Por Alejandro A. Tagliavini*

 

La Reserva Federal señaló que la actual política monetaria se mantendrá con tasas de interés en los niveles de 0 a 0.25%, e inyectando enormes cantidades de dinero en el mercado -que se pagarán con inflación- debido a que espera que la economía entre en recesión este año y no se recupere sino hasta el próximo en el peor de los casos, según las minutas de sus reuniones de marzo. Se manejan dos escenarios a partir de las medidas represivas del mercado con la excusa del coronavirus.

En el primero, la actividad económica que ya estaría entrando en una fuerte recesión comenzaría a repuntar en la segunda mitad de este año. Pero el segundo escenario pinta un panorama mucho más pesimista, en el que la recuperación comenzaría a darse en el próximo año 2021. Dependerá, en mi opinión, en que tan rápido las medidas represivas se levanten.

A las siderales inyecciones de dinero se le suman en EE.UU., según JP Morgan, US$ 1.5 billones que están a la espera de regresar al mercado y que se fueron a deuda gubernamental y monetarios como depósitos bancarios, a ritmos históricos. Así, desde el 23 de enero cuando se decreta la cuarentena forzada de Wuhan, el rendimiento de los bonos del Tesoro cae 0.9698 al subir su precio dadas las compras masivas. Entretanto el MSCI World Index -de acciones globales- cae 21% desde la cerrazón de Wuhan.

Los fondos de deuda gubernamental de EE.UU. recibieron entradas de US$ 900.000 millones en tanto que, hacia depósitos, se canalizaron 600.000 millones. “Es probable que este dinero entre de manera gradual en el mercado de deuda y de renta variable a medida que los minoristas continúen normalizando su comportamiento y cubran su infraponderación en bolsa”, argumentan desde JP Morgan.

De hecho, desde que empezó a verse el fin de semana pasado el final de la pandemia, el S&P 500 sube un 13%, habiendo llegado a caer previamente un 35% desde su máximo del 20 de febrero. Según EPFR, entre el 26 de marzo y el 1 de abril se produjeron entradas de dinero en 3 de los 4 mercados de renta variable desarrollada: EEUU, Europa y Global, mientras que en Japón se produjeron modestas salidas de dinero. Claro que ayuda el exceso de liquidez inyectado por los bancos centrales que luego, como digo, se pagará con inflación.

Un dato anecdótico es que los más asustados resultaron ser los millenials que, según TD Ameritrade, redujeron su exposición a acciones en marzo por primera vez, la medida de exposición al mercado de valores para ellos cayó por debajo del promedio para clientes de todas las edades en marzo.

En tanto el oro, desde el 23 de enero, sube un 6.5% hasta los US$ 1649 por onza y allí parece sostenerse, y el petróleo sube levemente estos días a la espera de la reunión virtual de la OPEP el jueves donde se trataría el recorte de la producción. Así, muchos analistas están mirando otros futuros como los de la plata del COMEX de Nueva York que, desde los mínimos de 11 años en US$ 11.74 el 18 de marzo, va camino de su tercera semana consecutiva al alza, aunque con cierta volatilidad, quedando ahora en US$ 15.215, subiendo un 5% en esta semana, ampliando las ganancias de casi el 18% acumuladas en las dos semanas anteriores desde su liquidación del 20 de marzo en 12.35.

Muchos creen que la plata muestra un repunte sólido y que pronto superaría los US$ 16 y hasta podría llegar a los 18. “Después de que la relación oro/plata alcanzara unos máximos asombrosos en marzo, la plata ha abierto el mes de abril con buen pie”, según Eli Tesfaye de RJO Futures, en Chicago. La relación oro/plata se sitúa hoy en 108:1.

La condición de la plata como metal industrial lo hace particularmente vulnerable a cualquier ralentización económica, y la recesión actual podría ser una de las peores de la historia. Pero está muy abajo considerando los máximos históricos de la plata del COMEX en enero de 1980 a US$ 50.30, equivalente hoy a US$ 158, ajustado por inflación.

Por su parte, el Bitcoin (BTC) cotiza a US$ 7348, 55% arriba en 20 días, superando la media móvil de las últimas 200 semanas de US$ 5.000. Dada la crisis y los bancos centrales proporcionando “dinero helicóptero”, el BTC se antoja atractivo sobre todo porque el “halving” se producirá a mediados de mayo: los BTC que ingresan en circulación cada 10 minutos, recompensa de bloque, disminuirán de 12.5 a 6.25.

 

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com