Buscar

Alejandro A. Tagliavini

El columnista de opinión basado en Argentina más publicado del mundo

De cómo el FMI destruye a la Argentina

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

El Washington Post y The New York Times, entre otros, replicaron una columna de la agencia AP que asegura que “la incertidumbre económica” en Argentina, catapultada entre otras cosas por “una inflación anual de casi el 50%, una de las peores del mundo”, provoca que los jóvenes, en busca de trabajo, al preguntárseles “si… estarían interesados en vivir en el extranjero, alrededor del 80%te dice que sí”.

La situación es tan bizarra y deprimente que hoy, en el país “granero del mundo” en donde la pobreza supera al 30% de la población, se discuten cosas como si los pobres pueden o no buscar comida en la basura. Sucede que el gobierno de Buenos Aires intentaba colocarles un cerrojo a los contenedores callejeros de desperdicios, con la excusa de evitar que buscaran dentro de ellos ensuciando las calles con los restos.

Lo cierto es que el Estado ha crecido hasta niveles récord con lo que, literalmente, ha saqueado al país por vía de impuestos, inflación -exceso de emisión monetaria para solventar gastos del gobierno- y endeudamiento.

En junio del 2018, al confirmarse un acuerdo stand by con el FMI, twittié “que Dios nos ayude, US$ 50.000 M -que vamos a pagar con creces los ciudadanos, sobre todo los pobres- para financiar un gobierno adicto al estatismo y a cercenar libertades”. Por cierto, en el pasado Argentina tuvo más de treinta acuerdos y así, desde entonces, el FMI financia gobiernos inviables.

Quienes sostienen que el FMI es promercado -siguiendo la propaganda oficialista- son incoherentes: por supervivencia, este organismo necesariamente será promotor de quién le da vida, los Estados miembros, a costa de sus sectores privados -sus mercados- que lo financian con impuestos que, por cierto, recaen con más fuerza sobre los más pobres ya que los ricos los derivan, necesariamente, hacia abajo: subiendo precios, bajando salarios, dejando de invertir demandando menos mano de obra, etc.

El FMI es pro “establishment” -sobre todo, pro “patria financiera”- que usa y abusa de la coacción estatal para obtener privilegios -contra el mercado, los casi 50 millones de argentinos- como las Leliq, unos bonos que el gobierno ofrece a los bancos por los que paga una exagerada tasa cercana al 70%, y para comprar esos bonos los bancos pagan un 43% por plazos fijos a los ciudadanos comunes, una diferencia de más de 25 pp.

El FMI financia estatismos fracasados, para que continúen, cobrando intereses más bajos. Mientras que la reciente caída de los bonos del gobierno argentino implica que su renta llega a un 17% anual en dólares, con el “riesgo país” casi en 900 puntos básicos, sin el FMI, el gobierno argentino tendría que pagar 9% más sobre la tasa de EE.UU. para obtener un préstamo, con lo que no podría continuar con el “modelo” económico y debería cambiar radicalmente hacia uno de crecimiento real del PBI.

Y lo peor está por venir. La economía seguirá cayendo porque se agranda el peso (impuestos, inflación, endeudamiento/tasas altas) del Estado ineficiente sobre el mercado. El crédito al sector privado ronda el 15% del PBI cuando en Chile supera el 110% y en EE.UU. el 62%. El resto se lo lleva el Estado. En cuanto a la inflación, el gobierno implícitamente reconoció el grave fracaso de su política -que ahora profundiza- al fortalecer “Precios Cuidados”, un eufemismo para denominar un vergonzante control estatal de precios.

 

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

 

Anuncios

No llores por mí, Argentina

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

En junio del 2018, al confirmarse el acuerdo stand by con el FMI, twittié “que Dios nos ayude, US$ 50.000 M -que vamos a pagar con creces los ciudadanos comunes, sobre todo los pobres- para financiar este gobierno adicto al estatismo y a cercenar libertades”, no erré, lamentablemente. Por cierto, en el pasado, Argentina llegó a más de treinta acuerdos y todos fracasaron, así estamos hoy.

Quienes sostienen que el FMI es promercado -siguiendo la propaganda oficialista- son incoherentes: por el principio de supervivencia, este organismo multilateral necesariamente será promotor de quién le da vida, del Estado, a costa del sector privado -el mercado, los 50 millones de argentinos- que lo financia por vía de impuestos, coactivos como son las imposiciones estatales al contrario del mercado donde las transacciones resultan de acuerdos voluntarios entre partes.

