Por Alejandro A. Tagliavini*

 

Desde que se descubrió el llamado covid- 9 lo más dañado son los principios morales, y esto tendrá un altísimo costo. Derechos humanos básicos como la libertad están siendo violados sistemáticamente y la gente enardecida aplaude como en el circo romano. La falta de libertad significa que, utilizando la violencia -policial- se está impidiendo que una persona desarrolle plenamente su vida, violar la libertad es violentar la vida.

El argumento utilizado para justificar las cuarentenas forzadas convirtiendo a ciudades en ghettos – y los políticos avisan que no saben cuándo liberarán sin que importe la misera del pueblo – es que no hay derecho a circular contagiando a otros. Y suele aplicase sin saber siquiera si la persona en cuestión está realmente infectada, y mucho menos si infecta a otros.

El derecho humano de la libertad -inviolable por que es el derecho a la vida- implica que, si alguien tiene miedo de ser contagiado en un espacio público, tiene la libertad de evitarlo, pero pretender encarcelar a otra persona porque supuestamente lo contagiaría es una discriminación de alta inmoralidad.

Lo peor del caso es que, como el mal destruye -ya los griegos sabían que del mal nunca puede salir un bien- es creíble lo que aseguran grandes especialistas, que la cuarentena es contraproducente, como toda violencia. Hasta el 30 de marzo, los muertos por el virus en países con cuarentena -receta del comunismo chino, prácticamente un arresto domiciliario- por ejemplo, eran 10779 en Italia y 7340 en España. Mientras que, en los países más libres, dónde no se aplicó cuarentena policialmente forzada, eran 158 en Corea (uno de los primeros países en detectar el virus después de China), 119 en Portugal (también dentro de la península ibérica), 110 en Suecia y 2 en Taiwán.

Los motivos son incontables, para empezar la cuarentena es mentira por que los vecinos salen al balcón y el de arriba puede infectar al de abajo, entre otras cosas. Es imposible asilar a las personas, solo se las puede encarcelar. Luego los encerrados se debilitan por falta de sol, de ejercicio y de contacto con los demás -que crea anticuerpos- y la gente se estresa, crece el pánico y la paranoia y saturan los hospitales. Las personas se tornan más agresivas e inhumanas: entre los miles de casos, una argentina se quedó sin su trasplante de médula que venía de Alemania por falta de vuelos, y a pocos les importó.

Luego, la destrucción de la economía por las prohibiciones al trabajo significa que, entre los marginados del mundo, cientos de miles sino millones de personas verán disminuir su calidad de vida al punto de que muchos morirán por desnutrición y enfermedades, pero claro, a las clases medias asustadizas no les importa.

Y finalmente, otra gran perdedora es la verdad. Nadie tiene mucha idea de lo que pasa y lo admiten, sin embargo, violentan a personas encarcelándolas y solo atinan a decir que siguen las recomendaciones de la OMS sin siquiera razonar objetivamente y con sentido común. Por cierto, tanta corrupción hay en la OMS que David Webb, jefe de Asuntos Internos, admitió el año pasado que habían recibido más de 150 acusaciones.

Lo que la OMS no difunde con fuerza es que, según sus propios datos, desde el 31 de diciembre de 2019 murieron en el mundo unas 139.000 personas por influenza contra 34.686 por el llamado covid-19 y que, si la curva del nuevo virus es más pronunciada es precisamente porque es nuevo y todavía la gente no ha creado anticuerpos. En este mismo período han muerto 136.000 niños menores de 5 años por desnutrición y la situación se agrava por el parate global.

Por cierto, algunos medios se dedican a hacer periodismo terror, publican fotos aterradoras de decenas de cofres de muertos por este virus como si fueran cantidades industriales, cuando por otras muertes mueren muchos más. Sucede que, hay lugares donde está prohibido que los familiares entierren a sus muertos por covid 19, entonces, el ejército los apila y los fotógrafos aprovechan para sacar fotos que venden, sin aclarar que en ese mismo período por otras causas murieron muchos más.

 

 

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

 

@alextagliavini

 

www.alejandrotagliavini.com