20161124_153906_025 (2)Siendo joven me gradué como Ingeniero Civil en la Universidad de Buenos Aires, pero luego realicé diversos cursos sobre filosofía, economía y ciencias sociales. Fui miembro del Departamento de Política Económica de la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE)Desde 2006, Miembro del Consejo Asesor del muy prestigioso Center on Global Prosperity del The Independent Institute de Oakland California, EE.UU. He recibido diversos títulos honorarios como el de “Guardian of the Treasury”, otorgado por el Gobernador del Estado de Nuevo Mexico, EE.UU. Además del ensayo “El Futuro de la Esperanza” publicado por Eumed.net de la Universidad de Málaga, y “Cómo ser ricos y felices”, tengo más de tres mil columnas de opinión publicadas en más de treinta medios del mundo como El Nuevo Herald (Miami), Ámbito Financiero, El Cronista, Infobae, La Voz del Interior, La Prensa (Nicaragua), La Prensa (Honduras), El Panamá América, El Mercurio (Chile), El Observador (Uruguay), Libertad Digital (España), ABC (Paraguay), El Comercio (Perú), El Universal (Venezuela), El Tiempo.com (Colombia), La Razón (Bolivia), etc. …      pero los curriculums no me interesan… esto es apenas una rápida descripción para salir del paso…. porque la verdad es la verdad y, en esta ecuación, no está la palabra “curriculum”.

PD: por cierto, muchos me preguntan por qué no estudié economía (aunque si lo hice, de forma autodidacta): pues… al rendir economía en la Facultad de Ingeniería, respondí en el final con lo que sabía de la escuela más acertada, la Austriaca. Y el profesor me dijo “sé que sabes pero no te puedo aprobar”. Para aprobar tuve que repetir las ridiculeces que allí enseñan, básicamente keynesianas.

Ahora sabes porque los economistas argentinos son tan mediocres y el país también, es que la “educación” que reciben más bien los deforma. Claramente, estudiar en una facultad argentina de economía era perder el tiempo y des informarse.

 

Mail de contacto: editorvz@hotmail.com

Anuncios