Buscar

Alejandro A. Tagliavini

El columnista de opinión basado en Argentina más publicado del mundo

Peronist Republic of Argentina

By Alejandro A. Tagliavini *

 

Just as Chavez changed the name to the Bolivarian Republic of Venezuela, the Argentine government should change it to the Peronist Republic of Argentina, given that it is the “Peronism” the consolidated system.

Mauricio Macri comes to the presidency supported by the right, highlighting the neo-con, neoconservatives who call themselves “liberals” and foreign friends like Mario Vargas Llosa. And he always promoted measures in the style of Peronist populism, without hiding his “respect” for Juan Domingo Perón whom he honored when he was “mayor” of the City of Buenos Aires.

As a good politician, he has his messianic profile and claims to be leading “a historic change”. And, take steps to stay in power, at any cost. For example, he subsidizes the purchase of cars to reactivate the very low industrial production.

Subsidies that come from funds that the State withdraws coercively from the market – from people – by way of taxes, inflation and very high interest rates and that fall heavily on the poor since companies, for example, pay them by raising prices or by lowering wages. According to the Catholic University, 51.7% of children and adolescents are poor and 13% went hungry during 2018.

And now he chose Peronist Senator Miguel Angel Pichetto as his vice presidential candidate for the October presidential elections, so there is only the option to vote for this formula of Peronist bias or for the Peronist opposition since the other candidates do not have a chance. Argentina definitely Peronist. Macri, defined the senator as “a man of state, that over the years … I knew and respect for their commitment to the country and institutions.”

Sometime before, he said that the political elite should be renewed because those had governed – and failed – for 25 years. Ironically, he gave Pichetto as an example, president of the Peronist Senate bloc with all the governments including the Kirchners and “if they win – the Kirchnerists – he will return to the same position”. Well now he will occupy a superior because, surely Macri wins, and to his vice president corresponds the presidency of the Chamber of Senators.

The shares rose to 18% at the news, because Macri maintains a corporate “capitalism” that privileges the companies he wants, far from a market economy where people, customers, decide which companies they prefer.

The problem will come when it gets clear that the economy falls sharply given the increase in the weight of the inefficient State over the private productive sector. Unless Macri unravels the corporatism that always sustained and allows a market economy. With interest rates of around 70% there is no credit for production, the price of the dollar lowered (for now) artificially complicates the export and the heavy tax burden prevents any investment plan.

To top it off, Macri is a serial “indebted”. Governing Buenos Aires quadrupled the indebtedness and, since he assumed the presidency in 2015, Argentina was the largest global debt issuer that, between 2016 and 2018, went from 52.6% of the GDP to 86.2% and is on its way to exceed 110% by the end of 2019, doubling the debt.

In short, the good news is that this Peronism is more “aggiornado” than Perón himself and somewhat more moderate than the Kirchners. Thus, the Argentine fall will be smoother.

 

* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, Oakland, California

 

@alextagliavini

 

http://www.alejandrotagliavini.com

 

Anuncios

República Peronista de Argentina

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Así como el chavismo cambió el nombre por el de República Bolivariana de Venezuela, el gobierno argentino debería cambiarlo por el de República Peronista de Argentina, visto que es el “peronismo” el sistema consolidado.

Mauricio Macri llega a la presidencia apoyado por la derecha, destacando los neo-con, neoconservadores que se llaman “liberales” y amigos extranjeros como Mario Vargas Llosa. Y siempre impulsó medidas al estilo del populismo peronista, sin ocultar su “respeto” por Juan Domingo Perón a quién homenajeó cuando era “alcalde” de la Ciudad de Buenos Aires.

Como buen político, tiene su perfil mesiánico y asegura estar protagonizando “un cambio histórico”. Y, toma medidas para mantenerse en el poder, a cualquier costo. Por caso, subsidia la compra de autos para reactivar la muy caída producción industrial.

Subsidios que salen de fondos que el Estado retira coactivamente del mercado -de las personas- por vía de impuestos, inflación y tasas de interés altísimas y que recaen con fuerza sobre los pobres ya que las empresas, por caso, los solventan subiendo precios o bajando salarios. Según la Universidad Católica, el 51,7% de los niños y adolescentes son pobres y el 13% pasó hambre durante 2018.

