Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Si algo faltaba para mostrar lo disparatado de esta crisis es lo que ocurre con el crudo WTI (West Texas Intermediate), el que se maneja en EE.UU. La paralización de la actividad económica global, por culpa de la represión del mercado por parte de los gobiernos, ha llevado a los precios de los contratos de futuros del petróleo WTI de mayo a terreno negativo, un hecho histórico sin precedentes. Desde que los futuros del WTI comenzaron a cotizar en Wall Street en abril de 1983, el nivel más bajo que alcanzó fue de US$ 9.75 por barril en abril de 1986.

En apenas una hora, el precio del contrato de futuros del WTI a entregarse en el mes de mayo -que vence este martes- pasó de US$ 2 por barril a operar en el terreno negativo, llegando a acumular una caída de 253%, hasta quedar en US$ -40.32 aunque luego se recuperaba hasta US$ -12.96 por barril.

Según John Kilduff, del fondo de cobertura de energía de Nueva York Again Capital, “tenemos un gran problema de almacenamiento, las refinerías no están comprando, los automovilistas no están comprando, nadie está comprando; así que hay una tremenda reserva de petróleo crudo en todo el sistema y ahora tienes que pagar un alto precio si quieres que alguien te lo quite de las manos”.

La demanda de petróleo cae más rápido de lo que los productores pueden reducir la extracción. Los exploradores de crudo cerraron el 13% de la flota de perforación estadounidense la semana pasada. Si bien los recortes de producción en el país están ganando ritmo, no están sucediendo lo suficientemente rápido. El almacenamiento en el centro de Cushing, Oklahoma, para entregas de WTI alcanzó el 71% de la capacidad al 10 de abril y los analistas creen que alcanzaría su capacidad máxima a mediados de mayo, o las primeras semanas de junio, a más tardar.

Lejos quedaron los tiempos cuando, los “especialistas” de siempre, los que desde que existe el hombre nos anuncian catástrofes de todos tipo -no solo sanitarias- decían que el petróleo se acabaría pronto y, entonces, muchos gobiernos, como el de EE.UU. se dedicaban a comprar crudo para almacenar. Demostrando que los anunciadores de apocalipsis -una vez más y van cuantas- nunca aciertan sencillamente porque la naturaleza, sabia, se hizo para perdurar, salvo claro, las catástrofes como estas provocadas precisamente, no por la naturaleza, sino por el pánico de los humanos.

La historia aún no ha terminado para los contratos de mayo del WTI, que expiran este martes. Tienen que converger con el petróleo físico en el mercado, lo que sea que se negocie antes del cierre. Sea cual sea el precio final de mayo tendrá un fuerte impacto en el WTI de junio, que pasa a ser en el mes en el frente desde el miércoles. Cuando un contrato de futuros expira, los operadores deben decidir si aceptan envíos o si pasan sus posiciones al contrato siguiente, proceso que suele ser relativamente sencillo.

El ​​WTI para junio estaba en US$ 20.43 por barril, una baja de US$ 4.60 o 18.4% del acuerdo del viernes. Así, la diferencia entre el contrato de crudo WTI de mayo que vence y el próximo contrato de junio se amplió a un récord difícil de sostener de modo que, a precios tan bajos quizás sea buena idea entrar, y no al Brent que puede ver reflejada esta historia en unas semanas.

El petróleo Brent todavía por arriba de los US$ 20 por barril implica que el negativo del WTI no es reflejo del precio del crudo sino de un contrato no deseado, debido a la falta de capacidad de almacenamiento. Este crudo negociado en Londres perdió US$ 2.41 un 7.62% y quedaba a US$ 25.94.

Sucede que la capacidad de almacenamiento en Europa no está tan comprometida – de momento, ya que esto podría cambiar-, exportar el petróleo es caro porque los buques son ahora almacenes flotantes y los recortes de la OPEP + Rusia (-9,7 M de barriles) han influido de forma importante.

Probablemente alentados por el acuerdo OPEP + al que se llegó el jueves, los inversores minoristas continuaron invirtiendo dinero en futuros de crudo, de hecho, el ETF del Fondo de Petróleo de EE. UU. experimentó un récord de ingresos por US$ 552 M el viernes, llevando las entradas totales la semana pasada a $ 1600 M. Habrán tenido una importante amargura este lunes, y ahora quizás sea tiempo de comprar WTI, con precios tan bajos, y vender Brent. Todo dependerá de cuales gobiernos levanten más rápidamente las restricciones a la economía.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com