Por cierto, los impuestos, aun los dirigidos a los ricos, recaen con más fuerza sobre los más pobres ya que cuánto más riqueza se tiene más se derivan, necesariamente, hacia abajo: subiendo precios, bajando salarios, dejando de invertir demandando menos mano de obra, etc.

En cambio, el FMI sí es pro “establishment” -sobre todo, pro “patria financiera”- que usa y abusa de la coacción estatal para obtener privilegios -contra el mercado- como las Leliq: dada una tasa cercana al 70%, el BCRA paga unos $ 1.700 M por intereses mensuales, y para comprarlos los bancos obtienen fondos de los plazos fijos por los que ofrecen un 43%, una diferencia de más de 25 pp.

El FMI financia estatismos fracasados, para que sigan adelante, cobrando intereses más bajos. Mientras que la reciente caída de los bonos del gobierno argentino implica que su renta llega casi al 16% anual en dólares, con el riesgo país superando los 850, Argentina tendría que pagar 8,5% más sobre la tasa de los EE.UU. lo que en la práctica significa que no podría seguir adelante con el “modelo” económico y debería cambiar radicalmente su programa hacia uno de crecimiento real del PBI.

Estos analistas – en general, socios del “establishment” y de algún político- que apuestan al FMI, como consecuencia de sus incoherencias, se equivocan fiero en sus análisis y proyecciones: basta ver como todos los meses el REM se corrige para peor. Y ahora, dicen que la inflación bajará y el PBI crecerá, imposible.

El PBI no crecerá porque se agranda el peso (impuestos, inflación, endeudamiento/tasas altas) del Estado ineficiente sobre el sector privado. Por caso, según la SRA, la suba de la leche se debe “a la caída en la producción”, desde 2015 se perdieron unos 2.000 tambos básicamente “por falta de rentabilidad”. Hoy, el crédito al sector privado ronda el 15% del PBI -cuando en Chile supera el 110% y en EE.UU. el 62%- mientras que el financiamiento en el mercado de capitales durante marzo cayó 21% ia y 47% respecto de febrero, según la CNV. El resto se lo lleva el Estado.

En cuanto a la inflación- el exceso de emisión por sobre la demanda, en tiempo real- el gobierno reconoce su grave fracaso -y agrava- con el fortalecimiento de los “Precios Cuidados” cuyo listado se triplicó desde 2015 (560 productos hoy, contra 184).

La banda cambiaria -entre $39,75 y $51,45- con una variación posible de 29,4% profundizará la deprecación del peso. Cuando se acerque al piso, el BCRA comprará dólares inyectando pesos y, ante la posibilidad de que el dólar no suba, caerá la demanda de pesos que podrían volcarse, por ejemplo, a bonos públicos ajustados por el CER, o algo más de corto plazo, un plazo fijo UVA que da un rendimiento promedio del 6% ia, más el impacto de la inflación.

La caída en la demanda de dinero se evidencia cuando la inflación sigue alta a pesar de que no hay pesos en los bolsillos. Según el MULC, la dolarización de portafolios cayó 34% ia en el primer bimestre 2019: hubo menos pesos para dolarizar y a un precio alto, y una alta tasa de interés. La capacidad de compra de dólares cayó tanto que, según la UADE, como la remuneración promedio en billetes verdes cayó 39% i.a. y la caída en el precio de los departamentos nuevos 2% i.a., el poder de compra de inmuebles sufrió una importante baja.

En fin, en El Mundo de Madrid, Sebastián Fest, escribió que Macri “dio un golpe de timón en su política económica socioliberal al lanzar un programa que incluye controles de precios, congelamiento de tarifas y una amplia serie de subsidios”. Y continúa, “Los críticos del gobierno plantearon…: ¿por qué se esperó tanto para intervenir con más fuerza desde el Estado ante la inflación…?” para luego recordar que el FMI, “interviene decisivamente en la política económica”.

Una mayoría se pregunta por qué el Estado no intervino antes, demostrando cuán eficaz es la propaganda oficialista que busca darse más poder, al Estado. A lo que habría que contestarle: “no llores por mí, por el mercado -por los 50 millones de argentinos- que no tenemos culpa sino por el Estado, el FMI y, en todo caso, por sus socios del “establishment”.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

 

Conflicts are solved with mercy, not with violence

By Alejandro A. Tagliavini *

According to Scotland Yard, the recent arrest of Assange is due to a request for extradition from the US Government, that accuses him of a serious crime – with a penalty of five years in prison – against security: the publication, on the Wikileaks website, of thousands of classified documents of the Department of Defense, with the help of Chelsea Manning who worked at the Pentagon .

Persecuted by the Swedish justice for the alleged violation of two collaborators of Wikileaks in Stockholm, in 2010, the British courts granted Assange the provisional freedom, but he mocked them and British law imposes at least a year in prison for it, so he must first meet that penalty.

Everything indicates that Assange will spend the next months in a British cell. Then, he will remain behind bars until the process, of up to two years, to decide the extradition to the US concludes. In addition, the Swedish authorities may reopen the case that had been provisionally shelved.

Now, the basic problem in all this is that modern States are configured as the monopoly of violence over a territory, guaranteed by its military and police forces. And, precisely, the most efficient weapon against violence, the most efficient weapon for peace is information. How usefull is an army if a mosquito has enough data to advance their movements and escape or even neutralize it?

Thus, Assange or anyone who reveals information that guarantees peace, by neutralizing armies, is dangerous for the States that must deprive them of their freedom, not for them to be “reeducated” and return to society (no person can be redeemed if his freedom which is essential to his nature is taken away) but only so that he does not continue to work for peace.

But these monopolies of violence – the States – besides defending themselves from external “enemies”, have to be imposed internally, to collect taxes to begin so that they can survive. And so they have their police, and jails, to force people to comply with their “laws”, those arbitrarily dictated by politicians.

A few days ago, during the fifth Sunday of Lent, Pope Francis referred to the “episode of the adulterous woman” (v. Jn 8: 1-11). They contrast two attitudes: that of the scribes and Pharisees … and Jesus … The firsts want to condemn her, because they feel they are the guardians of the Law … Instead, Jesus wants to save her, because it embodies the mercy of God who, forgiving, redeems and reconciling renews. ”

“Let him who is without sin cast the first stone against her” (verse 7). In this way, Jesus appeals to the conscience of those men: they felt “defenders of justice”, but he calls them to the conscience of their condition … they can not claim the right of life or death of another human… they all left, abandoning the stoning of the woman … God “does not want the death of the sinner, but to become and live” (v. Ez 33.11), ” continued Francis. And the woman left.

In the first place, States should stop criminalizing. For example, a high percentage of convicts in world prisons are due to drug trafficking. If these drugs -even if they are very harmful- were freer, as in Portugal, there would be many less imprisoned. So, if we do not want to take revenge, but rather the delinquent to continue with his life, we must consider that depriving him of his natural liberty is not an auspicious beginning.

 
* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, Oakland, California

@alextagliavini

http://www.alejandrotagliavini.com

 

Los conflictos se solucionan con misericordia, no con violencia

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Según Scotland Yard, la reciente detención de Assange se debe a un pedido de extradición del Gobierno de EE.UU. que lo acusa de un grave delito -con una pena de cinco años de prisión- contra la seguridad: la publicación, en el portal Wikileaks, de miles de documentos clasificados del Departamento de Defensa, con la ayuda de Chelsea Manning que trabajaba en el Pentágono.

Perseguido por la justicia sueca por la presunta violación de dos colaboradoras de Wikileaks en Estocolmo, en 2010, los tribunales británicos le concedieron a Assange la libertad provisional, pero la burló y la ley británica le impone al menos a un año de prisión por ello, de modo que deberá cumplir antes esa pena.

Todo indica que Assange pasará los próximos meses en una celda británica. Luego, seguirá entre rejas hasta que concluya el proceso de hasta dos años para decidir la extradición a EE.UU. Además, las autoridades suecas podrían reabrir el caso que había quedado provisionalmente archivado.

Ahora, el problema básico en todo esto es que los Estados modernos se configuran como el monopolio de la violencia sobre un territorio, garantizado por sus fuerzas militares y policiales. Y, precisamente, el arma más eficiente contra la violencia, el arma más eficiente para la paz es la información. De qué sirve un ejército si un mosquito tiene datos suficientes para adelantar sus movimientos y escapar o, incluso, neutralizarlo.

Así, Assange o cualquiera que revele información que garantice la paz, al neutralizar a los ejércitos, es peligroso para los Estados que deben privarlo de su libertad, no para que se “reeduque” y vuelva a la sociedad -mal puede reencaminarse una persona si se le quita algo esencial a su naturaleza como su libertad- sino simplemente para que no siga trabajando por la paz.

Pero estos monopolios de la violencia -los Estados- además de defenderse de “enemigos” externos, tienen que imponerse internamente empezando por cobrar impuestos para sobrevivir. Y para ello tienen su policía, y sus cárceles, para forzar a las personas a cumplir sus “leyes”, aquellas dictadas arbitrariamente por los políticos.

Días atrás, en el quinto domingo de Cuaresma, el Papa Francisco se refería al “episodio de la mujer adúltera (v. Jn 8: 1-11). Contrastan dos actitudes: la de los escribas y fariseos… y la de Jesús… Los primeros quieren condenarla, porque se sienten los guardianes de la Ley… En cambio, Jesús quiere salvarla, porque personifica la misericordia de Dios que, perdonando, redime y reconciliando renueva”.

“«Quien esté libre de pecado, arroje la primera piedra contra ella “(v. 7). De esta manera, Jesús apela a la conciencia de esos hombres: se sentían “defensores de la justicia”, pero los llama a la conciencia de su condición… no pueden reclamar el derecho de vida o muerte de otro semejante… todos se fueron, abandonando la lapidación de la mujer… Dios “no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva” (v. Ez 33.11)”, continuó Francisco. Y la mujer se fue.

En primer lugar, los Estados deberían dejar de criminalizar. Por caso, un alto porcentaje de los convictos en las cárceles mundiales se deben al tráfico de drogas. Si estas drogas -aun siendo muy dañinas- fueran más libres, como en Portugal, habría muchos menos encarcelados. Luego, si queremos que el delincuente viva, y no vengarnos, hay que considerar que privarlo de su natural libertad no es un comienzo auspicioso.

 

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

 

Nothing more partial than the state “justice”

By Alejandro A. Tagliavini *

 

Believing that the State “justice” can be independent of the executive power, that finances it, is naive and runs against the market economy that says that those who receive money must give something in return, otherwise the economy could not work. Let’s see some curious cases.

The Supreme Court of Peru ruled that the Machu Picchu archaeological park, the main tourist attraction in the country, is owned by the State after rejecting the lawsuit, initiated in 2005 by the Zavaleta family, to claim land from the Machu Picchu National Archaeological Park (old mountain, in Quechua), 130 kilometers from Cusco, ancient capital of the Inca Empire (XV-XVI centuries). Those are some 22,000 hectares where the citadel was built by the Inca emperor Pachacutec (1438-1471) and found in 1911 by an American explorer.

“We have shown that these lands were expropriated by the General Directorate of Agrarian Reform in the 1960s and 1970s in favor of the State,” says the government. That is, the government arbitrarily expropriates land and then its “justice” says that they belong to the government because it expropriated them, the State appropriated them “legally”.

At the supra-national level, the same thing happens. At a time when Boeing is facing a crisis over its 737 MAX aircraft, after two fatal accidents, the Appeals Court of the World Trade Organization (WTO) has ruled that the US must end “fiscal aids” directed at Boeing. They were referring to a tax reduction. That is, that when government relieves its weight on a private company is considered “illegal” by a (multi) state court.

The US government says that, at the same time, the European Union (EU) was required to eliminate subsidies for the competitor Airbus, which it has not done so Trump now threatens with additional tariffs, to European products, to compensate the economic damage valued at US $ 11,000 million annually.

And there are more serious cases. According to Sebastiana Barraéz, two young men are being held in a Venezuelan military prison without a trial after an incident with the son of the president of the Supreme Court of Justice. Melvin Gregorio Farías Gutiérrez and Junior Gerardo Rojas Gutiérrez were arrested because of a confusing episode with the bodyguards of the judge’s son. They have been in the basement of the Military Counterintelligence General Directorate for a year, says Barraéz, where the “most dangerous” military and the executives of CITGO, PDVSA’s US subsidiary, are detained.

But States not only criminalize innocent people, they also force them to associate with criminals. Speaking of Venezuela, according to Refugees International (RI), some 5,000 citizens emigrate every day and there are more and more elderly, disabled and minors trying to cross the border. But some Venezuelans begin to resort to “criminals” – smugglers, traffickers – in their attempt to find asylum, in other countries, due to the hardening of the border controls of the receiving states, as in Chile and Ecuador.

Some communities that had initially welcomed Venezuelans are now show growing resentment and tensions and even some violent acts have occurred in Peru, Brazil and Argentina, according to RI. By the way, it is very ironic that these countries condemn the Maduro regime, but then reject those who escape from this regime.

 

 

* Member of the Advisory Board of the Center on Global Prosperity, Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

El dólar (el peso), y la deuda, por mal camino

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

La deuda bruta llegó a US$ 345.000 M en 2018 aumentando en más de US$ 10.000 M el año pasado, cuando la ratio deuda-PBI subió unos 30 pp debido a que más del 75% está nominada en moneda extranjera, según Ecolatina, por lo que, dice el multi estatal FMI, Argentina necesita un superávit primario de 1% del PBI a partir del 2020 (Econviews estima entre 1,5% y 2%). ¿Qué pasará si, con este modelo macrista, el peso se sigue devaluando – dólar “aumentando”- y la recaudación cayendo?

En marzo, el IPC -la “inflación”- subió 3,7%, según OJF, 51,5% ia. Y todo indica que seguirá subiendo dadas las necesidades financieras del Gobierno y las medidas “antinflacionarias” contraproducentes del BCRA. Obviamente, la subida del precio del dólar se debe a la inflación y no al revés como cree el gobierno.

Las altas tasas no amortiguan la inflación ya que absorben demanda de dinero aumentando la brecha con la ya exagerada oferta. Ahora el BCRA autorizará a los bancos a conformar con Leliq hasta el 100% de sus depósitos, y a que cualquiera pueda establecer un plazo fijo online sin ser cliente del banco. Así, según los optimistas, las tasas de los plazos fijos que ofrecen los bancos llegarían hasta el 54%, pero con una inflación que podría ser semejante, esto difícilmente resulta atractivo.

Hasta ahora, a pesar de las tasas, la demanda de dólares continúa porque la rentabilidad de la economía del peso es negativa. Según Portfolio Personal, en los primeros días de abril el crecimiento nominal de los plazos fijos privados fue de solo $ 16.000 M equivalente al 40% de los intereses pagados -$36.000 M- o sea que se retiraron unos $ 20.000 M, casi US$ 500 M.

Entre lo que vendería el Gobierno (US$ 60 M diarios, 9.600 M hasta diciembre) y la oferta del campo (US$ 18.000 M hasta diciembre) habría una oferta de unos US$ 200 M al día, un tercio de lo que hoy se opera en el mercado, y la demanda aumentará en la medida de la inflación.

Desde Eco Go, estiman que el total de pesos que podrían volcarse a dólares rondaría los $1,26 B, o US$ 30.000 M, frente a reservas netas por US$ 21.000 M. Y si bien estamos lejos de un “corralito”, el temor a que los clientes retiren los US$ 30.000 M depositados podría -otra vez- asustar a los banqueros y hacerlos reaccionar del modo destructivo como cuando estaba Cavallo.

Y aunque el default – o la “renegociación de la deuda”- todavía no se vislumbra… que las hay las hay… salvo que el PBI crezca muy fuerte. El FMI ya estaría barajando la alternativa de postergar el repago de los US$ 57.600 M que entregará en total. Los acuerdos stand by como el actual -que finaliza en junio de 2021-, podría transformarse en un Extended Fund Facility (EFF) que, con poco dinero adicional, da un plazo mayor en la reestructuración de los pagos de hasta 10 años.

Ahora, como señalo el IARAF, marzo fue el quinto mes en que la recaudación (unos US$ 7500) cayó en términos reales, 10,2% ia. Y seguirá cayendo a medida en que el PBI siga bajando, pero si, además, el peso sigue devaluándose -al ritmo de la inflación, +50% ia- la recaudación para fines de año podría acercarse a los US$ 4500 M.

El gobierno dice que el PBI tocó piso. ¿Qué sucedió para que la economía deje de caer? Nada, al contrario, la cosa ha empeorado: más inflación, más presión tributaria y tasas más altas. Y se agarra del Índice de Producción Industrial (IPI) Manufacturero que en febrero subió 2,4% (sin estacionalidad) y del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) que aumentó 8,3%, pero contra igual periodo de 2018, el ISAC baja 5,3% ia y el IPI, 8,5% ia.

No pareciera que la construcción crezca. Los despachos de cemento disminuyen y la rentabilidad en dólares de los alquileres cae sin piso. Según Reporte Inmobiliario, la renta neta de un departamento cayó del 2,56% anual hace un año a 1,78%. En tanto muchos indicadores, como la producción y venta de autos, caen fuerte en marzo.

Entretanto, los países desarrollados no van tan mal y así no habrá viento de frente pero tampoco ansiedad inversora por venir a emergentes. La creación de empleo en EE.UU. repuntó en marzo: 196.000 nuevos ocupados contra 177.000 estimados. Y Trump insiste en exigirle a la Fed que baje las tasas. Las remuneraciones repuntaron 0,4% en el mes y 3,2% en el año, no tanto como para asustar por la “inflación” a la Fed.

Por su lado, el PBI de la zona euro cayó de crecer al 0,7% trimestral en 2017 al 0,1% y 0,2% en el tercer y cuarto trimestre de 2018. Pero los nubarrones se disipan. El último PMI compuesto (que refleja la situación, según encuestas a empresas) de marzo fue mejor de lo esperado, una expansión de 51,6 puntos, lo que evidenciaría que China tocó piso en el primer trimestre de 2019 impactando positivamente. El crecimiento del comercio global se ralentizará menos de lo estimado. Según la OMC, en 2019 crecerá 2,6%, debajo del 3% registrado en 2018 y lejos del 4,6% en 2017.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

How to achieve “zero poverty”

By Alejandro A. Tagliavini *

The Spanish Language International Congress, held in the city of Córdoba, Argentina, and inaugurated by King Felipe VI, particularly the conference on artificial intelligence given by José María Álvarez-Pallete, make it clear the emergence of radical cultural changes in the coming decades. And, perhaps, people will be no longer interested in governments presidents, but rather in more important things, to begin with, their own lives.

But, if by chance the Argentine president, Mauricio Macri, who promised “zero poverty” during his campaign, is remembered he will very probably be evoked as the one who achieved the poverty highest record, particularly of the poor children.

Let us analyze the argentine financial market. The Buenos Aires Stock Exchange, so far in 2019 advances 11%, while 14% devalues-against the dollar-the peso that carries an inflation of 13%. During March, the bonds in dollars issued by the Argentine government decreased an average of 3%. Most of the Argentine shares listed on Wall Street ended down. On the other hand, the interest rate of fixed terms in local banks barely exceeded 3%, losing against inflation -3.5% – and the dollar.

Thus, the best investment is to buy dollars and have them without producing. That is to say that Argentina will disinvest because the profitability of the peso economy is negative due to extremely high taxes, uncontrolled inflation and the Central Bank’s benchmark interest rate that almost reaches 70%. In other words, the economy will continue to fall because Macri is doing what he has done during his 14 years as a government official -beginning as mayor of Buenos Aires- making the State bigger at the expense of the private sector getting smaller.

Poverty grows because the coercive way in which the State takes resources from the market increases: taxes, inflation and indebtedness / high rates. And all coercion harms the most vulnerable. Inflation – the excess of emission to solve State expenses- hits the most modest, because the entrepreneurs raise the prices.

While interest rates make credit inaccessible, according to the LCG consultancy, zero poverty would mean an extra transfer of resources in the hands of the state, for US$ 5,500 million, to the 2.1 million poor Argentine households, an increase in social spending by 1.7% of GDP when the IMF authorizes only 0.3%.

Now these resources are coercively taken from the market harming the poor the most for entrepreneurs pay taxes by rising prices or lowering salaries. So increasing social assistance would deepen poverty because it would mean more money taken from the poor going through a State bureaucracy that would take a big part and revolving to the poor just a small part.

According to official data, the number of poor Argentines in 2018 reached 32%, 6 percentage points (pp) more than in 2017 when it was 25.7%, and the number of poor children – from 0 to 14 years old – grew from 39.7% to 46.5%.

Thus, at this pace by the end of Macri’s second term – if he wins re-election in October – he will have achieved more than 50% of poverty in Argentina. When what he should do, on the contrary, is deregulate the economy and lower taxes, inflation and rates so that each person can work, with their money, to develop.

* Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, Oakland, California
@alextagliavini

http://www.alejandrotagliavini.com

Cómo lograr la “pobreza cero”

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Del Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en la ciudad de Córdoba, Argentina, e inaugurado por el Rey Felipe VI, en particular de la charla sobre inteligencia artificial de José María Álvarez-Pallete, surge que los cambios culturales serán radicales en las próximas décadas. Y, quizás, las personas ya no se interesen por los presidentes de gobiernos, sino por cosas más importantes, para empezar, su propia vida.

Pero, si acaso recordaran al presidente argentino Mauricio Macri, que durante su campaña prometió “pobreza cero”, no extrañaría que fuera por lograr la pobreza récord, de niños pobres.

Tomemos el mercado financiero argentino. La Bolsa de Buenos Aires, en 2019 avanza un 11%, en tanto que 14% se desvaloriza -contra el dólar- el peso que lleva una inflación del 13%. Durante marzo, los bonos en dólares emitidos por el gobierno argentino bajaron 3% en promedio. Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street terminaron con mayoría de bajas. Por su parte, la tasa de interés de los plazos fijos en los bancos locales apenas superó el 3%, perdiendo contra la inflación -3,5%- y el dólar.

Así, la mejor inversión es comprar dólares y tenerlos sin producir. O sea, que Argentina se desinvertirá porque la rentabilidad de la economía del peso es negativa por los altísimos impuestos, la inflación descontrolada y la tasa de interés de referencia del Banco Central que casi llega al 70%. En otras palabras, el PBI seguirá cayendo con el modelo que Macri viene implementando desde hace 14 años -desde que era Alcalde de Buenos Aires- de aumento del peso estatal sobre los ciudadanos -el mercado- que producen.

La pobreza crece porque aumenta el modo coactivo en que el Estado retira recursos del mercado: impuestos, inflación y endeudamiento/tasas altas. Y toda coacción perjudica más a los más vulnerables. La inflación -el exceso de emisión para solventar gastos estatales- resulta peor para los más modestos, porque los empresarios suben los precios.

Mientras que las tasas de interés hacen inaccesible el crédito, según la consultora LCG, la pobreza cero se conseguiría con una transferencia extra, de recursos en manos del Estado, por US$ 5.500 millones a los 2,1 M de hogares argentinos pobres, o sea, aumentar el gasto social en 1,7% del PBI cuando el FMI autoriza solo 0,3%.

Ahora, estos recursos son coactivamente retirados del mercado, particularmente de los más pobres -los empresarios, pagan los impuestos subiendo precios, bajando salarios, etc.- luego son filtrados por una burocracia que se queda con buena parte, devolviéndose en asistencialismo bastante menos. Con lo que, por el contrario, aumentar el asistencialismo profundizaría la pobreza.

Según datos oficiales, la cantidad de argentinos pobres en 2018 llegó al 32%, 6 puntos porcentuales (pp) más respecto de 2017 cuando era de 25,7% y la cantidad de niños pobres -de 0 a 14 años- aumentó de 39,7% a 46,5%.

Macri afirmó que seguirá el mismo modelo -de aumento de la exacción coactiva al mercado- pero más rápido, con lo que creará pobreza más rápidamente que los 6pp anuales. Así, cuando acabe su segundo mandato -si gana la reelección en octubre- habrá logrado que más del 50% de los argentinos sea pobre. Cuando debería, por el contrario, desregular la economía y bajar los impuestos, la inflación y las tasas de modo que cada persona pueda trabajar y, con su dinero, poder desarrollarse.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

Macri, el hacedor de pobreza

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Del Congreso Internacional de la Lengua Española, en particular de la charla sobre inteligencia artificial de José María Álvarez-Pallete, surge que los cambios culturales serán radicales en las próximas décadas y, quizás, ya nadie se interese por los presidentes de gobiernos. Pero, si acaso recordarán a Macri, no extrañaría que fuera por lograr la pobreza récord, de niños pobres.

Veamos el mercado financiero. El nuevo S&P Merval, que solo considera empresas locales, pasa a ser un índice claro de lo que sucede en Argentina. Mientras que en el primer trimestre del año el S&P 500 ganó 13% y el Nasdaq 16,5%, como anticipé el año pasado -y lo sostuve contra la opinión de muchos operadores cuando la Bolsa en enero subía 20% en dólares- el S&P Merval ya está debajo de los valores del 2018 en términos reales: en 2019 sube 10,5% contra 14% el dólar y 12% la inflación.

Y va para peor, de hecho, marzo fue el peor mes y el S&P Merval cayó 2,93% cuando el dólar ganó casi 12%. Los bonos en dólares bajaron 3% en promedio, y en el tramo pesos cayeron casi 3% en promedio para los ajustables por CER, y leves alzas para el resto. Los ADRs en Wall Street, terminaron con mayoría de bajas. Por su parte, la tasa de interés de los plazos fijos apenas superó el 3%, perdiendo contra la inflación -3,5%- y el dólar. Hasta el carry trade resultó negativo; por caso, los retornos en pesos alcanzaron 3,3% para las Lecap.

Así, la mejor inversión es comprar dólares y tenerlos sin producir. O sea, que Argentina se desinvertirá porque la rentabilidad de la economía del peso -dados los impuestos, la inflación y las altas tasas- es negativa. En otras palabras, el PBI caerá -contra todos los pronósticos que dicen que en el 2020 crecerá- con el modelo que Macri viene implementando desde hace 14 años -ya en la CABA- de aumento del peso estatal sobre los ciudadanos -el mercado- que producen.

Los políticos llegan al absurdo de malversar la ciencia de la lógica. Por caso, el dolor -físico o psicológico- es una advertencia -del cuerpo o la mente- de que estamos errando y debemos corregirnos. Al acercamos al fuego, sentiremos una molestia, una advertencia del cuerpo para no acercarnos más son pena de dañarnos. La función del dolor es precisamente advertir un daño potencial mayor.

Yendo entonces a la política, cuando nos proponen un “ajuste doloroso” -que, supuestamente, nos llevaría al bien – debemos rechazarlo y denunciar la violación de las leyes de la lógica. “Tienen que aguantar, yo estoy convencido de lo que hago”, dijo Macri. Deberían explicarle que, precisamente, en un mercado libre lo que importa es, para cada persona, su propia opinión y no la de un líder mesiánico.

¿Por qué crece la pobreza? Porque crece el modo coactivo en que el Estado retira recursos del mercado. Impuestos, inflación y endeudamiento/tasas altas. Y toda coacción perjudica más a los más vulnerables. La inflación -el exceso de emisión para solventar gastos estatales- resulta peor para los más modestos, por caso, los precios de los alimentos y servicios básicos subieron en febrero 5,1%, frente al 3,8% general.

Mientras que las tasas de interés hacen inaccesible el crédito a los más humildes, según LCG, la pobreza cero se conseguiría con una transferencia extra, de recursos en manos del Estado, por $244.000 M anuales a los 2,1 M de hogares pobres, o sea, aumentar el gasto social en 1,7% del PBI cuando el FMI autoriza solo 0,3%.

Ahora, estos recursos son coactivamente retirados del mercado, particularmente de los más pobres -los empresarios, pagan los impuestos subiendo precios, bajando salarios, etc.- luego filtrados por una burocracia que se queda con buena parte, devolviéndose en asistencialismo bastante menos.

Cuenta Matías Di Santi que, según OJF, la población pobre pasó del 8% en 1980 al 16% en 1985. En 1989 eran 39,8% y, en 1990, 41,3%. De acuerdo con los primeros datos del Indec, para el Gran Buenos Aires (GBA), a fines de 1989 la pobreza llegaba al 47,3%, y para mayo de 1995 baja al 22,2%. En octubre de 1999, sube al 26,7% y dos años más tarde alcanza el 35,4%, para llegar en mayo de 2002 al 49,7% y un año más adelante toca el récord de 51,7% en el GBA, según el Indec que en ese 2003 comenzó a medir en 31 centros urbanos encontrando una tasa del 47,8%.

Antes de su intervención, el Indec mide 26,9% para el segundo semestre de 2006. Según Cedlas, bajó de 37% a fines de 2007 a 30% a principios de 2015. Luego, a mediados de 2016, la pobreza subió al 31,4%. Con el Indec normalizado, en el segundo trimestre de 2016 alcanzaba al 32,2%. En 2018, llegó a 32%, 6pp más respecto del segundo semestre de 2017 (25,7%) y la cantidad de niños pobres -de 0 a 14 años- aumentó de 39,7% en 2017 a 46,5% en 2018.

Macri ha dicho que seguirá el mismo modelo -de aumento de la exacción coactiva al mercado- pero más rápido, es decir, crear pobreza a un ritmo más rápido que los 6pp anuales. Así, dos años antes de que acabe su hipotético segundo mandato romperá el récord de 50%.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: