dos años atrás, luego de un revés electoral, la canciller de Alemania, Angela Merkel, anunció que no buscará la reelección al terminar su mandato, en 2021, después de veinte años a la cabeza de su partido, la CDU, y de quince a cargo del país. Según Evelyn Roll, autora de una biografía sobre Merkel, “fue una movida típica de Angela”. ¿Demagógica? El tiempo dirá.

                Según el Eurobarómetro, el 53% de los alemanes considera que el soborno es algo generalizado como sucede con todos los políticos del mundo. En 1999, el «Spendenaffare» destapó la existencia de donaciones irregulares y acabó con la dimisión del canciller Helmut Kohl que admitió haber recibido dinero negro para su partido.

               Merkel, la “delfín” de Kohl, lo traicionó y pidió públicamente su dimisión lo que le abrió el camino al poder. Por cierto, Heckler&Koch, el poderoso fabricante de armas, entre el 2002 y el 2011 donó hasta 70.000 euros en apoyo a la CDU de Merkel.

               Cada vez que la actual canciller interviene para hablar de la “pandemia”, los editores de vídeo se preparan para trabajar unas imágenes que saben que en pocas horas acabarán siendo virales dado su “carisma” magnético. Y hace pocos días ha vuelto a suceder. Merkel pronunció un “apasionado” -por no decir demagógico- discurso ante el Bundestag, el parlamento, en el que pidió un brutal cierre de comercios y otros cercenamientos al derecho humano de la libertad como si fuera el Estado, con su característica ineficiencia cuando no corrupción, el que debe cuidar la salud porque “las personas en libertad son irresponsables”.

               “No es aceptable” que haya 590 muertos al día debido al “covid 19”, dijo Merkel en una frase con toda la fuerza de la demagogia y que consiguió su cometido, el aplauso masivo. Comparemos con la realidad objetiva e imparcial.

                En 2019, en Alemania morían en total 2574 personas al día, es decir que lo “normal” es que mueran casi cinco veces más que la cifra que “no es aceptable”. Ahora, ¿hay crisis de salud en este país? Pues el total de fallecidos el año pasado fue de 939.536 personas, mientras que en lo que va de 2020 (según Countrymeters al 14/12/2029) fallecieron 841.047 lo que proyectado en todo 2020 da una cifra de alrededor de 885.000. Es decir, que en 2020 morirán unas 55.000 personas menos que en 2019. O sea, la salud de los alemanes ha mejorado en 2020, leyó bien ¡la salud de los alemanes ha mejorado en 2020!             

                Los confinamientos y demás restricciones favorecen a Merkel al debilitar notoriamente a sus contrincantes -que se oponen a tantos confinamientos- ya que, entre otras cosas, se restringe la capacidad de hacer campañas proselitistas. Además, haber ejercido tal control en el partido durante veinte años ha impedido el rodaje de un relevo potente. Hans Kundnani, autor de La paradoja del poder alemán cree que “Es increíblemente eficiente eliminando a sus rivales… demasiado exitosa”.

                Antes de esta nueva serie de confinamientos, los analistas calculaban que el PBI alemán caería 5,4% en 2020, y ahora será peor. Evita fue la mítica mujer del general Perón, el “Chávez” argentino, líder populista y estatista que produjo una gran decadencia, pero menor a la provocada -con guante blanco- por Merkel, no solo porque el PBI argentino cayó menos (5% en 1952, el peor año) sino en términos morales y de violación al derecho humano de la libertad que en Alemania es hoy más fuerte y generalizado.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Cuando el relato ortodoxo se desmiente

Por Alejandro A. Tagliavini*

            El relato de la ortodoxia vernácula ha sido siempre que, para que la economía arranque, hay que bajar el gasto, la inflación y que el BCRA debe aumentar sus reservas para poder hacer frente a sus compromiso y eventuales corridas. Pero la realidad está demostrando que no es tan así.

            La brecha cambiaria cae, y hoy está por debajo del 70% tras haber alcanzado un pico de 130% en octubre. Y esto se debe a una fuerte baja en la emisión monetaria real. Como señalan desde Invecq, se dio una pronunciada moderación del crecimiento de la base monetaria, aunque con un aumento aún del M2 (M1 + depósitos del sector privado y público). Aunque la cosa podría empeorar sobre el cierre de noviembre tras el giro de utilidades por $ 90.000 M y el probable giro en los primeros días de este mes dado que se observa un nuevo salto en los depósitos del BCRA en la entidad, dice Invecq.

             Y la emisión cae porque baja el gasto en términos reales: bajan las jubilaciones y el IPC no se movió al ritmo del blue. Precisamente porque caen los costos entre otras cosas no menores, porque, como señala Pablo Besmedrisnik, de Invenómica, el salario real de los trabajadores del sector privado registrado se comprimirá cerca de 5% en 2020 frente al año previo y 25% desde el 2012.

Fuente: Invenómica con datos del Indec y DGEyC del GCBA.

             Ahora, de nuevo, tanto la baja en la emisión como en los gastos, salarios, costos y el IPC calculados en base a la “inflación” oficial -la variación de un IPC irreal porque cambiaron los hábitos de consumo por las cuarentenas y porque muchos precios están amordazados- es todavía mayor si se calcula sobre la base del blue que mide la inflación con más realismo -como muestra el gráfico de Steve Hanke de esta semana- y así, por caso, el salario cayo alrededor de 48% en 2020.

            Aunque la cosa no parece tan alentadora para el futuro porque el gasto, con la política del gobierno, no podrá ser reducido mucho más y la economía, ergo la recaudación, promete seguir cayendo. El déficit primario esperado para el mes de cierre de año se estima en torno a $ 400.000 M (el mayor del año en términos nominales). Entonces, el Tesoro deberá convalidar más tasa o emitir instrumentos dollar linked, que ya tienen rendimientos negativos a partir de su alta. Las licitaciones de deuda en diciembre serán cuatro, incluida la del 15 de diciembre destinada a la conversión de instrumentos denominados en pesos a títulos en dólares AL30 y AL35, para quitar presión a la salida de fondos a través del CCL.

             Por otro lado, la autoridad monetaria habría terminado con una compra neta de USD 115 M para esta semana corta. Se trató así del primer registro positivo en un mes y de la cifra más alta desde la semana del 8 de junio. En este marco, las reservas brutas internacionales del BCRA treparon hasta los USD 38.750 M.

             En otras palabras, cae el gasto estatal, cae la emisión monetaria, cae la inflación, cae el dólar y aumentan las reservas del BCRA estos últimos días y sin embargo la economía no tiene visos de arrancar.  

             Andrés Borenstein, de Econoviews, trae a colación un índice muy interesante, el de Condiciones Financieras (IFC) que realizan en conjunto Econviews y el IAEF y se construye a partir del análisis de componentes principales de un conjunto de variables seleccionadas, en línea con el Financial Stress Index (FSI) de la Fed de St. Louis o la de Kansas.

             Índice que se correlaciona bastante con el nivel de actividad (EMAE) con lo que es un predictor de la variación interanual del PBI, sin agro, como muestra el gráfico siguiente. Cuando está en terreno positivo indica confort y cuando está negativo implica stress y busca reflejar la disponibilidad y el costo del financiamiento para el Gobierno, las provincias, las empresas y las familias y capturaría adecuadamente el modo en que las condiciones financieras impactan sobre los niveles de actividad financiera y económica.

              En fin, sea como fuere, tanto el EMAE como el IFC, aun cuando vienen mejorando siguen en terreno negativo, es decir, no hay recuperación alguna sino, en todo caso, una caída más suave, pero, y esto es lo importante, todavía caída, es decir, todavía existen cuestiones que hacen que la economía se destruya. Es un grave error -una incoherencia típica de la propaganda política- hacer creer que lo que no van tan mal va bien cuando la verdad es que lo que va mal, va mal. O sea, cuando los signos comiencen a estar en positivo en términos de la verdadera inflación y de manera interanual, entonces podremos hablar de recuperación, por ahora, solo de caída menos fuerte.

              Por qué entonces la economía sigue cayendo, pues es simple, aunque los políticos de busquen mil vueltas. El que produce, en general, es el sector privado, salvo excepcionales empresas estatales que son ineficientes y generalmente deficitarias o sea que patean en contra. Entonces, si al sector privado se lo reprime con regulaciones, impuestos, tasas elevadas como consecuencia de la competencia desleal del Estado deudor, etc., la economía necesariamente caerá.

              No importa el gasto -que, eventualmente, podría financiarse con la venta de las incalculables propiedades estatales- y no es suficiente con bajar la inflación real -y, por tanto, mantener a raya al dólar- ni aumentar las reservas del BCRA, la condición necesaria y suficiente para que la economía crezca es la disminución de la represión estatal sobre el mercado.

              En fin, por cierto, aunque Argentina está demasiado alejada del mundo como para sentir sus movimientos, los cierto es que el dólar viene cayendo contra casi todas las monedas desde marzo, ya que los inversores redujeron sus exposiciones a los dólares frente a la imponente suba de otros activos. La divisa europea sigue por debajo del máximo anual que estableció la semana pasada en los 1,2144 dólares, pero está cerca de ese nivel en la zona de 1,212 dólares.

               El euro se aprecia 8% sobre el billete verde en lo que va de ejercicio. Y algunos especialistas estiman el par EUR/USD probablemente va camino de 1,25+. En tanto que el oro, “moneda” resguardo tradicional por excelencia, repuntó 0,2% en la semana hasta la cota de 1.840 dólares por onza, lo que supone un repunte, en lo que va de año, del 20,8%.

Wall Street

              En fin, considerando que Argentina no es un paraíso para invertir, y para distraernos un poco, veamos que pasa en Wall Street que sigue esperando un acuerdo para un estímulo fiscal -burbuja para hoy, inflación para mañana- aunque parece que no se dará hasta el cambio de Gobierno en enero. Así, el Dow Jones pierde 0,57% la semana pasada y gana 5,28% en el año. El S&P 500 se deja un 1,08% en la semana y se revaloriza un 13,3% en 2020, mientras el Nasdaq 100 pierde 1,2% en la semana y acumula una rentabilidad del 41,7% en lo que va de ejercicio.

             Y todo indica que, si no hay estímulo que infle, las acciones están para caer ya que están demasiado elevadas. Sumadas todas las acciones del S&P 500, cotizan a más del 150% del PBI total de la economía estadounidense: es el nivel más alto de la historia.

             Mirando el rendimiento, que es inverso al precio, el retorno para el S&P 500 es de un 4,5% anual estimando las ganancias en alrededor de USD 165 por acción para este índice en 2021. Así, la valoración total del S&P 500 es de aproximadamente 22,5 veces las estimaciones de ganancias de 2021. Pero si le restamos el rendimiento del Bono del Tesoro a 10 años (en casi el 0,9%) el diferencial es de alrededor del 3,6%, debajo de la media histórica del 4%, es decir, el rendimiento bajo significa que el precio es alto.

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: