Por Alejandro A. Tagliavini*

               Las encuestas dan por ganador a Biden, pero el día de los comicios de 2016, The New York Times le daba a Trump solo el 15% de posibilidades de ganar. Algunos analistas dudan. Muchos votantes oficialistas no dan su opinión amedrentados por la intensa campaña de prensa su en contra. Por algún extraño motivo, los medios se están alejando de lo que piensa la gente. Por caso, casi toda la prensa apoya las cuarentenas cuando Trump en alguna medida se opone.

               Y, extrañamente, no encontré encuestas en EE.UU. pero, por ejemplo, mientras que en Argentina los confinamientos inicialmente eran apoyados por el 85% de la población hoy, aun estando entre los países con peores cifras de muertes, dos de cada tres personas se oponen a la cuarentena. Y en países como Italia, el descontento es un problema muy serio y se suceden protestas que, en varias ocasiones, terminaron, lamentablemente, en violencia azuzada por el Estado con sus represiones. “¡Libertad, libertad, queremos trabajar!”, es el grito popular.

               Ya no es cuestión partidista. Las cuarentenas actuales se originan en la china comunista, incentivadas de desde la OMS cuyo titular perteneció al gobierno de origen terrorista marxista de Etiopía, pero hoy, hasta partidarios de centro derecha como los gobernantes de Madrid, imponen medidas para restringir la libertad de las personas.

               “El tamaño de la amenaza es… proporcional a tu miedo. Por eso existe el Estado. Y el terrorismo… Ambos viven de tus miedos… De tu miedo viven los mesías y los totalitarios. Que ofrecen soluciones exorbitantes a problemas que no existen y cuya envergadura equivale a la de tus miedos. El virus tiene la gravedad de tus miedos y esa es la razón por la que te atemorizan los que se ofrecen para defenderte de las acechanzas, que tu miedo imagina… ¿Acaso ellos no temen? Si. Están aterrorizados. Saben que… puedes perder el miedo. Y ese día se quedan sin nada”, describe el abogado Martin Carranza Torres.

                  Un administrador fue cuestionado por los habitantes de un edificio dado que los costos eran muy elevados. “¿Alguna vez vieron un oso?” preguntó, y le contestaron que jamás. Entonces el administrador sentenció: “Eso demuestra que el gasto es totalmente útil porque los mantenernos a salvo de los osos”.

                 La violencia nace del miedo, es la reacción irracional de quién tiene el cerebro paralizado por el pánico. Y el Estado se arroga el monopolio de la violencia con el cual impone leyes y mandatos.

                 Siguiendo con Argentina, en el 2020 morirán menos personas que en el 2018 y 2019. Bajó la tasa de mortalidad. Casi en ningún país se ha modificado en mucho esta tasa y en algunos bajó. En España, por otro caso, según las cifras divulgadas -si es que no están exageradas- fallecieron 53.000 personas, o sea el 0,1% de la población. Cuando durante la gripe española murió el 2,4% de la población global.

                 Considerando que ese 0,1% no muere estrictamente por “Covid” sino que ya tenía otras enfermedades serias, el mejor modo de continuar vivo es mantenerse saludable, por ejemplo, saliendo al aire libre, haciendo deporte, y vida familiar y social para mantener el espíritu alto. Como muestra Suecia que, sin represiones a las personas, según el Financial Times, tiene hoy menos de la décima parte de las muertes que tiene España que ha tenido que soportar fuertes represiones -destructivas como toda violencia- por parte del Estado.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini