Por Alejandro A. Tagliavini*

 

En los mercados financieros (MF) se negocian distintos tipos de instrumentos como acciones, futuros, divisas, etc. que deben cumplir determinadas características a tener en cuenta si queremos hacer un buen trading, el mejor day trading posible.

Veamos. Todos los MF están regulados, pero pueden ser organizados (MFO) o no organizados (MFP). En los primeros, existe un órgano regulador -cámara de compensación- que se interpone o media entre las partes siendo para el vendedor, el comprador y viceversa con lo que queda eliminado el riesgo de incumplimiento, y son, además, multilaterales: lo comprado a un vendedor, se puede transferir a otro.

En los MFP o mercados OTC -over the counter- no hay cámara de compensación ni se negocian en Bolsa, sino que cada comprador se entiende directamente con un vendedor, así esta compra o venta solo se puede deshacer con la misma contraparte.

Ahora, un trader debe tener en cuenta una serie de requisitos que, dicho sea de paso, en el caso de los futuros siempre se cumplen. Liquidez financiera: que haya gran número de compradores y vendedores. Tanto los mercados de futuros como el forex, son muy líquidos y pueden absorber contratos en cualquier momento sin inmutarse.

Transparencia: el MF tiene que ser transparente y claro. Negociación electrónica: es importante poder lanzar órdenes de compra y venta desde cualquier parte, solo con un click. Poder operar “a corto”: ya que un day trader necesita poder ganar si el mercado sube y también si baja.

Un ejemplo para explicar qué es corto: un trader vende 1000 acciones de American Airlines  (NASDAQ: AAL) a US$ 30 -acciones que no tiene, pero que, a efectos contables, el broker presta- entonces en el balance tiene menos 1000 acciones de AAL, luego caen los precios hasta US$ 13 y cierra la posición comprando las 1000 acciones que debe, así quedan 0 acciones y US$ 17000 de ganancia.

Apalancamiento: en el caso de los futuros, por ejemplo, con una pequeña cantidad de dinero -generalmente el 10%- como “depósito de buena fe”, se compra un contrato de más valor. Por ejemplo, con 30 se puede comprar por 300 pero si luego cae 5% habremos perdido 15, la mitad de lo invertido.

Mercados financieros abiertos: el timing es importante ya que los mercados de futuros se mueven desde las 18:00 del domingo hora de Nueva York, hasta las 17:00 horas del viernes, a medida que van abriendo las bolsas empezando por Oceanía (Sidney), luego las asiáticas (Tokio), las europeas (Frankfurt y Londres), y termina en el mercado americano (Nueva York). Las mejores horas para operar son aquellas en las que coinciden los MF más importantes abiertos porque aumenta el volumen de negociación y la liquidez.

En fin, ya que estamos aquí, veamos algunos casos interesantes además de los que ya comentamos en artículos anteriores.

Ha habido demasiado optimismo estos últimos días porque la curva del virus parece debilitarse, y el S&P 500 subió más del 20% desde su mínimo del 23 de marzo, lo que, según la tradición, indicaría la llegada de un mercado alcista. Pero no han considerado que lo que destruye a la economía no es el virus sino las acciones represivas de los gobiernos y estas hasta parecen profundizarse, de hecho, por caso, el gobierno de Italia acaba de anunciar la prolongación de la cuarentena hasta mayo.

En cualquier caso, la acción de Apple (NASDAQ:AAPL) es la preferida de muchos incluidos los millennials. Cayó un 35% hasta el 23 de marzo, desde su máximo de US$ 327.85 del 29 de enero y se recuperó 25% quedando el viernes en 266.07. Apple tiene un ecosistema de innovación masiva y enorme acumulación de efectivo ya que posee alrededor de US$ 207.000 M en efectivo disponible, y 108.000 M en deuda a corto y largo plazo.

En cuanto a la renta fija, la deuda global, según el índice Bloomberg Barclays Global-Aggregate Total Return, deja pérdidas cercanas al 1% en el año. La deuda corporativa, cae 3.3% en la categoría que recoge Bloomberg. Y la nominada en dólares de emergentes, tanto soberana como corporativa, es una de las que más ha perdido, más del 9.5% en el año.

Por su parte, la deuda de alto rendimiento o high yield que mide Bloomberg pierde más de 15% en el año, 13.8% los bonos en Europa, y 13% en EE.UU., recuperando algo desde finales de marzo cuando llegó a caer más de 21% en 2020. Los fondos que invierten en bonos high yield global se derrumban hasta el 18.7%, aunque subiendo desde las pérdidas de hasta el 23.45% que acumulaban al 23 de marzo, cuando la Fed anunció su programa de compras masivas.

Las monumentales compras de los bancos centrales están surtiendo efecto en el mercado de renta fija. Así la deuda soberana global sube 0.7% destacándose la Fed que logró que trepara 8.2% la deuda gubernamental de EE.UU. De modo que los analistas coinciden en que los bonos soberanos son ahora más seguros que nunca.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com