Y ahora eligió al senador peronista Miguel Angel Pichetto como su candidato a vice para las elecciones presidenciales de octubre, así solo queda la opción de votar por esta fórmula de sesgo peronista o por la oposición peronista ya que los otros candidatos no tienen chance. Argentina definitivamente peronista. Macri, definió al senador como “un hombre de Estado, que con el correr de los años… supe conocer y respetar por su compromiso con la Patria y las instituciones”.

Tiempo antes, había dicho que debía renovarse la elite política porque los que estaban habían gobernado -y fracasado- durante 25 años. Irónicamente, puso de ejemplo a Pichetto, presidente del bloque de Senadores peronistas con todos los gobiernos incluidos los Kirchner y “si ganan -los kirchneristas- volverá a ocupar el mismo cargo”. Pues ahora ocupara uno superior porque, seguramente gane Macri, y a su vicepresidente le corresponde la presidencia de la Cámara de Senadores.

Las acciones subieron hasta 18% al conocerse la noticia, porque Macri sostiene un “capitalismo” corporativo que privilegia a las empresas que quiere, lejos de una economía de mercado donde las personas, los clientes, deciden qué empresas prefieren.

El problema vendrá cuando quede claro que la economía cae fuerte dado el aumento del peso del Estado ineficiente sobre el sector productivo privado. A menos que Macri desande el corporativismo que siempre sostuvo y permita una economía de mercado. Con tasas de interés que rondan el 70% no hay crédito para la producción, el precio del dólar bajado (de momento) artificialmente complica la exportación y la fuerte carga impositiva impide cualquier plan inversión.

Para remate, Macri es un “endeudador” serial. Gobernando Buenos Aires cuadruplicó el endeudamiento y, desde que asumió la presidencia en 2015, la Argentina fue el mayor emisor global de deuda que, entre 2016 y 2018, pasó del 52,6%, del PBI, al 86,2% y va camino de superar el 110% a fines de 2019, duplicando la deuda.

En fin, la buena noticia es que es un peronismo más “aggiornado” que el del propio Perón y algo más moderado que el de los Kirchner. Así, la caída argentina será más suave.

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Nadie (ni la Fed) salvará a la Argentina

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

¿Por qué, si la base monetaria se mantiene constante, la inflación no cede? Constante gracias a tasas cercanas al 70% de las Leliq, con las que se absorbe circulante que demandaría dólares. Peor aún, en un círculo vicioso, al mantener congelados los pesos en circulación la inflación hace que se achiquen en términos reales… pero la inflación sigue.

El Informe Monetario Mensual de mayo, del BCRA, muestra que por octavo mes consecutivo se cumplió el objetivo monetario -el plan de emisión 0%, que fijó la meta de base monetaria en $1,343 B hasta diciembre- con un promedio mensual de $1,3426 B.

Ahora, ya el jueves pasado el stock de Leliq tocó un récord: $1,135 B. En los ocho meses del plan Sandleris el volumen se multiplicó por 2,6 y a este ritmo en diciembre alcanzará $1,4 B. Es decir, lo mismo que la base monetaria. Semejante crecimiento demanda niveles muy altos de tasa que, ya lo sabemos, matan a la producción y planchan al dólar perjudicando a los exportadores.

Algunos dicen que las Leliq son “inflación futura” porque habrá que emitir para el rescate y los intereses. No es así, no es futura, sucede en el momento en que salen al mercado, y por eso no cede la inflación que es el exceso de oferta monetaria respecto de la demanda, en tiempo real. Entonces, cuando se absorbe dinero del mercado con tasas artificiales, lo que se logra es achicar la demanda de dinero -ajustando salvajemente porque ese dinero iría a producción y consumo- agrandando el gap con la oferta.

En algún momento el BCRA podría no poder pagar tasas lo suficientemente competitivas con la inflación y, entonces, los plazos fijos se volcarán a dólares. Es una bola de nieve ya que el stock de pesos en letras crece por la propia necesidad de absorber los intereses de la supertasa.

Por otro lado, desde el último desembolso del FMI del 9 de abril, se perdieron el 15,8% de las reservas del BCRA poniendo en duda la capacidad de pago que tendrá Argentina en 2020. Este año, la situación luce controlada. En 2020 los vencimientos -capital e intereses- sumarán US$ 42.311 M y el FMI desembolsará solo US$ 5.900 M.

Para el año que viene, la Secretaría de Finanzas prevé un superávit primario de US$ 5.200 M, adelanta el desembolso del FMI del 2021, supone una alta refinanciación de los bonos domésticos y nuevas colocaciones por US$ 5.200 M. Extremadamente optimista.

Prácticamente imposible lograr ese superávit dado que, sin dudas, el PBI caerá en 2020 -ergo, la recaudación-, y difícilmente se renueven todos los títulos que hacienda calcula. De modo que el gobierno debería buscar en los mercados más de US$ 30.000 M, siendo que unos US$ 15.000 M son en dólares, moneda que, para entonces, rondará por las nubes.

Si hoy Argentina tuviera que salir a los mercados internacionales a tomar deuda, debería convalidar una tasa de un 12%. Y va para peor ya que, dada la situación, el riesgo país no tiene techo y, así, de poco sirve que la Fed baje las tasas.

Durante abril, las ventas de bonos argentinos por parte de los fondos internacionales superaron los US$ 2400 M -logrando que su precio baje un 10% en promedio- y va para peor. Por aversión al riesgo global se escapan de los emergentes y baja el rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. El de los bonos a 10 años cayó hasta un mínimo de 2,060% -aunque cerró el viernes a 2,084%- el valor más bajo desde septiembre de 2017 y algunos estiman que terminará, a fines de 2019, en 1,85%.

La creación de empleo en EE.UU. se moderó en mayo -75.000 nuevos ocupados frente a 185.000 estimados- y el desempleo se mantiene en 3,6%, el más bajo en cinco décadas. Así, dado que las perspectivas económicas se deterioran, la Fed bajaría las tasas hasta dos veces este año.

En Wall Street, algunos como en NatWest Markets, estiman un 50% de probabilidades de que recorte la tasa en un cuarto de punto en julio -cosa que podría insinuar en su próxima reunión del 18 y 19 de junio- si se confirma, este miércoles 12 cuando se conozca el índice de precios al consumidor, que la inflación sigue baja: se espera 1,9% -anualizada- en mayo comparada con el 2% de abril.

En fin, la perlita de la semana fue que el “comunista” Banco Central chino advirtió que tiene un “tremendo” margen de maniobra para ajustar la política monetaria si la guerra comercial empeora. Pero, aclaró que no está “casado” con la idea de fijar un nivel a su moneda, sino que su valor debería quedar fijado por el mercado, idea que debería adoptar el BCRA.

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Between clowns and heroes

By Alejandro A. Tagliavini *

Just arrived in the United Kingdom, Trump described the Labor leader (and the mayor of London) as “a negative force” and confirmed that he asked for an appointment but did not wanted to receive him. Then, he has proclaimed “The Brexit will happen … I would have taken the EU to the courts” and promised that, once it happened, he will establish a great bilateral agreement.

The British Prime Minister took the floor clarifying that the two countries – governments, strictly speaking – will decide in due course what can and cannot be negotiated. Of course, it is not about giving freedom to the markets and so, then, citizens could decide what they want to trade. It will be the politicians who decide.

Thousands of protesters protested against this visit, which, incidentally, among other incredible expenses, meant that Scotland Yard deployed 10,000 agents to guarantee security. Of course, that the expenses politicians will do leave them to the citizens. Trump discredited the protest as “a small group” and as “fake news.”

‘Dumping Trump’, the big attraction of the protests is a giant robot, sitting on the toilet bowl and tweeting, who rebukes the protesters to the cry of “Fake News!”. The concentration also carried the popular balloon “Baby Trump”, “made in China”, which the Museum of London wants to exhibit.

Truth is that the problem is not go through the Brexit yes or no, but how much freedom politicians leave to the citizens so that they are able to interrelate with whoever they want and in the way they prefer. But as a common citizen said, “if Trump and Putin are in favor of Brexit, we will oppose it”.

The ineffable Putin, says María Sahuquillo, came down in the polls. Then, the Kremlin protested to the state pollster and, the next day, the survey was conducted with a new method, and so the confidence in the president rose from 30.5% to 72%.

While politicians are dedicated to giving themselves importance -and believing themselves to be leaders- citizens work hard, and many are true heroes, capable of facing difficulties and violence in peace. Thirty years ago, between April 15 and June 4, 1989, communist China crushed a pro-democracy protest. Some claim that there were up to 10 thousand dead and 40 thousand injured.

The center was Tiananmen Square which, translated, ironically, means Door of Heavenly Peace. Suddenly, troops and military vehicles advance and take control of the square and the city. On June 5, while a column of tanks advances, a man with nothing but a small bag in his hand stands in the middle of the road.

The tanks slow down their march. The shouts of the soldiers do not scare him. He continues like this for half an hour, with unusual courage, until he is expelled. This photo, which traveled the world, is an immortal tribute to the true heroes. It was never known with certainty who he was. Some names were shuffled, but there is no certainty. Some say he was shot a few days later, others that he lives prisoner and the most optimistic that he is hidden in a rural area.

In any case, his courage was immense, if there are “soldiers” with courage this was the sumun because he faced the war machine but disarmed. The centuries will pass, and he will be remembered as a symbol of peace, while, fortunately, we will forget those “glorious generals” who have pompous monuments erected … by politicians.

* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, Oakland, California

@alextagliavini

http://www.alejandrotagliavini.com

 

Entre payasos y héroes

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Apenas llegado al Reino Unido, Trump describió al líder laborista (y al alcalde de Londres) como “una fuerza negativa” y confirmó que le pidió una cita, pero no quiso recibirlo. Luego, ha proclamado “El Brexit ocurrirá… Yo habría llevado a los tribunales a la UE” y prometió que, una vez ocurrido, establecerá un gran acuerdo bilateral.

La primera ministra británica le tomó la palabra, aclarando que los dos países -gobiernos, en rigor-decidirán en su momento lo que se puede y lo que no se puede negociar. Claro, no se trata de dar libertad a los mercados y que, entonces, los ciudadanos decidan aquello que quieren comerciar. Serán los políticos los que decidan.

Miles de manifestantes protestaron contra esta visita que, por cierto, entre otros increíbles gastos, significó que Scotland Yard desplegara 10.000 agentes para garantizar la seguridad. Total, que los gastos sí que se los dejan a los ciudadanos. Trump desacreditó la protesta como “un grupo pequeño” y como ‘fake news’.

‘Dumping Trump’, la gran atracción de las protestas es un robot gigante, sentado sobre la taza del váter y twitteando, que increpa a los manifestantes al grito de ¡”Fake News!”. La concentración llevaba, también, el popular globo “Baby Trump”, “made in China”, que el museo de Londres quiere exhibir.

La verdad es que el asunto no pasa por el Brexit sí o no, sino por cuánta libertad les dejen los políticos a sus ciudadanos para poder interrelacionarse con quién quieran y del modo que prefieran. Pero como decía un ciudadano común, “si Trump y Putin están a favor del Brexit, nosotros nos opondremos”.

El inefable Putin, cuenta María Sahuquillo, bajaba en los sondeos. Entonces, el Kremlin protestó ante la encuestadora estatal y, al día siguiente, se realizó la encuesta con un nuevo método, y así la confianza en el presidente subió del 30,5% al 72%.

Mientras los políticos se dedican a darse importancia -y creerse realmente líderes- los ciudadanos trabajan duramente, y muchos son verdaderos héroes, capaces de enfrentar las dificultades y la violencia en paz. Treinta años atrás, entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989, China comunista aplastó una protesta a favor de la democracia. Algunos aseguran que hubo hasta 10 mil muertos y 40 mil heridos.

El centro fue la Plaza de Tiananmén que, traducido, irónicamente, significa Puerta de la Paz Celestial. Súbitamente, tropas y vehículos militares avanzan y toman el control de la plaza y la ciudad. El 5 de junio, mientras una columna de tanques avanza, un hombre sin otra cosa que una pequeña bolsa en su mano se para en medio del camino.

Los tanques frenan su marcha. Los gritos de los soldados no lo asustan. Sigue así durante media hora, con un coraje inusitado, hasta que lo expulsan. Esta foto, que recorrió el mundo, es un homenaje inmortal a los verdaderos héroes. Nunca se supo con certeza quién fue. Algunos nombres se barajaron, pero no hay certeza. Unos dicen que fue fusilado a los pocos días, otros que vive preso y los más optimistas que está escondido en una zona rural.

En cualquier caso, su coraje fue inmenso, si existen “soldados” con coraje este fue el sumun porque se enfrentó a la máquina de la guerra, pero desarmado. Pasaran los siglos y será recordado como símbolo de la paz, mientras que, afortunadamente, olvidaremos a “gloriosos generales” que tienen pomposos monumentos erigidos… por los políticos.

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Los salarios (igual que el PBI) caerán en 2020

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

La caída del empleo no para. En marzo, el formal cayó 0,3% -sin estacionalidad- respecto de febrero y 2,2% i.a. Peor le fue al privado (-2,5% i.a) y, según empresarios encuestados por Trabajo, en abril continuó bajando.

A la vez, los salarios aumentaron en promedio 4% en marzo; 10,1% en el primer trimestre frente a una inflación de 11,8% pierden 1,7% (11,3% i.a.). En la suba de marzo destaca el sector público: 5,5% contra el 3,6% del privado (el Estado crece).

Ahora, lo que produce suba real salarios es la capitalización que presiona al aumento de la demanda de mano de obra. Por caso, no hay límite para la construcción dada la falta de vivienda. Puede construirse a mano o con máquinas y terminar más viviendas en menos tiempo: la capitalización aumenta la productividad estimulando salarios y PBI.

Y la inversa. Es decir, si cae el salario se debe a la descapitalización del mercado. Si además cae el empleo -debería presionar para aumentar los salarios a capitalización constante- quiere decir que la inversión “cae doblemente”, si hasta el oficialista FMI estima que volverá a caer en 2019 y será 11,2% menor que en 2015.

Consultoras, y gobierno, estiman que en marzo de 2020, dadas las paritarias, los salarios le ganarán a “la inflación, entre 1% y 3%” y lo peor es que lo dicen sin fundamento porque los salarios solo suben con la productividad, es decir, la capitalización que seguirá cayendo -seguida de la caída del PBI y aumento de la pobreza- dado el crecimiento del peso del Estado sobre el sector productivo: más impuestos, inflación y endeudamiento.

El relanzamiento de Ahora 12, reduciendo la tasa de interés (TNA, a 20% cuando las reales rondan el 80%) y auspiciando la vuelta de las 18 cuotas sin interés que absorberían los comercios, es engañoso porque, o lo incluyen en los precios, o implican un subsidio indirecto del Estado.

Los impuestos suben con relación al PBI del sector privado a la vez que cae la recaudación en términos reales. La inflación no afloja, unos dicen que en mayo habría caído al 3% -contra el 3,4% de abril- y otros como LCG la estiman en 3,6%. En todo caso, el mes pasado hubo una tregua y, de hecho, la interanual será récord en mayo: cercana al 58% (contra 55,8% de abril).

Para peor la suba de salarios -sin remonte de productividad- aumentará el costo empresarial trasladándose a precios. Por eso, algunos avisan que pueden subir nominalmente menos que la inflación “hasta 38%”.

Mientras que las altas tasas impiden la capitalización, ergo, el aumento de la productividad y del PBI, el endeudamiento estatal no encuentra techo. Los intereses crecieron un 200% comparando el primer cuatrimestre de 2019 contra 2015, así el 20,1% del presupuesto nacional está dedicado a pagarlos, según la UNDAV.

El riesgo país ronda los 1000 y los CDS a cinco años suben más de 42% en lo que va de 2019. Según datos del FMI del 13 de abril, después de la última remesa, Argentina explica más del 67% de los desembolsos activos mostrando su irresponsabilidad ya que, si el prestamista debe cobrarle a uno solo el 67% de su capital prestable, los dos tienen un problema.

El gobierno realizó solo el pago mínimo de la deuda con el Club de París -expira en 2020- quedando por cancelar US$ 1900 M. Entretanto, el BID confirmó que el préstamo por US$ 900 M para los PPP se demoró, por dudas entre las “nueve financieras de América del Norte, Sur, Europa, y Asia” participantes.

Y la caída del PBI no tiene piso, ni en 2020. Sobre todo, creemos a los científicos políticos de EE.UU. que aseguran que el 75% de las veces los presidentes son reelectos y Macri insiste por esta vía. Para remate, contra el mercantilismo del gobierno -cree que el PBI aumenta ingresando efectivo y no con la productividad- la tonelada de soja está lejos de los picos de 2012-2013 de US$ 600, y ronda los US$ 320 y gracias a las inundaciones en el MidWest de EE.UU. En tanto, los futuros del Brent cayeron 11% en mayo y el WTI 16%, bajando las expectativas de Vaca Muerta.

Y el viento de frente arrecia. Además de la guerra con China, Trump anunció aranceles del 5% sobre productos mexicanos y podrían llegar a 25%. Así, en mayo, las caídas acumuladas llegan al 7% para el Eurostoxx y 9,3% para el S&P 500. La huida de dinero a la renta fija es fuerte: la rentabilidad del bono de EE.UU. a diez años bajaba hasta el 2,068% ayer lunes.

Los analistas comienzan a descontar recortes de tasas de la Fed. En EE.UU. el índice de precios de los consumidores (PCE) se mantuvo en 1,6% en abril, la confianza del consumidor en mayo se revisó a la baja y el último índice PMI manufacturero de China se contrajo más de lo esperado.

Entretanto el S&P Merval, entrada a “emergentes” mediante, en mayo en equivalente en dólares subió 13%, pero cerró bajista. En lo que va de 2019 sube 11% contra el 19% del dólar, perdiendo casi 8% en verdes a pesar de que el gobierno los amordaza, de otro modo la caída sería -y será- peor.

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Ecología sí, violencia no

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Si bien las recientes elecciones europeas asustan, el mundo mejora. La libertad global crece, aunque lentamente, y el desarrollo científico y tecnológico y, por tanto, la calidad de vida también, mientras que la pobreza cae y disminuyen la violencia, las guerras, el terrorismo y el delito común.

Cayó el nazismo, y el muro de Berlín que contenía la tiranía más liberticida de la historia. Según los últimos datos del multi estatal Banco Mundial, el 10 % de la población (los pobres) mundial vivía con menos de US$ 1,90 diarios en 2015, el 11 % en 2013 y casi el 36 % en 1990. En 2015 había 736 millones de pobres, cuando en 1990 eran 1850 millones.

En el pormenorizado trabajo de Max Roser, de la Universidad de Oxford, “War and Peace before 1945”, se recopilan datos sobre conflictos bélicos desde el siglo XV. A partir de la Segunda Guerra Mundial, el número de muertes por combates continúa descendiendo. Según Roser, Steven Pinker y otros investigadores la guerra es cada vez es menos “rentable” económica y políticamente. Poseer un trozo más o menos de tierra ya no es tan relevante como hace 200 años. El foco de conflicto se ha desplazado a otros terrenos.

Y el delito común también cae, básicamente a medida que miles de personas van superando la pobreza y marginalidad. Y, por cierto, en esto nada tiene que ver la represión policial. Un caso sintomático es el de Nueva York donde el crimen disminuyó notoriamente y durante un tiempo se lo atribuyó erróneamente a la política de “tolerancia cero”.

Como explica el expolicía y exfiscal O’Donnell, la seguridad en la Gran Manzana mejoró gracias a los cambios económicos y sociales. Y asegura que “La ciudad era un lugar a evitar, y ahora es uno de los bienes inmuebles más valiosos del mundo”, gracias a que el nivel económico subió notoriamente. La caída del crimen está relacionada a “factores de nivel macro”, advierte a la BBC James Austin, presidente del JFA, que evalúa prácticas de justicia penal.

O sea que la violencia disminuye… aunque las elecciones europeas asusten… Estas elecciones, las de mayor participación en veinte años, mostraron que Europa sigue apoyándose, aunque menos, en conservadores, socialistas y liberales, que no es tan euroescéptica y que la gran novedad es el crecimiento del ecologismo.

Aunque los eurófobos han aumentado, todavía están lejos de poder bloquear la Eurocámara. Es significativo que en Francia e Italia ganaron la derecha populista de Marine Le Pen y Matteo Salvini, respectivamente, que basan su propaganda anti-Unión Europea en la crítica a una política “poco” restrictiva de la inmigración y los refugiados, es decir, exigen más represión policial, más violencia.

Pero, en mi opinión, esto no es lo más preocupante, más bien parece un “voto castigo” a los actuales gobernantes y, cuando se pase el enojo o cuando descubran que estos populistas son peores, volverán a sus cauces.

Los más preocupante es que Alemania y Dinamarca, entre otros, empujaron los buenos resultados de los Verdes. La “conciencia” ecológica está llegando a miles de jóvenes y empieza a traducirse en las urnas. No hay problema con los ecologistas y quizás hasta tengan razón, aunque hay muchos científicos serios que dicen que no la tienen, el problema es que quieren imponer sus ideas -sus “leyes”- por la fuerza policial del Estado y eso no está bien. Aunque sean “dueños de la verdad”, la coacción, la violencia no es el camino.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Un superávit que marca la decadencia

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Como anticipamos varias veces que sucedería, todos están recalculando la evolución del PBI a la baja, y lo seguirán haciendo, a no dudarlo. Ahora en el Ministerio de Economía calculan que caerá 0,8% en 2019, contrastando con el 0,5% del Presupuesto, pero todavía son optimistas, sobre todo al afirmar que la economía crecerá en 2020.

Veámoslo por el lado de la balanza comercial. En abril de 2019 el superávit fue de US$ 1.131 M, así el primer cuatrimestre tuvo un resultado de US$ 3.147 M -Ecolatina estima US$ 10.000 M para todo 2019- contrastando con el déficit de US$ 3.260 M en 2018. Y para el gobierno esto es alentador. En realidad, tiene una doble lectura negativa.

En primer lugar, en abril las exportaciones crecieron, en cantidades 10,3%, pero solo 1,7% i.a. en efectivo debido a la baja de los precios de casi 8%. En el acumulado del primer cuatrimestre caen 1,2%. Considerando la fuerte devaluación del peso superior al 50%, mejorando la competitividad argentina, claramente las exportaciones se desarrollan mal a consecuencia de la caída en la productividad.

Por su lado, el desplome de las importaciones es consecuencia del PBI que cae con un futuro deprimente. Las compras al mundo se derrumbaron 31,6%, acumulando una caída en lo que va del año 28,9%. No solo muestra que sigue bajando el consumo sino también las inversiones futuras ya que la importación de bienes de capital se contrajo 42%, la de piezas y accesorios para bienes de capital 28%, las de bienes intermedios -necesarios para procesos industriales- 17% y la de combustible y energía 7%.

Por cierto, a esas flojas exportaciones aportaron sobre todo las de productos primarios que subieron 18,8%, aunque 29,5% en cantidades dado que desde mediados de 2018 el precio FOB de la soja en Argentina cayó 12% en promedio. A este panorama desalentador hay que sumarle la fuerte caída de las cotizaciones internacionales y el dólar artificialmente planchado por el gobierno.

La “guerra” entre Trump y China, los mayores stocks de cereales dada la mayor producción en EE.UU. y la posibilidad de que áreas dedicadas al maíz pasen a producir soja, la fiebre porcina en China -los cerdos consumen harina de soja- parecen haber tenido un impacto en la cotización de la soja. Aunque otros opinan lo contrario: la guerra arancelaria podría favorecer a las exportaciones de Brasil y Argentina –segundo y tercer productor global, respectivamente- al mercado chino y no sería la fiebre porcina un factor bajista ya que el mayor consumo es el de las personas no de los cerdos.

En cualquier caso, el ambiente internacional se tensa. Si EE.UU. cierra sus fronteras, China podría acelerar su capacidad para fabricar aviones comerciales, la inteligencia artificial que ya tiene un desarrollo importante tanto que los bancos han incorporado tecnología para escanear el más mínimo movimiento facial y detectar posibles indicios de fraude y tantas otras industrias.

A esta competencia y a la falta de acceso a uno de los mercados más grandes del mundo, la sentirán los accionistas en EE.UU. Al frenazo del comercio global, cuya expansión será inferior a 2,6%, según la OMC, contrastando con el 3% de 2018, podrían agregársele otras cosas como que Pekín rife los bonos del Tesoro de EE.UU. que tiene en cartera, unos US$ 1.100.000 M, o que devalúe la moneda para compensar los aranceles de Trump que, por otro lado, dice que puede derivar parte -unos US$ 15.000 M- de lo que recaude con el aumento de los aranceles a los exportadores agrícolas (soja, maíz, trigo y arroz) deprimiendo más los precios internacionales.

Precios bajos, retenciones y dólar planchado, reprimido, afectarán el nuevo ciclo productivo, advierten productores. La renta fija que ajusta por CER -Boncer 2020 (TC20)- tiene una TIR de 33,05% mientras que el Bonar 20 AO20 (AO20D)- bono en dólares que también vence en 2020- rinde 18,59%.

Semejantes tasas, evidencian un enorme caos en el mercado monetario y de deuda fogoneado desde el Gobierno. El problema es que, como toda represión, en algún momento va a estallar, de un modo o de otro. Es infantil la idea de que se puede mantener algo comprimido mientras se busca la solución para que no se desborde, le estallará en la cara.

Es imposible desenmarañar esto sin liberar y sincerar al mercado. El dólar planchado destruirá la producción -sobre todo si se hace en base a mantener las tasas altas-, ergo, la recaudación impositiva. Pero cuando lo liberen -o cuando estalle, las tasas parecieran indicar un desfasaje de base del orden del 15%- la deuda en dólares -y con el FMI- se complicará mucho dado el modelo macrista de sostener un Estado más que elefantiásico.

 

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

Huawei, and Trump’s destructive attitude

By Alejandro A. Tagliavini *

 

Pathetic. It was ancient Greece and already Aristotle knew that violence was, always and necessarily, destructive, in fact, he defined it as that which tries to – deviate – destroy the natural development of cosmos. And the same later said scientists of the stature of Thomas Aquinas, but in the XXI century there are still those who cannot overcome the primitive idea that violence can help in defense or, worse, in the establishment of a “social order”.

And so goes the world. Trump reminds me of Second World War (SWW). According to the Allies it was done to free the world from tyranny and wars – they had already said it in the First – and of course, such an incongruity – to war to avoid war – produced the opposite result: they cut off the liberties of their citizens, beginning by increasing them taxes and even take them to die at war.

Charlton Heston remembered bitterly his return from the SWW, “they had told us that it was to put an end to tyrannies, but we saw a worse one growing”. After 60 million deaths and the massive destruction of private property, the worst tyranny in history, the USSR, was consolidated, which finally fell – the Berlin Wall – as it was logical: in peace.

Not being a protagonist of the SWW, Trump faces his own “war” -extremely stupid- against China. Through the state monopoly of violence, he imposes barriers to Chinese products causing an unnecessary destruction suffered by its own citizens, who will now pay more for some products coming from China while the trade balance does not improve, worsens.

Because of the tension between the US and China, staged through Google and Huawei, if the worst omens are fulfilled, electronics will cost between 10 and 15% for all Westerners. Because it will impact the production costs of all companies: sound and graphics cards, printed circuits, screens, batteries, antennas, modems and other components will see the raise in their invoices arriving from China.

On the other hand, according to JP Morgan, relocate the production of their iPhones from the Foxconn plants in Shenzhen, to take them to the US, it would mean that Apple should increase its prices by 14% given the increase in cost of labor in America. So “it could be cheaper for Apple to continue building them in China and pay the fees,” according to Wire. By the way, the shares of Apple fell upon the news.

On the other hand, Huawei works on its own operating system alternative to Google’s Android and Apple’s. Chinese manufacturers account for 43% of the global mobile market – one billion users – so it is not unreasonable to think that they can consolidate a third common operating system. And, undoubtedly, legal actions of all kinds will be triggered: the lawyers of Huawei, the consumer organization Facua, and the Legalitas legal advisers have already hinted at doing so.

And all because Trump is afraid of the 5G technology developed by the Chinese, which could be used to “spy”. And he fears it because information is precisely, as I have said many times, the best defense against violence: how much is worth the best army in the world against an insect that can get enough information to anticipate their movements. That’s why Washington censors Wikileaks, among other media. Finally, what Trump is going to achieve, in addition, is a delay in the development of 5G networks and technology.

 

* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: