Por Alejandro A. Tagliavini*

 

El Bitcoin (BTC) cotiza a USD 6.670, lo que representa una ganancia del 1% en las últimas 24 horas, y del 14.66% desde la apertura semanal a USD 5.815. En cuanto al rendimiento en relación con sus pares, el Ether (ETH) y el XRP tuvieron la semana pasada un rendimiento inferior frente al dólar estadounidense, y han seguido haciéndolo.

Como resultado, el dominio de BTC ha aumentado un 1.5% y está presionando para recuperar el 68% de participación en el mercado, ya que ha habido una migración por aversión al riesgo hacia el BTC, aunque el dominio aún ha disminuido un 4% desde los picos del año, de alrededor del 70%.

BTC está cotizando cerca de lo que se considera un punto de decisión fundamental en USD 6.8K. Este es un soporte anterior que ahora actúa como resistencia superior, diseccionado por una línea de tendencia de resistencia diagonal, que se remonta a mediados de 2019.

Superar el nivel de USD 6.5K ha sido una señal de fortaleza, por encima de la media móvil de las últimas 200 semanas de USD 5K. Observando el panorama general, una ruptura significativa de la resistencia de USD 6.8K podría llevar al BTC a USD 7.200, según Cointelegraph, pero por encima de eso se encuentra una resistencia formidable.

Hay una llamada “cruz de la muerte” que tiene lugar hoy en día a USD 8300, donde la media móvil de 50 días cruza por debajo de la media móvil de 200 días. El índice de fuerza relativa (RSI) también muestra una divergencia bajista que se suma a la tendencia bajista.

Históricamente, hemos visto un repunte en los patrones de cruces de la muerte y la depreciación en un patrón de cruz de oro. Si la tendencia alcista rompe el nivel de USD 6.800, hay una alta probabilidad de presión de venta de alrededor de USD 8K debido a la confluencia del soporte perdido anteriormente que ahora es probable que actúe como resistencia.

El índice cripto de miedo y codicia, que es una métrica que deriva el sentimiento en el mercado de varias fuentes, muestra de manera sorprendente que el mercado sigue teniendo un miedo extremo, lo que significa que es probable que haya más volatilidad en el camino.

La última vez que el miedo fue tan alto durante tanto tiempo fue en diciembre de 2018, cuando llegó a mínimos y, curiosamente, también en la media móvil de 200 semanas lo que fue un buen indicador de que el piso estaba puesto.

El mercado de futuros también da una idea de cuál es la expectativa para el precio de BTC con contratos que finalizan en junio y que actualmente cotizan en ‘retraso’ con un descuento de los precios spot de alrededor del 1%. Sin embargo, existe la expectativa de cierta recuperación y una mayor valoración para el cierre del contrato de septiembre.

El financiamiento perpetuo de swaps también sigue siendo negativo en el mercado, lo que significa que, para lograr una posición de efectivo sintético en un intercambio perpetuo de swaps, los participantes del mercado están pagando efectivamente una tasa de interés.

Históricamente, ha habido una relación inversa entre el financiamiento negativo y la propensión a que el mercado se torne alcista, por lo que esto puede indicar que eventualmente, aquellos que pagan para estar en una posición corta por períodos más largos mientras el precio permanece plano por encima de la media móvil de 200 semanas, naturalmente, serán expulsados.

Con la incertidumbre global alcanzando hoy picos históricos y con el compromiso de los bancos centrales de proporcionar liquidez “ilimitada” en forma de deuda, BTC se encuentra en la zona cero en términos de encarar su creación.

Mientras los activos globales se están depreciando en términos reales, la oferta “inflacionaria” -halving- de BTC se reducirá a la mitad en mayo (los BTC que ingresan en circulación cada 10 minutos conocidos como recompensas en bloque disminuirá 12,5 a 6,25) y una vez que se calmen las aguas en los mercados globales, puede ser que haya un flujo de dólares inactivos hacia el mercado de BTC.

Este contexto macroeconómico podría ser muy beneficioso para el precio de BTC. El desafío clave es mantener la media móvil de 200 semanas y los ingresos del minero por encima del costo de producción, que actualmente es el caso.

Suponiendo que se mantendrá la media móvil de 200 semanas y que la resistencia esperada será de USD 8K, BTC puede encontrarse negociando lateralmente entre USD 6K y USD 8K durante algún tiempo antes de un movimiento decisivo. El escenario no podría ser un mejor momento para hablar sobre el halving y en unas pocas semanas se presentará como un evento inminente que podría ser el catalizador para llevar a BTC por encima de la resistencia; el tiempo lo dirá, aún quedan algo menos de 50 días para que la recompensa de BTC se reduzca a la mitad.

 

*Senior Advisor, The Cedar Portfolio

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com