Buscar

Alejandro A. Tagliavini

"Hay quienes piensan distinto a mí, incluso yo, al cabo del tiempo, pienso distinto a mí", J.L. Borges

Resultados de la búsqueda

"Nvidia"

¡Ojo con Nvidia! (y Tesla) y siempre mirando el oro

Por Alejandro A. Tagliavini*

             La tecnología tuvo su peor semana desde marzo a la espera de lo que diga la Fed en los próximos días ya que, tras la vuelta de sus vacaciones, Jerome Powell podría anunciar nuevos estímulos ante la falta de acuerdo dentro del Senado para “dinamizar” -fuegos artificiales hoy, inflación y hambre para mañana- la economía. El Nasdaq 100 cayó en estas últimas cuatro jornadas (el lunes fue feriado) un 4,6%. El S&P 500 dejó un 2,47% y el Dow Jones perdió el 1,66%.

             El consenso de los analistas estima que, rebotes al margen, el Nasdaq 100, el principal índice tecnológico, podría haber entrado definitivamente en fase de corrección del tramo alcista que nació en los mínimos de marzo y, así, podría llegar a perder hasta el 40% de toda la subida previa con lo que estaríamos ante una oportunidad para comprar tecnología.

             En mi última columna habíamos visto cómo se ha ido formando una burbuja especulativa. Ahora, en este interesante tweet puede verse cómo se desarma, pero aún es elevada:

(¿la buena señal? La actividad especulativa con opciones cayó la semana pasada. ¿La mala señal?: sigue por encima de cualquier pico en 20 años)

SentimenTrader

@sentimentrader

The good sign? Speculative options activity dropped off last week.

The bad sign? It’s still higher than any other peak in 20 years.

             Hay que destacar a Tesla (NASDAQ:TSLA). El 31 de agosto hizo efectivo su split (desdoblamiento de los títulos) y la acción cerró a USD 498. Luego, pese a la caída del 21% del martes por su no inclusión en el S&P 500, los títulos aumentaron un 440% en lo que va de 2020 y ahora ronda los 372. Los fundamentals no dan. La empresa vale más de USD 346.000 M al 11 de agosto y así su valor de mercado superaba al de Toyota y Ford juntos, aunque controla solo el 0,8% del sector.

            Por eso, la enorme cantidad de posiciones cortas abiertas por los especuladores que complica mucho gestionar el largo plazo de la empresa. Los vendedores a corto han llegado a endeudarse en USD 20.000 M para apostar a la baja: la mayor cantidad nunca vista en esta estrategia. Pero por esto es por lo que Elon Musk hace tiempo que viene insinuando una recompra y los rumores dicen que podría llegar a los USD 5.000 M, con lo que empujó hacia arriba a las acciones.

            Podríamos estar frente a una especie de tulipomanía (especulación sobre los precios de los bulbos de tulipán que se dio en los Países Bajos en el siglo XVII) que se ha apoderado de los inversores. Según la consultora J. D. Power -que mide el atractivo de las marcas-, Tesla consiguió 896 puntos sobre 1.000 la mejor, seguida de Porsche, con 881. De hecho, el Tesla Model 3 fue el automóvil eléctrico puro más vendido durante 2019 en Europa Occidental, con 94.000 unidades. El doble que el siguiente, el Renault Zoe con 45.700.

             Standard & Poor’s calcula que su caja de USD 8.600 M del segundo trimestre le da “gran flexibilidad” para financiar su ambiciosa expansión. Pero este año, gracias a los incentivos fiscales para los vehículos eléctricos en ciertos mercados europeos, donde casi no había más opción que Tesla, se ofrecerán muchos más modelos. De hecho, Volkswagen y la alianza entre Nissan y Renault vendieron, en 2020, más coches en el Viejo Continente que la compañía de Musk.

                     Ahora, ojo esta semana con Nvidia (NASDAQ:NVDA) -cuyas acciones han avanzado 265% en un año- porque se confirmó un acuerdo para comprar por más de USD 40.000 M al diseñador de chips británico ARM (LON:ARM) Holdings a SoftBank (T:9984) Group Corp, creando un gigante en la industria de los procesadores. ¿Será hora de comprar? De hecho, en la apertura de Tokio este lunes 14 de septiembre, las acciones del vendedor, SoftBank, suben un 10%. En fin, para los que no tienen cuenta afuera -y así poder evitar el enorme riesgo argentino- tienen los Cedears (para Nvidia y también mineras de oro) y esta interesante guía publicada por Iprofesional para proceder.

                     Y, por cierto, siempre mantengamos un ojo en el refugio clásico por excelencia el oro, sobre todo en estos tiempos de alto “dinero helicóptero”. Los bajistas del metal acechan, para empezar un agresivo dólar, aunque el oro está haciendo frente a las adversidades estos días y manteniéndose fuerte frente al euro y otros grandes rivales. El viernes por la tarde en Asia el oro al contado registró mínimos intradía en USD 1.937,41.

                     Aparte de los lingotes, los futuros de oro de EE.UU. para entrega en diciembre se liquidaron en el COMEX de Nueva York por tercera jornada consecutiva el jueves, subiendo a un promedio del 0,5% cada vez. La subida de la última sesión fue de USD 9,40 para establecerse finalmente en USD 1.964,30/onza. Desde su último cierre negativo en 1.937,10 del 7 de septiembre, el oro ha subido poco más de USD 27.

                    La subida del jueves de los futuros se produjo tras una volátil actuación por parte del dólar, que inicialmente cayó frente al euro tras las declaraciones de la presidenta del Banco Central Europeo consideradas agresivas para la moneda única.

                    Aunque personalmente descreo mucho de la matemática aplicada a los mercados -porque el mercado es impredecible, nunca una fórmula previsible- y por ende de los gráficos, como anécdota, veamos estos de Sunil Kumar en dónde habría múltiples puntos de presión que se podrían cruzar en un camino de vuelta hasta sus máximos históricos del 7 de agosto registrados en USD 2.073,41 y más allá. “Tras los USD 1.968, la prueba de oro al contado estará en 1.993”, Sunil Kumar dixit. “Que cruce la línea de los 1.993 ya es un enigma”.

Gold Daily

               “En el lado negativo, situarse por debajo de 1.935 y cerrar por debajo de 1.920 entonces tenderá a llegar al nivel de 1.900. Un mayor debilitamiento puede aumentar las posibilidades de un mínimo más bajo que podría alcanzar los 1.850-1.800”.

Gold Weekly

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Más vale rey constitucional que absolutista

Por Alejandro A. Tagliavini*

                Escribo esta columna desde una república, la Argentina, que va camino de ser Venezuela sino Cuba. Hoy, de entre los argentinos el 50% es pobre, el 95% tiene un salario mensual inferior a € 400, y algo tan normal como comprar -moneda extranjera- euros es “delito”. En contraposición, Isabel II es monarca de la potencia con la democracia más antigua, y envidiable.

               Suele atribuirse el término “poder blando” a Joseph Nye, de Harvard, lanzado en su libro “Bound to Lead: The Changing Nature of American Power” (1990), y en “Soft Power: The Means to Success in World Politics” (2004). No es verdad que el poder, la autoridad, para ser real debe estar basado en la fuerza. ¿Por qué todavía existen las monarquías, huérfanas de ‘poder real’? La explicación reside en el poder ‘blando’ base de la influencia de organizaciones desprovistas del poder militar que da lugar al ‘poder duro’.

               La iglesia católica y el Vaticano casi sin armas, sobrevive a todos los imperios incluidos los nucleares y ha tenido más autoridad real que cualquier fuerza armada, por caso, tuvo mucho peso en la caída de la URSS.

               Las sociedades no existen debido a un Estado con “poder” policiaco capaz ordenarlas, sino porque naturalmente el hombre tiene vocación social y es, básicamente, moral: si todos robaran, no habría guardias para detenerlos. Según Aldous Huxley, “las sociedades se mantienen, no principalmente por el miedo… al poder coactivo… sino por una difundida fe en la decencia de los demás”.

               Las monarquías tienen un costo que debería discutirse para que fuera financiada con justicia respecto de los ciudadanos, pero los políticos son enormemente más caros y, lo peor caso, es que su autoridad pivotea en el monopolio de la violencia estatal con la que imponen sus “leyes”. Que tienen que imponerse coactivamente porque no se dan naturalmente, es decir, violan el orden de la naturaleza.

              En España, todavía resuenan las tropelías durante el último gobierno republicano que instauró un régimen de terror con las checas y el asesinato de 6.800 religiosos entre muchas atrocidades y que terminó con una sangrienta guerra civil. 

              Pero hoy el gobierno ibérico tiene un presidente de dudosa vocación monárquica y un vicepresidente segundo que pertenece a un partido antimonárquico, abierto aliado del chavismo venezolano, y están intentando jibarizar los actos del monarca, su visibilidad, para hacerlo desaparecer de la escena pública -como la reciente prohibición a presidir la entrega de los despachos a los egresados de la Escuela Judicial de Barcelona- para algún día simplemente descartarlo.

              Quieren descartar el poder blando, para poder instalar uno duro y puro al estilo de las monarquías políticas -absolutistas, basadas en la imposición policíaca- como la de los Kirchner en Argentina o la de los Castro en Cuba.

                Ahora, cómo ha logrado llegar tan lejos el gobierno español. “La violencia nace del miedo”, aseguraba, entre muchos, el historiador Antony Beevor. Entonces, los políticos abusan del coronavirus para crear pánico con el fin de acrecentar, precisamente, su poder duro ya que las cifras no justifican tanto temor. Según el último informe del CDC de EE.UU., en caso de ser infectado por este virus, las posibilidades de sobrevivir son del 99,997% para quienes tienen hasta 19 años, del 99,98% hasta 49 años, 99,5% hasta 69 años y del 94,6% para quienes superan las siete décadas.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

De Wall Street inflacionada y el cepo inflacionario

Por Alejandro A. Tagliavini

                    Wall Street termina su tercera semana consecutiva en ‘rojo’ con sus índices alejándose de sus niveles de máximos históricos. La reunión de la Fed marcó la semana y la falta de nuevas medidas dejó dudas. La negociación de un segundo paquete fiscal en el Congreso, de entre US$ 1,5 y 2,2 B, no han sido suficientes fuegos artificiales para animar la bolsa. El Dow Jones cayó 0,03%, el S&P 500 bajó 0,59% mientras que el Nasdaq 100 dejó 1,36%. En lo que va de 2020, el Nasdaq gana 25,2%; el S&P 500 el 2,78%, y el Dow Jones pierde 3,09%.

                     En la sesión del viernes destacó Aptiv, fabricante y distribuidor estadounidense de componentes para vehículos, cuyas acciones repuntaron en torno al 7% hasta los US$ 88,9 y así Morgan Stanley ha mejorado su precio objetivo hasta los US$ 150, cuando antes estimaba 63.

                      Entre las compañías que más subieron esta semana está el auténtico “milagro” Tesla (NASDAQ:TSLA) que sube 20%, General Electric (16,2%), Zoom (13%), WestRock (12%) y Diamondback Energy (13%). Los futuros del Brent suben 8% respecto de la semana pasada cayendo, en lo que va de año, un 35%. Por su parte, los futuros del WTI en los últimos siete días se revalorizaron casi 10%, lo que deja la caída anual en el 33%. El euro está en la zona de los US$ 1,185 apreciándose un 5% en lo que va de año. El oro acumula una rentabilidad del 25% en 2020.

                     Entre las muchas señales que indican que Wall Street, como hace tiempo vengo diciendo, está muy inflacionada por el dinero helicóptero ahora se suma, como muestra el siguiente gráfico, el reciente aumento de la base corta a nivel de acciones individuales, por primera vez desde marzo, que apunta a la reducción del riesgo por parte de los inversores institucionales de renta variable. Y hay margen para nuevos aumentos en la base corta dado lo bajo que todavía está para las acciones estadounidenses.

Gráfico: Cantidad en préstamo sobre acciones individuales (Excluidos los ETF)

TheMarketEar

               En particular, es interesante el análisis técnico sobre que las acciones tecnológicas podrían tener mucho más margen de caída de Michael Kramer aunque, insisto una vez más, le tengo muy poca confianza a las matemáticas aplicadas a la economía desde que difícilmente el comportamiento humano y, por tanto, del mercado pueda ser anticipado por cálculos “racionales” previos, valga la redundancia.

                Por cierto, las tasas de interés a cero han regresado para quedarse durante un tiempo, reafirmó la Fed el miércoles, al menos hasta 2023. Lo que no clarificó fue el futuro del programa de compras de deuda vigente, el conocido como quantitative easing (QE), pese a que el mercado esperaba que pudiera adelantar si las adquisiciones se volcarían más en los bonos a largo plazo.

               Así el rendimiento del bono a 10 años tiende a subir -a medida que el precio baja- quedando en alrededor del 0,697%. Aun así, en general, la deuda estadounidense a largo plazo, aquella que vence en al menos una década, aún acumula unas ganancias del 15% en el año frente al 2,8% que se anotan los bonos entre 1 y 3 años.

                Y, desde Citi, creen que cualquier novedad en el QE no llegaría hasta final de año. Sus analistas esperan poco en el FOMC [el comité encargado de la política monetaria] de noviembre. En diciembre, la Fed puede desacelerar las compras de MBS [valores respaldados por hipotecas], aumentar las compras del Tesoro o extender su duración promedio. Con lo cual el rendimiento podría bajar a medida que el precio suba.

El cepo inflacionario                

                En fin, yendo a la Argentina populista, lo cierto es que estamos en un círculo vicioso existencial que no tiene solución, al menos en el mediano plazo. Para ser político hay que ser corto de cerebro, es condición sine qua non. Lo digo seriamente, cuando los escucho me asombra lo primate que son. Es un círculo vicioso, porque necesitan atraer a la mayoría y, para ello, tienen que repetir slogans que la mayoría acepte de manera primaria, en la medida en que digan algo más inteligente, o más elaborado, la masa los entiende menos y pierden seguidores y, si dicen algo extremadamente inteligente, sencillamente desaparecen.

                Ahora, el miedo deliberadamente difundido desde el gobierno y amplificado por casi todos los medios que trasmiten como un partido de fútbol los muertos por “covid” -aunque solo son el 10% de los muertos totales en Argentina y esto creyéndonos que las cifras no están infladas- hacen que la masa sea aún más irracional, con lo cual los políticos se ven “forzados” a una bola de nieve cada vez más populista (léase, mas Estado en lugar de menos regulaciones y más privatizaciones).

                Y esta bola de nieve populista se ve reflejada en el Presupuesto Nacional para el ejercicio 2021. Donde, como señalan desde Invecq, la primera condición es la “inclusión social” que, por cierto, es la excusa para aumentar los impuestos y la inflación que siempre terminan siendo derivados a los pobres (ya que las empresas aumentan precios, etc) necesarias para hacer demagogia, “asistencialismo social” que es devolverles a los pobres menos de los que se les quitó.

                El gobierno augura que el PBI crecerá 5,5% en 2021, una inflación del 29%, un dólar oficial de 102,4 en diciembre y un déficit presupuestario primario del 4,5% del PBI y total del 6%. Como se ve en este gráfico, aun con las proyecciones oficiales -muy poco creíbles- el nivel de actividad hacia finales del 2023 sería inferior a la del 2017.  

                   Ante tanto populismo rampante, no es creíble que la suba del IPC pueda terminar el año 2021 por debajo del 30% y, sobre todo ahora que se endurece el cepo que, irónicamente, presionará hacia arriba al IPC. Para empezar, se agravan condiciones de financiamiento para empresas, dice Moody’s, con el nuevo cepo, es decir, caerá el PBI esto es la demanda de pesos.

                  La razón porque los dólares no alcanzan es muy obvia, sucede que el BCRA los vende baratos subsidiados y, entonces, aumentan artificialmente la demanda al tiempo que a ese precio nadie quiere venderle al BCRA y -en esto se llevará una sorpresa el gobierno- la oferta seguirá cayendo por mucho que obligue porque siempre algunos encuentran la manera de zafar.

                   Por qué el gobierno insiste en mantenerlo barato, desde el punto de vista ideológico porque le teme al IPC y cree que eso es inflación -cuando es al revés: el peso se deprecia con la inflación, la exagerada oferta- pero el motivo funcional es una cuestión de poder. Los dólares son la moneda real no el peso, y el gobierno quiere mantenerlo controlado por una cuestión de poder.

                   Este gráfico, que lo tomé de Nicolás Cachanosky, es muy didáctico:

                  Allí se ve cómo, ante el precio subsidiado del BCRA, los dólares son potencialmente muy demandados y muy poco ofrecidos, perdiendo reservas. Pero, como no toda esa demanda potencial se puede realizar dado el cepo, la demanda insatisfecha -que crece a medida que se endurece el cepo- se vuelca al blue provocando una suba de su precio a ese nivel de demanda, así aumenta la brecha entre el oficial y los paralelos, se pierden más reservas y se encarece los precios relacionados perjudicando a los más pobres.

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio 

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

China grows, the bipolar world returns along with the cold war

By Alejandro A. Tagliavini *

                As the prominent economist Roberto Cachanosky wrote, in a column titled “The Present State Plunges the Population into Poverty”, most of the people “… believed that politicians had a monopoly on solidarity and that, with them taking care of the population, everyone would have… health…, etc.… they were going to provide the population with the best living condition ever seen…. This perverse system of the present state… has transformed the state into something unmanageable…”.

                 This false belief facilitated the “Chinese tale”, literally, that the health of countries could be “cared for” with government repressions of personal freedom and markets. As I said in a previous column (“China consolidates as a power“), the result was the destruction of the global economy.

                 But the red giant, with the same authoritarianism with which it imposed these confinements, lifted them while the West continues to debate whether to remove them or harden them. And, thus, it is the only power that grows: its economy shot up 11% in the second quarter, while those of the US and Germany fell -9.5% and -10.1% respectively.

   eleconomista.com

              As Chinese industrial production and consumption begin to recover. It really looks like the reds won the “Third World War“.

Bloomberg

              The Red Dragon weighs more and more and nobody knows how far it will go. For now, as Rosalind Mathieson wrote in Bloomberg, the world is treading cautiously on the tightrope between the US and China, and she recalls the story, popularized in the film directed by Robert Zemeckis, from the Frenchman Philippe Petit that, in 1974, walked about 400 meters above the ground on a cable between the Twin Towers in New York.

              Today, governments balance two superpowers. A single misstep would be very dangerous. It can be seen in the speeches of countries that are not interested in being caught up in a new Cold War. And it was seen during a recent call between China’s Xi Jinping and European Union leaders trying to finalize an investment deal this year.

               And we will see who wins the US elections, because if Washington continues to toughen up against the Chinese in terms of more retaliation – which, strictly speaking, like tariffs on imported products, American citizens end up paying – it will lose while the red economy grows… as its military power.

              For example, due to the agreement of Nvidia Corp. to buy the English Arm Ltd. for US $ 40,000 million, are now under the control of a US company the chip designs and the Arm’s instruction set, the code used by chips to communicate with the software, which are a key part of smartphones, autonomous vehicles, millions of sensors, data center servers and laptops.

            Its clients include Qualcomm, Intel, AMD, Apple, Samsung, Google, Amazon, Microsoft and many Chinese companies including Huawei, which has been in Washington’s sights for months. The agreement to purchase Arm will require approval from China, the UK, the European Union and the US, a process that can take up to 18 months.

               Anyway, at the moment, in this cold war there are no dead spies like in the movies, but some are irresponsibly calling for war like the Global Times of China that says that China must be militarily and morally ready for a potential war.

* Senior Advisor at The Cedar Portfolio  and Member of the Advisory Council of the Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Crece China, vuelve el mundo bipolar y la guerra fría

Por Alejandro A. Tagliavini*

                Como escribió el destacado economista Roberto Cachanosky, en una columna titulada “El Estado presente hunde a la población en la pobreza”, la mayoría de las personas “…creyeron que los políticos tenían el monopolio de la solidaridad y que, con ellos cuidando a la población, todos tendrían… salud…, etc… iban a brindarle a la población la mejor condición de vida jamás vista…. Este perverso sistema del estado presente…ha transformado al estado en algo inmanejable…”,

                 Esta falsa creencia facilitó el “cuento chino”, literalmente, de que la salud de los países podía “cuidarse” con represiones de los gobiernos a la libertad personal y a los mercados. Como decía en una columna anterior (“China se consolida como potencia”), el resultado fue la destrucción de la economía global.

                 Pero el gigante rojo, con el mismo autoritarismo con que impuso estos confinamientos, los levantó mientras Occidente sigue discutiendo si los quita o los endurece. Y, así, es la única potencia que crece: su economía se disparó en el segundo trimestre 11%, mientras que las de EE.UU. y Alemania cayeron -9,5% y -10,1% respectivamente.

Eleconomista.com

              Al tiempo que la producción industrial y el consumo chinos empiezan a recuperarse. Se diría que ganó la “Tercera Guerra Mundial”.

Bloomberg

              Cada vez pesa más el Dragón Rojo y nadie sabe hasta dónde llegará. De momento, como escribió Rosalind Mathieson, en Bloomberg, el mundo avanza con cautela en la cuerda floja entre EE.UU. y China y recuerda la historia, popularizada en el film dirigido por Robert Zemeckis, del francés Philippe Petit que, en 1974, caminó a unos 400 metros sobre el suelo por un cable entre las Torres Gemelas de Nueva York.

              Hoy día, los gobiernos hacen equilibrio entre dos superpotencias. Un solo paso en falso sería muy peligroso. Puede verse en los discursos de los países que no están interesados ​​en verse atrapados en una nueva Guerra Fría. Y se vio durante una reciente llamada entre Xi Jinping de China y los líderes de la Unión Europea que intentan concretar un acuerdo de inversión este año.

               Y veremos quién gana las elecciones de EE.UU., porque si Washington sigue endureciéndose con los chinos en términos de más represalias -que, en rigor, como los aranceles a los productos importados, terminan pagando los ciudadanos estadounidenses- perderá mientras se recupera la economía roja… y su poder militar.

              Por caso, por el acuerdo de Nvidia Corp. para comprar la inglesa Arm Ltd. por el récord de US$ 40.000 millones ahora quedan bajo el control de una empresa de EE.UU. los diseños de chips y el conjunto de instrucciones de Arm, el código utilizado por los chips para comunicarse con el software, que son una parte clave de los teléfonos inteligentes, los vehículos autónomos, millones de sensores, servidores de centros de datos y las computadoras portátiles.

            Entre sus clientes figuran Qualcomm, Intel, AMD, Apple, Samsung, Google, Amazon, Microsoft y muchas empresas chinas incluida Huawei que está en la mira de Washington desde hace meses. El acuerdo para la compra de Arm necesitará la aprobación de China, el Reino Unido, la Unión Europea y EE.UU., proceso que puede tardar hasta 18 meses.

               En fin, de momento, en esta guerra fría no hay espías muertos como en las pelis, pero algunos están llamando irresponsablemente a la guerra como el Global Times de China que dice que China debe estar militar y moralmente lista para una potencial guerra.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

¿Hasta cuándo fiesta en Wall Street, y velorio argentino?

Por Alejandro A. Tagliavini*

                   La incertidumbre respecto a la recuperación de EE.UU. sigue alta, a pesar de que los datos adelantados de agosto muestran una expansión de la actividad empresarial mayor que la estimada. Todo gracias a que, tanto en EE.UU. como en Europa, la inyección de dinero por parte de los bancos centrales se ha demostrado incondicional y esta inflación catapulta a las bolsas.  

                   La semana pasada, el S P 500 logró un nuevo máximo histórico tras subir 0,67% (5,13% en el año), el NASDAQ 100 también bate récords al repuntar 3,50% (32,4% desde enero) y el Dow Jones apenas se mueve (2% abajo en 2020). Según el análisis técnico, los analistas creen WSt sigue “absolutamente alcista” y prevén que mientras el NASDAQ no pierda al cierre de una sesión los 10.855 y, en tanto el S&P 500 no pierda los 3.300 puntos, todo sigue para arriba.  

                    Semana en la que Apple se convirtió en la compañía más valiosa en bolsa del mundo y el viernes subió 5,15%, en la víspera del stock split o desdoblamiento de sus acciones de cuatro acciones por una. En los últimos siete días destacan los ascensos de Target (12,8%), L Brands (12,6%), Nvidia (9,5%) –como anticipamos en una columna anterior– , y Apple (8,4%).

                   Entretanto, los futuros del Brent caen 1% en la semana, hasta los USD 45,46 su nivel más alto desde marzo. Los del WTI en la zona de los USD 42,3 suben un 0,7%, así, en lo que va de año, caen 31%. El oro termina en USD 1.934 cediendo 0,1% con respecto de la semana pasada y quedando la rentabilidad en 2020 del 27%.  

                   Por cierto, el S&P 500 está siendo alentado por el peso cada vez mayor del sector tecnológico, el gran beneficiado de la cuarentena. Pero, atención, cuando levanten las cuarentenas esto podría cambiar radicalmente. El selectivo que mejor representa al sector, el Nasdaq 100, sube 65% desde los mínimos de marzo. Ritmo que la bolsa europea no ha seguido. La brecha del Stoxx 600 -pierde 12% en el año- con Wall Street es de más de 17%. El Stoxx 600 cotiza actualmente un PER de 16 veces, según las estimaciones de ganancias para 2021, 20% por debajo del exigente multiplicador que presenta el S&P 500.

                      Y ahora hago propaganda, ya que nuestra especialidad en The Cedar Portfolio son los ETF de ESG sobre los que, como reporta el FT, el 45% de los encuestados por Invesco planeaba aumentar la cantidad que invierten en estos pasivos en los próximos dos años, y solo el 5% dijo que la reduciría. Este gráfico muestra los flujos en la región Emea (Europe, Middle East, Africa):

                    A nivel global, los ETF de ESG registraron entradas netas de USD 32.000 M en el primer semestre de 2020, según datos de ETFGI, más del triple durante el mismo período del año pasado. Esto llevó los activos totales a un récord de USD 88.000 M.

                   En lo que respecta a Bitcoin (BTC) y al mercado de las criptomonedas, favorecen las inyecciones de liquidez y perjudicaría el colapso de WSt. La correlación con el S&P 500 es muy clara: en los últimos 10 años, los mejores años del S&P 500 han sido también los mejores de Bitcoin.

                   La pregunta es ¿Cuándo explotará la burbuja financiera?

                   Suele creerse que el mercado de valores es un reflejo de la economía. A ver, el Dow Jones incluye a las 30 y el S&P 500 a las 500 empresas más grandes. Pero estos no son todos los negocios, las pyme representan la enorme mayoría de la economía. Así, mientras sube WSt por las Big Tech, la economía en general decae.

                    Las temporadas alcistas nacen del pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran con el optimismo y mueren con la euforia, y las burbujas explotan cuando llega la “soberbia” -la codicia- y los inversores se creen que el alza es eterna. Pese a que la economía no está en su mejor momento, las bolsas están de fiesta gracias a los estímulos monetarios. Pero tarde o temprano, los fundamentales importan. Y los activos están sobrevalorados como vengo diciendo hace rato, pero, ¿hasta cuándo? Sin dudas un evento clave es la elección presidencial en EE.UU. 

                   Es que Trump significa recortes de los impuestos corporativos, desregulación, inyecciones de liquidez y déficit fiscal y hasta noviembre buscará seguir inflando la burbuja como estrategia electoral.   

                  En fin, recomiendo un indicador infalible: el de Judith Julia que asegura que, desde que empezó en trading, probó infinitos indicadores y osciladores pero, entre todos, descubrió uno que no falla jamás, el PCC. PACIENCIA, porque el trading es un oficio lento y cuánto más nos obcequemos en querer saltar pasos, más lento y largo será. CONSTANCIA ya que en el trading caerás miles de veces y deberás levantarte, porque el éxito es para los que no se rinden. CONSISTENCIA, que resulta de la paciencia y la constancia, y es que hay que tener muy presente en el pensamiento el objetivo final, y se llegará.

                  Y, finalmente, en el submundo irracional, está Argentina. Todos los días demostrando que tiene vocación de forzar, obligar, violentar, destruir: ahora declaran a internet, tv paga y móviles como “servicio público”. Así, la gente está cada día más preocupada y descreída. Así, la venta de dólares es récord. Según el BCRA, durante la primera mitad de agosto se vendieron 742 M, o sea 174 M más que en julio y más que los 679 M de mayo.

                   Así, el CCL subió llegó al récord de $ 135, lo que demostró que persiste la necesidad de los inversores por dolarizarse. El dólar minorista sigue en $ 77,50. De esta forma, el dólar “fuga” avanza 8,8% en el mes y 81,4% en el año y las brechas vuelven a superar el 80%, nivel que acelera el drenaje de reservas ya que no sólo activa una mayor dolarización por cobertura, sino que suma participantes dedicados a arbitrajes.

                  Por cierto, muchos adelantaban operaciones debido a que esta semana el parking por el canje generaría un feriado virtual del dólar Bolsa. Es que los bonos en dólares son mayormente utilizados para hacer CCL y, dado que estos papeles van a estar asignados al canje, se podría complicar la operatoria para dolarizar carteras.

                    Y, por cierto, el blue que sube 82% en 2020, expone la inflación mejor que el IPC que, además de estar pisado por el gobierno, dada la cuarentena como ya explicaba Dan Kopf según relaté en una columna anterior y señala Daniel Sticco, entre otros, cambiaron los hábitos de consumo y, por tanto, este IPC ya no refleja la verdad.

                   Así, en este gráfico publicado por Infobae Profesional se ve que solo 6 acciones de la Bolsa le ganan al blue y, lo que ganan, no vale la pena, sobre todo comparado con algunos Cedears o acciones directamente compradas en WSt.

                    Y menos van a valer la pena en el futuro dada la “suba” del dólar, en rigor, la devaluación del peso por exceso -astronómico- de oferta. Algunos ingenuos creen que el blue a fin de año llega a los $ 170, en fin, personalmente miró más bien el cambio en el exterior que está más libre de las influencias nefastas del gobierno argentino. Y en el Banco de la República Oriental del Uruguay con 275,7 argentinos nos dan 44,11 uruguayos y con eso 1 dólar.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Las actas de la Fed, el oro y un récord para Apple

Por Alejandro A. Tagliavini*

                   Las actas de la reunión de la Fed —generalmente publicadas tres semanas después de que se reúna su Comité Federal de Mercado Abierto, FOMC en inglés— dan detalles sobre las preocupaciones económicas anónimamente y el consenso alcanzado. Los detalles a menudo revelan una o dos piezas interesantes de información no transmitida durante la rueda de prensa del presidente de la Fed tras la reunión.

                    El acalorado debate sobre la actuación de la economía estadounidense, durante las cuarentenas y demás represiones a los mercados con la excusa de la “pandemia”, es lo que hace que las actas de hoy -de la reunión de los días 28-29 de julio- sean tan leídas por traders de divisas, valores y metales preciosos.

                    La próxima decisión sobre las tasas de interés no se considerará hasta el 16 de septiembre. Hasta entonces, los gobernadores de la Fed expresarán sus opiniones sobre la economía y detalles como el empleo y la inflación, pero las actas de hoy de la reunión de julio son particularmente cruciales para el oro. La Fed decidió mantener las tasas de interés en el actual nivel de 0 -0,25 y estableció una política de inflación promedio de alrededor del 2%, pero parece dispuesta a aceptar una tasa superior a ese nivel. En este momento, la inflación ronda el 1%.

                    Si bien las tasas a corto plazo se acercan a cero, las reales a largo plazo se han vuelto negativas. Eso ha hecho que los precios del oro se dispararan a un récord por encima de los USD 2.000 la onza, mientras que el dólar se desplomaba.

                    Lo que queda por ver es si la Fed será más acomodaticia de lo que ha sido, incluso, después de la crisis financiera. Vale recordar que, hace doce años, la Fed redujo las tasas a cero y las mantuvo allí durante seis años, mucho después de que la economía y los mercados se recuperaran.

                      El martes, los futuros del oro superaron los USD 2.020 pero luego cayeron abruptamente hasta los 1935, mostrando algo extraño como es la volatilidad hasta en este metal precioso que, una semana antes se desplomaba cayendo casi 130 dólares con respecto a los máximos de la sesión registrados en USD 2.040,50 hasta mínimos de 1.911,30.

Gold Futures Weekly Chart

                 El oro podría recuperar impulso si la Fed insinúa que controlará la curva de rendimientos. El continuo avance del metal precioso se vio estancado por un repunte del dólar y una relativa mejora del rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense. Y ahora, toda la atención se dirige ahora hacia las actas de la Fed, para ver si eso podría marcar una diferencia a favor del oro.

                 El índice dólar, que se tambaleaba el martes en torno a los mínimos de dos semanas de 92,11, se ha estabilizado, quedando en alrededor de 93. El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, que se desplomó casi un 3% durante los dos días anteriores, bajó apenas un 1,7% este miércoles.

                  Sea como sea, volatilidad aparte -irónicamente, la volatilidad deja en evidencia que solo queda el oro como refugio- el oro sigue siendo claramente alcista y UBS (SIX:UBSG) prevé que alcanzará los USD 2.300 en breve.

                   Entanto, el dólar y el rendimiento de los bonos del Tesoro siguen siendo bajistas dado al caos económico, por las cuarentenas y demás represiones y el salvavidas de plomo como es el dinero helicóptero: la Fed ha asignado unos cuantos billones de dólares bajo su propio balance ilimitado, aparte de lo que el Congreso ha presupuestado, para proporcionar préstamos a empresas en dificultades y mercados de crédito.

                        Durante el primer trimestre, la economía estadounidense se contrajo un 5% y en el segundo se redujo en un 33% una contracción sin precedentes, lo que resultó en la peor recesión de la economía estadounidense de la historia.

                          Entretanto la nota la dio Apple (NASDAQ:AAPL) que rompió un récord en la historia de Wall Street: se convirtió en la primera empresa estadounidense listada en bolsa en alcanzar el hito de los USD 2 B en capitalización de mercado, cuando su acción superó los USD 468 aunque luego bajo algo. Los inversores de Wall Street habían estado esperando que Apple fuera la primera empresa de EE.UU. en superar esta marca de los 2 B.

                         El 31 de julio pasado Apple, que en lo que va del año sube casi 60%, superó al gigante petrolero estatal Saudi Aramco (SE:2222) para convertirse en la empresa que cotiza en bolsa más valiosa del mundo.

                         Y hablando de tecnología, no descuidar a Nvidia. Increíblemente, incluso contra todos mis pronósticos, el Nasdaq100 Nasdaq Composite siguen alcistas, y ya en la sesión de ayer martes consiguieron nuevos máximos de todos los tiempos debido al inconteible azla de las Big Tech ayudadas por los confinamientos, se diría que los promovieron deliberadamente.

                           Y destacan estos días los títulos de Nvidia (NASDAQ:NVDA) Corporation. Técnicamente no dejan dudas, mantienen una clarísima secuencia de mínimos y máximos crecientes, desde la zona de los USD 180 que alcanzaron en marzo, y hoy ronda los USD 485 por acción. Si en el transcurso de las próximas sesiones el valor es capaz de superar este nivel, las alzas deberían proyectarlo mínimamente hacia los USD 550 dicen los analistas, aunque también podría retroceder con el Nasdaq y se venga a buscar la solidez del soporte confirmado en los 455, desde donde volvería a dar una señal de compra clara para trading, con objetivos en USD 500 y 500, a lo que habría que añadir un stop de protección si pierde los 425.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

Violentos y con el cerebro lavado

Por Alejandro A. Tagliavini*

             Por nombrar una de mis publicaciones, en un twitt en el que me oponía a las cuarentenas forzadas, se produjeron hasta ahora 7000 interacciones y 300 mensajes con fuertes insultos (y 210 “likes”). Mi reacción fue doble, por un lado, la sensación de estar en lo cierto ya que, cuando insultan tanto, es que a falta de argumentos no les queda alternativa que agredir y, como no pueden por la razón, imponen sus ideas por la fuerza.

              Por otro lado, me entró un escalofrío, me recordó al Tercer Reich y al fanatismo imperante y donde terminó todo eso. Jamás se me ocurriría imponer mis ideas por la fuerza, aun si la ciencia me diera toda la razón lo que no es posible, porque no es posible llegar a la verdad absoluta ni a una verdad irrefutable, de otro modo no existiría ciencia que, precisamente, es la incesante búsqueda de la verdad a la que nunca se llega del todo.

            El fanatismo ha llegado a tal punto que para gran parte de los medios y la opinión pública todo es culpa de la “pandemia”. Si cae la bolsa, titulan “Bajó la bolsa por el coronavirus”. No razonan, no relacionan causa y efecto. Porque el virus provoca fiebre y otros síntomas, pero no que bajen las acciones.

            Una nota en un diario importante de Buenos Aires titulaba “Por el coronavirus peligra el nivel de desarrollo humano”. Mama mía, cómo no va a ser que la gente le tenga terror al virus si hasta “provoca pobreza”. Debería haber dicho la verdad, o sea, que la pobreza es el resultado de las cuarentenas forzadas, por la violencia de los gobiernos, y la violencia siempre destruye.

            “El nivel de desarrollo humano -que mide la educación, la salud y las condiciones de vida- corre el peligro de sufrir un retroceso… evaluó el PNUD” dice la nota que continúa afirmando que “10 millones de niños más en todo el mundo podrían enfrentarse este año a desnutrición aguda como resultado de la pandemia (sic), lo que los dejaría a un paso de morir de hambre”. O sea que “la pandemia” provoca desnutrición cosa que deberían informar a los médicos que todavía no se han dado cuenta de ese síntoma.

             Solomon Asch, psicólogo polaco radicado en EE.UU., estudió el proceso de “conformidad”. Formó grupos y los sometió a un experimento falso. El resultado fue que el 75% respondía lo mismo que los demás, sumándose a la respuesta errónea. Pero en privado confesaron distinguir la verdad pero que no lo habían dicho en voz alta por miedo.

              La conclusión es que la presión que ejerce el grupo sobre el individuo es aplastante y uno de los mayores temores del ser humano es no ser aceptado. El experimento de Asch demuestra hasta qué punto importa evitar el juicio social negativo, y que cuestionar las bases del relato que sostiene todo el andamiaje social provoca pánico. Por eso las personas son capaces de negar la realidad y los hechos irrefutables. Y hoy el relato oficialista es abrumador a partir de los Estados que tienen una capacidad casi infinita de propaganda.

          El otro 25%, que no se dejaron llevar por la mayoría, despertó envidia y un resentimiento porque se animaban a dar libremente su opinión. De aquí la tendencia de los resentidos al insulto, su irracionalidad y la prepotencia de imponerse por la vía violenta, forzada, como las cuarentenas obligatorias.

          Y así, con este lavado de cerebro, es que han impuesto algo tan incoherente como decir que “para el bien de las personas” les quitan un derecho humano, básico, como es el de la libertad.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com

De derecha a izquierda: es violencia, es criminal

Por Alejandro A. Tagliavini

 

Derecha o izquierda, al final da igual. La disyuntiva Ortega o Somoza demuestra que, quienes utilizan la violencia contra aquellos a quienes califican de violentos, tienen una actitud de pura envidia, en el fondo, son lo mismo solo que quieren ser ellos los protagonistas. Como los Castro, que odiaban a Batista porque vivía como ellos querían y, al final lo lograron, no importa que en el medio hayan quedado muertos y un pueblo empobrecido. Como la segunda guerra mundial que se hizo para “terminar con las tiranías” pero que, en rigor, sirvió para consolidar otra peor, la de Stalin, el gran triunfador.

Es que claramente la violencia es irracional, quienes la utilizan -siempre “en defensa propia” nadie, ni de izquierda ni de derecha, admitirá otra cosa- lo hacen por impulsos primitivos, nunca por razones lógicas, como que la ciencia ha demostrado de manera concluyente que los métodos eficientes de defensa son los pacíficos, en tanto que la violencia solo produce reacciones de igual magnitud, aunque sentido contrario.

Anastasio Somoza García, fundador de una dinastía en Nicaragua, llegó a presidente con el golpe de Estado de 1937. Su política se inició con algunos toques de marxismo clásico, como prometer tierras a los campesinos desheredados y procurar consideraciones a la clase obrera, en el contexto del socialismo de la URSS, y al que apoyaron obreros y trabajadores asalariados; ciertos rasgos del liberalismo y, por último, un toque inconfundible del fascismo de Italia representado en el conocido Grupo Reaccionario o Camisas Azules.

Como todo político, una vez en el poder, olvidó su principio e intensificó su connivencia con la clase empresarial, a la que beneficiaba y con la que compartía sus negocios, apoyándose en la fuerza represiva de su Guardia Nacional. Dos líneas se opusieron al somocismo, la actitud de crítica infatigable de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, director de La Prensa, y la violenta del guerrillero Frente Sandinista de Liberación (FSLN) que nació en la década de 1960 hasta tomar el poder en Managua, en 1979.

El “comandante” del FSLN, Daniel Ortega, demostrando que solo envidiaba y quería emular a su “enemigo” Somoza, es el actual “record man” de los presidentes latinoamericanos, al sumar 17 años al frente de Nicaragua (de 1985 a 1990 y desde 2007 hasta hoy). El exguerrillero sandinista superaba por tres años a su aliado Morales, al frente de Bolivia durante casi 14, antes de su reciente salida.

Desde abril de 2018 los estudiantes -como en Chile, aunque de signo contrario- se echaron a la calle para protestar contra la reforma del seguro social y, quizás, este no haya sido el mejor método para combatir la tiranía orteguista, pero la represión por parte de las fuerzas policiales y paramilitares del sandinismo ha provocado la muerte de al menos 325 personas.

“¡Un acto humanitario no es delito!”, protestó Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua que fue trasladado a Roma por orden del Papa Francisco para evitar que fuera atacado. Las iglesias de Nicaragua se han convertido en un símbolo de la resistencia contra Ortega. Se han abierto las puertas de los templos y algunos sacerdotes son considerados héroes por apoyar a los jóvenes que comenzaron las protestas contra el régimen orteguista. Irónicamente, el gobierno acusa de “terroristas” a los opositores. “Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras” le decía Alfonso VI a Rodrigo Díaz de Vivar.

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com

Admirable Chile

Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Nací en esta Argentina que se sentía europea y miraba a su vecino trasandino, despectivamente, como si fuera un país del tercer mundo desde donde cruzaban la frontera “ilegales”. Hoy, los ejecutivos argentinos que pueden radicarse en Chile no quieren volver.

¿Qué pasó? Más allá de la condena moral que merece el autoritarismo de Pinochet, Chile tuvo dirigentes de la talla de Hernán Buchi que, con sobriedad y seriedad, liberalizaron la economía y redujeron el peso del Estado relativamente. Ello produjo un real y sano crecimiento del país desde que el mercado, la creatividad de las personas, pudo desarrollarse con más fuerza, al punto que ni los mismos socialistas de Allende -derrocado por la dictadura militar- se atreven a cambiar el rumbo.

Argentina, por el contrario, sumó populismos a populismos. Y hoy tiene un gobierno claramente derechista -quizás demasiado- supuestamente pro mercado pero que viene contrariándolo, aumentando la presión fiscal y el tamaño del Estado asfixiante. Así, el país sigue en la mediocridad y debatiéndose en rencillas internas cada vez más serias.

El Centro Pew Research realizó una encuesta en 38 países: “¿La vida en su país hoy es mejor o peor que hace 50 años?”. El 72% de los encuestados venezolanos consideró que el país está peor; mientras que el 10% opinó lo contrario. En México, 68% dijeron que está peor y 13% dijo que mejoró. Lo siguió Jordania (57%, peor) y en el cuarto puesto entre los pesimistas quedó Argentina: 51% aseguró que está peor y solo 23% dijo que está mejor.

A la parte alta del ránking, los que tienen una visión “optimista”, la encabeza Vietnam (88%), India (69%), Corea del Sur (68%) Japón (65%), Alemania (65%), y Holanda (64%). El único de Latino América es Chile: el 46% dijo que está mejor mientras que el 38% considera que está peor.

Entre 2000 y 2015, la proporción de la población considerada pobre se redujo del 26 a 7,9% en Chile mientras que Argentina -después de más de dos años del gobierno actual- la pobreza ronda el 30% y pareciera agravarse. Chile es hoy uno de los mayores inversores externos en Argentina mientras que la inversa está lejos de ser una realidad.

El PIB per cápita chileno en 1967 era de US$ 790 mientras que el argentino era muy superior: US$ 1.230. Pero para el 2013, los chilenos ganaban US$ 15.350 anuales cada uno, lo que después de unos años de gobierno socialista bajó hasta 13.530, en 2016, pero todavía superando a los 11.960 -y en descenso- que ganan los argentinos.

Y ahora Chile tiene un nuevo presidente, Sebastián Piñera, que asumirá el 11 de marzo, y que prometió reactivar el sector privado. Habrá que ver si realmente achica el asfixiante peso del Estado sobre las personas y su capacidad creativa. Aunque los políticos suelen decir una cosa y luego hacer otra, como el presidente argentino que menosprecia al mercado, hay una esperanza de que Piñera actúe a favor.

Después de todo, es un exitoso empresario -que amasó una fortuna de US$ 2.700 millones en empresas privadas competitivas- al contrario del argentino que casi no trabajó en el sector privado y cuyo padre hizo una fortuna como contratista del Estado.

En fin, para envidia de los argentinos cuyo gobierno y oposición se enfrentan, literalmente, a piedrazos, Sebastián Piñera brindó su primer discurso como presidente electo presentado cordialmente por su contrincante derrotado.

 

 

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: